Rebelión en la Uneac

Varios miembros publican opiniones contrarias a la negativa de la organización a que debatan el proyecto de reforma constitucional

Esteban Morales ha reprochado que lo utilicen como ejemplo de una situación con la que está manifiestamente en contra. (M. Bernabé)
Esteban Morales ha reprochado que lo utilicen como ejemplo de una situación con la que está manifiestamente en contra. (M. Bernabé)

La Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) acumula ya las quejas de varios de sus miembros que han protestado abiertamente contra la negativa de la organización a debatir el proyecto de reforma constitucional.

El último en llegar a la polémica, pero quien más abiertamente la ha explicado, es el doctor en ciencias económicas Esteban Morales, que este martes hizo pública una carta al viceministro de cultura, Fernando Rojas, para desmentir un tuit en el que el dirigente celebraba la alta participación de los trabajadores de Uneac en una de las reuniones.

Morales reprocha a Rojas que lo utilice como ejemplo para justificar cosas que no comparte. En su misiva, el intelectual explica que su núcleo del Partido Comunista de Cuba (PCC), el de escritores de la Uneac, exigió debatir el proyecto de reforma como han hecho todos los trabajadores, algo que aparentemente se rechazaba desde la dirigencia, puesto que consideraban "un error político de magnitud" el hecho de no permitir la participación de toda la Uneac.

"En nuestra comunicación quedó claro que estábamos inconformes con que la Uneac no discuta el Proyecto de Constitución. Pelea en la que seguimos y seguiremos, por considerarlo un error político de magnitud incalculable"

El pasado 17 de octubre se celebró, finalmente, una asamblea en la que intervinieron los trabajadores de la Uneac, así como el propio Morales y otras personas de su núcleo. Sin embargo, hasta hoy no se produjo la reunión que ellos esperaban en la que debía, a su juicio, convocarse a toda la organización.

"En nuestra comunicación quedó claro que estábamos inconformes con que la Uneac no discuta el Proyecto de Constitución. Pelea en la que seguimos y seguiremos, por considerarlo un error político de magnitud incalculable. ¿Cómo es posible imaginar siquiera que la intelectualidad que agrupa la Uneac no pueda discutir el Proyecto de Constitución? Parece una locura inconcebible, por no emitir un criterio más duro", clama Morales.

Si bien su protesta ha sido la más reciente y contundente, no ha sido, ni mucho menos la primera. Antes que él habló la historiadora Gladys Marel García, con una misiva que dirigió al presidente de la organización oficialista, Miguel Barnet.

García acusa directamente al presidente Miguel Díaz-Canel y la dirección del Partido Comunista de Cuba de dar la orden a Miguel Barnet para que no convocara a los miembros de la Uneac. "Quien tomó esa decisión nos ha discriminado y ha violado el derecho de los colegas de la Asociación de Escritores", denuncia la intelectual.

El pasado domingo también la escritora y periodista Gisela Arandia Covarrubias hizo pública una carta para expresar su desacuerdo con la situación generada y reclamar su derecho a participar como miembro de la entidad en el debate. La intelectual sostiene que la organización tiene el mismo derecho, "como ONG" que los demás grupos sociales como han hecho "maestros, médicos, juristas, campesinos, obreros, científicos, estudiantes, cuentapropistas, iglesias o amas de casa".

Arandia considera "inconcebible" que millones de cubanos hayan encontrado espacios para discutir el proyecto y los miembros de la Uneac no hayan sido convocados a ese debate. "¿Cómo es posible que la ONG que reúne a intelectuales y artistas no incluya a su membresía para ofrecer sus reflexiones haciendo uso de ese derecho como parte de la sociedad cubana?", se pregunta añadiendo que no se trata "de un favor ni de un privilegio sino del derecho de participación".

Rodolfo Alpízar considera que alguien "de arriba" decidió por todos y los dirigentes lo aceptaron sin defender "los derechos ciudadanos" de los miembros de la organización

También este martes el escritor Rodolfo Alpízar expresó sentir "vergüenza ajena" por la decisión de la Uneac en su artículo Los intelectuales y el debate constitucional. En su texto, expresa que los escritores han "reclamado con insistencia" su derecho a participar y considera que alguien "de arriba" decidió por todos y los dirigentes lo aceptaron sin defender "los derechos ciudadanos" de los miembros de la organización.

"¿Tenemos los intelectuales cubanos que esperar a que alguien nos oriente ser patriotas? ¿Debemos esperar ´orientaciones de arriba´ para serlo de hecho y de derecho, y no meros repetidores de consignas en la plaza pública o en los medios? ¿Quién le teme a la expresión de nuestras ideas?", se pregunta Alpízar.

Los debates de la consulta popular comenzaron el pasado 13 de agosto en barrios y centros de estudio o de trabajo y deben concluir el próximo 15 de noviembre. Una vez que finalice la consulta popular, las propuestas se deben entregar a la Comisión Nacional de la Reforma Constitucional encargada de la reelaboración de un nuevo documento y de su presentación a la Asamblea Nacional, donde será discutido nuevamente y sometido a aprobación.

El siguiente y último paso del proceso será la convocatoria a un referendo nacional el 24 de febrero de 2019 para que la población se pronuncie en las urnas.

___________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 53