Muere el poeta César López, quien transitó del castigo al reconocimiento

El escritor falleció este martes en La Habana, a los 86 años

Ganó el Premio Casa de las Américas de 1966 con el Primer libro de la ciudad, del que continuaría el aliento poético hasta su tercera entrega en 1999. (Granma/Archivo)
Ganó el Premio Casa de las Américas de 1966 con el Primer libro de la ciudad, del que continuaría el aliento poético hasta su tercera entrega en 1999. (Granma/Archivo)

El poeta y narrador César López falleció este martes en La Habana, a los 86 años. El intelectual, que se expresó en diferentes géneros, fue reconocido especialmente por su lírica que lo llevó a estar incluido en las más importantes antologías poéticas cubanas de las últimas décadas.

Nacido en Santiago de Cuba el 25 de diciembre de 1933, López se educó en esa ciudad donde realizó estudios primarios y secundarios, hasta que se trasladó a la capital cubana para estudiar en la Universidad de La Habana y luego en la Universidad Complutense de Madrid y en la Universidad de Salamanca, donde se graduó de médico. 

Colaboró en numerosas publicaciones como la revista Ciclón, dirigida por José Rodríguez Feo, Lunes de Revolución, Unión, La Gaceta de Cuba, Casa de las Américas, Revolución y Cultura, El Caimán Barbudo, y también muchas otras internacionales. Su pluma se identificaba por el rigor profesional y la ironía que siempre lo caracterizó. 

Ganó el Premio Casa de las Américas de 1966 con el Primer libro de la ciudad, del que continuaría el aliento poético hasta su tercera entrega en 1999. Una trilogía marcada por la mirada histórica y el lirismo. 

Ganó el Premio Casa de las Américas de 1966 con el Primer libro de la ciudad, del que continuaría el aliento poético hasta su tercera entrega en 1999

En 1968, López era secretario de la Sección de Literatura de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) cuando se convocó al Premio de Poesía Julián del Casal. El jurado fue conformado por José Lezama Lima, Manuel Díaz Martínez y José Z. Tallet, el inglés J. M. Cohen y el peruano César Calvo. El libro premiado marcó un antes y un después en la cultura de la Isla: Fuera del juego, de Heberto Padilla.

Cuando el jurado decidió otorgar el galardón, el comité director de la Uneac lo conminó, en una discusión que duró horas, a retractarse. Ante la negativa de los escritores, el libro solo fue publicado con la condición de que se incluyera una nota inicial de que era "ideológicamente contrario” a la Revolución cubana. 

Para la cultura nacional, ese 1968 fue el preámbulo de una vuelta de tuerca ideológica que sería tristemente conocida como el Quinquenio Gris. Fueron años de purgas ideológicas, de ostracismo para muchos autores que no encajaban en el molde oficial de un revolucionario y de intentar -sin éxito- aterrizar en la Isla el llamado "realismo socialista" que solo admitía loas al sistema, nunca críticas. 

López fue uno de los castigados de aquel momento y para purgar aquel "error" debió trabajar durante años como especialista de Información Científico-Técnica en la Academia de Ciencias de Cuba. También fungió como maestro en el preuniversitario Cepero Bonilla y más tarde fue enviado como diplomático a Reino Unido.

Tras años de sufrir la censura y el ostracismo, en 1999 recibió el Premio Nacional de Literatura

Tras años de sufrir la censura y el ostracismo, en 1999 recibió el Premio Nacional de Literatura. Antes de eso, en la década de los ochenta, su nombre había comenzado a ser mencionado con frecuencia en los medios oficiales y a ponérsele como ejemplo de un intelectual orgánico con la Revolución. 

En 2007 fue elegido para pronunciar un discurso en la 16ª Feria Internacional del Libro de La Habana. La cita literaria ocurría en medio de una intensa polémica surgida entre los intelectuales cubanos sobre el Quinquenio Gris. El escritor reivindicó, ante Raúl Castro sentado en el público, a creadores incluidos en la lista negra como Reinaldo Arenas, Guillermo Cabrera Infante, Heberto Padilla y Gastón Baquero. Muchos pensaron que aquello era el inicio de una apertura cultural, pero se equivocaban.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0