Los cocheros de San Cristóbal inician una huelga en protesta contra nuevas restricciones

Este viernes los pasajeros que llegaban a las piqueras, desde donde parten los coches de caballos, se encontraban a los conductores sentados, de brazos cruzados

Los cuentapropistas protestan porque se les obliga a transitar por la circunvalación rodeando el poblado de San Cristóbal sin poder acceder a sus calles internas. (14ymedio)
Los cuentapropistas protestan porque se les obliga a transitar por la circunvalación rodeando el poblado de San Cristóbal sin poder acceder a sus calles internas. (14ymedio)

Los conductores de coches de caballo de San Cristóbal, Artemisa, se han declarado en huelga en señal de protesta contra nuevas restricciones dictadas por el Consejo de Administración Municipal (CAM). Los cocheros han decidido echar un pulso contra las autoridades para que deroguen las medidas que les impiden entrar al poblado y los obligan a solo transitar por las vías exteriores.

Este viernes los pasajeros que llegaban a las piqueras, desde donde parten los coches de caballos, se encontraban a los conductores sentados, de brazos cruzados y asegurando que no iban a trabajar hasta que no se logre “un acuerdo favorable” con el Gobierno local. La huelga ha paralizado a un municipio donde la mayor parte de la transportación se realiza con este rústico medio de transporte.

Las autoridades decretaron la semana pasada que los cocheros no podían circular por las vías internas de San Cristóbal debido a presuntas quejas de los vecinos por el mal olor de la orina y el excremento de los animales en la calle. Una versión que los conductores ponen en duda y achacan las nuevas restricciones a viejas tensiones entre los directivos municipales y los trabajadores de este sector privado.

Hace menos de tres meses el enfrentamiento entre ambas partes alcanzó un punto de no retorno, cuando en septiembre el Gobierno local obligó a los cocheros a moverse por calles secundarias

Hace menos de tres meses el enfrentamiento entre ambas partes alcanzó un punto de no retorno, cuando en septiembre el Gobierno local obligó a los cocheros a moverse por calles secundarias alejadas del centro del poblado. En ese momento, los conductores se quejaron ampliamente pero terminaron por acatar las normas. En este ocasión han decidido ir un paso más allá.

"No podemos decir públicamente que estamos en huelga, porque en Cuba no es permitido, pero vamos a permanecer sin trabajar hasta que se llegue a un acuerdo", aseguró a 14ymedio Arsenio Ramírez, uno de los cocheros que esté viernes detuvo su caballo como gesto de protesta. "No les bastó con alejarnos cinco cuadras de las vías principales, ahora no nos permiten entrar al pueblo para nada", lamenta.

Los cocheros permanecen sentados en la piquera de salida y se han organizado para hacer rondas con algunos de sus vehículos pero sin recoger pasajeros en el camino. La inusual escena de los coches circulando vacíos ha generado mucha curiosidad entre los transeúntes que han tomado innumerables videos y fotos del paro laboral.

"El objetivo es que la gente vea los coches circulando y se entere de lo que está sucediendo", explica a este diario Maikel, un joven cochero que se ha sumado a la huelga. "Tenemos que recoger evidencia de la cantidad de personas a las que beneficia nuestro servicio, con un poco de suerte habrá más quejas de la población a favor de nosotros y las autoridades tendrán que echar atrás la medida".

El Gobierno local ha respondido hasta ahora colocando un nuevo ómnibus que cubrirá la ruta desde el parque principal de San Cristóbal hasta el hospital, dos veces al día. Una manera de aliviar la tensión que se ha creado en los pasajeros al no poder trasladarse en los coches de caballo que tradicionalmente hacen ese tramo.

La huelga agrava las tensiones existentes entre los directivos municipales y los trabajadores de este sector privado. (14ymedio)
La huelga agrava las tensiones existentes entre los directivos municipales y los trabajadores de este sector privado. (14ymedio)

"Nosotros transportamos alrededor de 7.000 personas al día" asegura Rolando Martínez, "la mayoría de ellos se dirigen hacia el hospital, ya sean trabajadores o pacientes que muchas veces vienen de otros municipios". El conductor cree que sin los coches brindando servicio la presión sobre las autoridades se vuelve insostenible.

San Cristóbal tiene una población de más de 71.000 habitantes y es el segundo territorio más poblado de la provincia Artemisa. En el poblado se ubica, además, un hospital que cubre servicios de diferentes especialidades a nivel provincial y la difícil situación del transporte público obliga a utilizar los coches de caballos para llegar hasta el lugar.

"Esta mañana el panorama era desolador, médicos, enfermeras, niños vestidos de uniformes, todos íbamos en fila por la carretera mientras los coches pasaban vacíos, no había en qué moverse así tuvimos que caminar hasta el hospital", se quejaba este viernes Carmen María, una enfermera que tuvo que hacer la ruta a pie.

Los cambios en la ruta de viaje de los coches se anunciaron el pasado jueves en una reunión en la que participaron representantes por la parte de los cuentapropistas y funcionarios del Consejo de Administración Municipal.

"Nos trataron de manera grosera, en cuanto manifestamos nuestro descontento la segunda del consejo de administración empezó a gritar", cuenta uno de los cocheros que participó en el encuentro.

Los bicitaxis también fueron regulados con esta medida, sin embargo continúan trabajando a escondidas, aunque el Gobierno local ha enviado a la calle a decenas de inspectores que están imponiendo multas de hasta 1.500 CUP a los que contravengan la medida y pueden, incluso, determinar el decomiso del vehículo en caso de que el conductor sea reincidente.

San Cristóbal cuenta con 81vehículos de tracción animal destinados a la transportación de pasajeros, 56 de ellos están debidamente reglamentados y al menos seis tienen contratos con instituciones

San Cristóbal cuenta con 81vehículos de tracción animal destinados a la transportación de pasajeros, 56 de ellos están debidamente reglamentados y al menos seis tienen contratos con instituciones vinculadas al sector de la educación, el comercio y la cultura. El resto de los coches circula de manera ilegal.

"Como somos un grupo grande, nos organizamos y pagamos una pipa (camión cisterna) de agua cada dos días para limpiar la zona donde aparcamos los animales y así evitar que los vecinos se incomoden con el olor a la orina de caballo que es muy desagradable", detalla a 14ymedio Arsenio Ramírez.

Otros conductores, como Roilán, se muestran optimistas con los resultados de la huelga. "Tenemos la certeza de que la situación se va a arreglar, en cuanto comience la semana y la gente proteste por tener que caminar". El cuentapropista asegura que si "cada administración municipal pone sus reglas", con este paro laboral los cocheros están haciendo valer las suyas.

________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 44