"La carne no está llegando y se espera que llegue menos"

Los precios topados y los productos racionados entran en vigor desde este lunes en Villa Clara

Los restaurantes privados, conocidos en Cuba como ‘paladares’, están entre los más afectados por el racionamiento en las cantidades de productos que se despachan a cada cliente en las tiendas de Villa Clara. (Cal)
Los restaurantes privados, conocidos en Cuba como ‘paladares’, están entre los más afectados por el racionamiento en las cantidades de productos que se despachan a cada cliente en las tiendas de Villa Clara. (Cal)

Los mercados de Villa Clara amanecieron este lunes bajo nuevas medidas de control en la venta de alimentos. Las autoridades locales impusieron precios topados en los mercados agrícolas y han racionado los productos liberados en toda la provincia a raíz de los daños provocados por la tormenta subtropical Alberto.

La medida, acordada el pasado 7 de junio, provoca opiniones contrapuestas entre los residentes de la región. Algunos la reciben como una solución a corto plazo para el desabastecimiento de comida, pero otros temen que se prolongue en el tiempo y potencie el mercado negro.

El Consejo de Administración Provincial (CAP) de Villa Clara justificó los nuevos controles como una manera de "evitar el acaparamiento y la especulación", según una información publicada en la prensa local. Aunque no se ha especificado la duración de las medidas, se sabe que estarán vigentes al menos durante tres meses, puesto que las autoridades han anunciado que se revisarán de forma trimestral.

Las rebajas de precios son obligatorias, oscilan entre un 20% y un 80% del valor que tenían algunos productos antes de las intensas lluvias

Las rebajas de precios son obligatorias, oscilan entre un 20% y un 80% del valor que tenían algunos productos antes de las intensas lluvias y abarcan a los mercados agrícolas estatales, de gestión cooperativa y privados, junto a los llamados puntos de ventas (más pequeños) y los carretilleros.

Entre la mercancías reguladas se hallan el arroz y los frijoles, además de las viandas, hortalizas y la carne de cerdo. Una libra de este producto no podrá comercializarse a más de 16 CUP, un precio que representa casi un 40% menos del que tenía antes del paso de la tormenta Alberto.

De los productos derivados del cerdo, entre los que se encuentra también la manteca, solo podrán despacharse 10 libras por cada consumidor.

El sector porcino independiente no ve con buenos ojos el establecimiento de estos precios máximos. "Lo que van a hacer mucho criadores es dedicarse más a la venta del animal destetado que cuidarlo hasta que esté listo para sacrificar", explica a 14ymedio Amancio, vecino de la periferia santaclareña.

"Hace semanas que solo vendo puercos pequeños para que la gente se ocupe de criarlos porque tenemos problemas con el pienso y porque muchas familias quieren garantizar tener el animal en su patio", considera el productor. "No tiene sentido ese precio de 16 pesos la libra que no es negocio para nadie, ni para el que lo cría ni para el que lo vende", reafirma.

"No tiene sentido ese precio de 16 pesos la libra que no es negocio para nadie, ni para el que lo cría ni para el que lo vende"

Sin embargo, entre los jubilados y las personas de más bajos ingresos la decisión del CAP ha sido bien recibida. "Se acabó el abuso", reiteraba en la mañana de este domingo una pensionada a las afueras del mercado La Feria, uno de los más populares de Santa Clara. "Se estaban aprovechando de las lluvias para subir los precios y eso se acabó", opina la mujer.

Con las tarimas muy poco surtidas, en La Feria solo se vendieron unas pocas piezas de cerdo este fin de semana. "La carne no está llegando y se espera que llegue menos", explicó a este diario Maikel, un empleado del sector. "Los guajiros prefieren venderla directamente a las paladares, las cafeterías y los clientes fijos", asegura.

A las afueras del mercado, un hombre que ofrecía dos limones por 1 CUP -un precio por encima de los 2,50 CUP la libra al que obligan las nuevas regulaciones- desapareció con su mercancía al ver llegar a un policía al área.

Grupos de inspectores patrullan los mercados para evitar que se viole los establecido por el CAP. El Ministerio del Interior se ha involucrado en estas revisiones en las que se adoptarán "las medidas pertinentes ante las violaciones o incumplimientos de lo acordado".

La nueva regulación alcanza también a la venta liberada en las llamadas tiendas en divisas o chopin. En el caso de la red de mercados de las cadenas de Tiendas CARIBE, CIMEX y Palmares, se han regulado hasta ciertas cantidades la venta de alimentos, productos de aseo y bebidas a cada cliente.

