Un economista cubano llama a "desplegar las fuerzas productivas"

Las propuestas de Mauricio de Miranda Parrondo llegan pocas semanas después de que el economista Omar Everleny Pérez Villanueva recomendara también 10 medidas para salvar la economía cubana

Potenciar el sector privado y cooperativo es una de las propuestas del economista cubano Mauricio de Miranda Parrondo. (Flickr/Thomas H.)
Potenciar el sector privado y cooperativo es una de las propuestas del economista cubano Mauricio de Miranda Parrondo. (Flickr/Thomas H.)

Otro economista cubano ha alzado su voz ante la crisis que vive la Isla y la reticencia de las autoridades a implementar medidas efectivas. Mauricio de Miranda Parrondo hizo pública este sábado una serie de sugerencias entre las que se incluyen "desplegar las fuerzas productivas", desarrollar el sector privado y abrir mercados mayoristas.

Las propuestas de Miranda llegan pocas semanas después de que el economista Omar Everleny Pérez Villanueva sacó a la luz un extenso análisis en el que recomienda 10 medidas concretas para salvar la economía cubana. Ambas sugerencias coinciden con una tensa situación energética y de liquidez en el país.

Un contexto que Miranda aborda desde varios ángulos, comenzando con "la ineficiencia de la centralización" estatal, que "destruye la capacidad de emprendimiento". El economista urge a "reservar la planificación central para las condiciones macroeconómicas, de forma que pueda funcionar un mercado regulado pero no controlado por el Estado".

El catedrático aplaude los pasos dados por China y Vietnam en esa dirección pero lamenta que en la Isla estas "medidas de control suelen asfixiar la iniciativa y (...) no pueden desplegarse adecuadamente las fuerzas productivas". También hace un llamado a poner fin a "los monopolios empresariales" para que "la empresa estatal se vea obligada a competir".

Uno de los más claros ejemplos de monopolio estatal en Cuba es la Empresa de Telecomunicaciones (Etecsa) blanco frecuente de las críticas de los clientes por su ineficiencia y sus elevadas tarifas. Miranda describe esta situación en su texto, al asegurar que "el monopolio genera ineficiencia y conduce a que los consumidores paguen por ella con altos precios o tarifas y/o con una baja calidad del bien o servicio consumido".

El catedrático aplaude los pasos dados por China y Vietnam en esa dirección pero lamenta que en la Isla estas "medidas de control suelen asfixiar la iniciativa y (...) no pueden desplegarse adecuadamente las fuerzas productivas"

El desarrollo del sector privado y cooperativo es otra de las propuestas del catedrático. El economista achaca la lentitud de los pasos que se han dado en esa dirección a cuestiones alejadas del pensamiento económico. "Las fuerzas productivas del país no pueden desplegarse plenamente debido a consideraciones ideológicas", lamenta.

Otra de las propuestas es la creación de mercados mayoristas que abastezcan a los pequeños empresarios. "Ello contribuiría, en primer lugar, a la disponibilidad de materias primas y bienes intermedios que se utilizarían en la fabricación de bienes finales". Las primeras medidas para abrir este tipo de mercados ya se tomaron en Cuba, pero avanzan muy lentamente.

Sin embargo, a pesar de las estrictas normas aduaneras, muchos emprendedores se abastecen de las mercancías que entran con carácter de importación personal y se venden en el mercado informal. Se estima que los cubanos gastan en el extranjero más de 2.300 millones de dólares anuales en mercancías para luego revenderlas en la Isla.

Miranda llama a "romper dogmas ideológicos, abrir paso a una nueva mentalidad que permita abordar, con creatividad, las medidas necesarias para estos tiempos"

El despliegue del mercado laboral también se incluye en las recomendaciones de Miranda, lo cual implicaría eliminar "rigideces que están impidiendo que el mercado juegue un rol determinante en la formación de los precios relativos, tanto de bienes y servicios como de la fuerza de trabajo, de forma que se que facilite la conexión de la economía doméstica con la economía internacional".

En medio de la tensa situación económica que vive la Isla, el académico considera que las "medidas adoptadas en este contexto han sufrido los vaivenes determinados por diversas coyunturas de conflictos en los niveles de decisión de la política económica, así como de la relación entre Cuba y Estados Unidos".

Miranda llama a "romper dogmas ideológicos, abrir paso a una nueva mentalidad que permita abordar, con creatividad, las medidas necesarias para estos tiempos, con el objetivo de crear las condiciones para el mejoramiento del bienestar de la sociedad".

Recientemente y tras la comparecencia del decano de la Facultad de Economía de la Universidad de La Habana, Antonio Romero, en el programa Mesa Redonda, Miranda escribió esperanzado en su cuenta de Facebook: "Esperemos que los gestores de política económica de Cuba tengan en cuenta las opiniones, que, matices aparte, no son muy distintas, entre los especialistas ‘aquí, allá y acullá’. Sólo parece faltar la voluntad política para hacer las cosas que hay que hacer".

"Muchos de nosotros llevamos mucho tiempo pensando como país sin que el presidente nos invite a ello, lo que sucede es que ese pensamiento no ha sido tomado en cuenta por el Gobierno", agregó Mauricio de Miranda Parrondo en respuesta a la convocatoria hecha por Miguel Díaz-Canel.

_______________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 86