La venta de pollo congelado por cajas también se ha suspendido, una medida que los trabajadores por cuenta propia que laboran en el sector gastronómico no ven con buenos ojos

Solo una decena de latas de refresco, cuatro litros de agua y un kilogramo de queso son algunos de los límites para la venta en la red de tiendas minoristas estatales. Los villaclareños solo podrán comprar cinco jabones por persona y dos frazadas para limpiar el piso.

La venta de pollo congelado por cajas también se ha suspendido, una medida que los trabajadores por cuenta propia que laboran en el sector gastronómico no ven con buenos ojos.

"Es una situación de emergencia pero no se ha informado hasta cuándo va a ser esta medida que reduce mucho posibilidades de comprar mercancía para mantener nuestros negocios", lamenta Enrique Proenza, empleado en un restaurante que este domingo trataba de comprar, sin éxito, varios kilos de pollo.

"El temor que tiene la gente es que esta medida se quede por mucho tiempo y termine arruinando a las cafeterías y las paladares de la zona", lamenta. "De todas formas, algunos ya están planeando ir a comprar ciertos productos a Matanzas o La Habana para mantener abiertos sus negocios".

En noviembre pasado en la vecina provincia de Cienfuegos también se decretaron los precios topados de los alimentos a partir de los daños dejados en la agricultura por el huracán Irma.

Regulaciones

1. Racionar el expendio de productos liberados en mercados paralelos, bodegas de productos alimenticios, como se relaciona a continuación:

• Arroz: 10 libras por cliente.
• Frijoles: 5 libras por cliente.
• Sal fina: 2 kilogramos por cliente.
• Azúcar refino y crudo: 10 libras de cada tipo por cliente.
• Chícharos: 5 libras por cliente.
• Galletas de sal o dulce: 2 paquetes de cualquier gramaje por cliente.
• Refrescos: 10 unidades (bolsas, latas, pomos pequeños) por cliente.
• Refrescos en envases PET de 1500 ml: 2 pomos por cliente.
• Confituras (Africanitas, sorbetos y otros): 5 paquetes por cliente.
• Galletas de Soda: 1 bolsa de 80.00 CUP por cliente.
• Dulce de leche en pomo y Chocolé: 2 unidades por cliente.
• Queso: 1 kg por cliente.
• Pollo congelado: 5 kg por cliente.

2. Se suspende la venta de pollo congelado por cajas. Las unidades seleccionadas para esta modalidad lo venderán de manera fraccionada según el per cápita establecido anteriormente.

3. Mantener, en el caso del producto huevo, la venta normada de la canasta familiar a razón de 5 unidades por consumidor, e igual per cápita del que se expende a 1.10 CUP. Al concluir los ciclos de ventas, se expenderán de manera liberada y en iguales proporciones a los mismos consumidores de la unidad, anotándose en la libreta de abastecimiento para evitar acaparamientos.

4. En el caso de los productos de Aseo e Higiene que se expenden en la red de Tiendas de Ventas de Productos No Alimenticios se regula:

• Jabón de Tocador Lis y Daily: 5 unidades de cada surtido por cliente.
• Detergente liquido en envases de 1 litro o similares: 2 pomos por cliente.
• Frazadas de piso: 2 unidades por cliente.
• Crema Dental: 2 tubos por cliente.
• Cloro (envasado o granel): 2 litros por cliente.

TRD Caribe-CIMEX:

1. Racionar la venta, en todas nuestras Unidades Comerciales, Puntos de Venta y Kioscos, de los siguientes productos:

• Sal fina yodada: 2 paquetes por cliente.
• Galletas de soda o dulce: 5 paquetes de cualquier gramaje por cliente.
• Confituras: 5 paquetes por cliente.
• Refrescos: 10 unidades (latas, pomos 330 ml, instantáneos) por cliente.
• Refrescos más 1500 ml: 2 pomos por cliente.
• Maltas y jugos: 10 unidades por cliente.
• Agua de 500 ml: 10 unidades por cliente.
• Agua 4 litros: 2 unidades por cliente.
• Queso: 1 kg por cliente.
• Embutidos: 1 kg por cliente.
• Pollo Procesado: 2 paquetes por clientes.
• Salchichas: 5 paquetes por clientes.
• Jabones de tocador: 5 unidades por cliente.
• Detergente en polvo hasta 250 gr: 5 paquetes por cliente.
• Detergente en polvo hasta 1000 gr: 2 paquetes por cliente.
• Frazadas de piso: 2 unidades por cliente.
• Crema dental: 2 unidades por cliente.

2. Las unidades que comercializan el pollo por la modalidad a granel solo venderán la cantidad de 5 kg.

3. Se suspende la venta de pollo congelado por cajas.

___________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 85