Eran empresarios modelos para el Partido y ahora están en la cárcel

Dos de los mayores productores de carne de cerdo en Cuba se encuentran tras las rejas

Johnny Castelló Sales (D) y Bismar Rodríguez Pérez (I) en fotos de archivo. (Cortesía)
Bismar Rodríguez Pérez (I) y Johnny Castelló Sales (D) en fotos de archivo. (Cortesía)

Johnny Castelló Sales, un campesino de Las Tunas era considerado un empresario modelo por el Partido Comunista. Relativamente joven, emprendedor, miembro de la Asamblea Municipal del Poder Popular, su historia era contada para mostrar el éxito de las tímidas reformas emprendidas por Raúl Castro después de 2008. Hasta que cayó en desgracia dentro de su propio partido.  

El mayor productor de carne de cerdo de Las Tunas fue arrestado en un aparatoso operativo policia. La Fiscalía pide nueve años de cárcel por tráfico de influencias y soborno, algo muy común en la Isla, donde la mayoría de los empleos son estatales y los salarios apenas superan los 30 CUC al mes. El delito de Castelló Sales fue entregar una pierna de cerdo al director de una fábrica de pienso. 

“Yony no debería estar preso, él producía carne y leche, comida para el pueblo. Presos deberían estar los que mandaron a trancarlo [detenerlo]. Es como si esa gente se divirtieran fabricando cárceles y metiendo hombres presos”, dijo al medio independiente Cubanet, uno de los trabajadores de la finca de Castelló Sales. 

En Cuba, donde ser rico está considerado como algo malo por las autoridades y los impuestos se comen más de la mitad de las ganancias de los productores independientes, Castelló Sales desarrolló un modelo exitoso de producción de carne de cerdo. “Trabajar intensamente es mi único secreto. Hago dos convenios [con el Estado] al año de 1.000 y 1.200 cerdos cada uno, y siempre cumplo el plan de entrega”, dijo el productor en una entrevista con el periódico Trabajadores en 2015.

En Cuba, donde ser rico está considerado como algo malo por las autoridades, Castelló Sales desarrolló un modelo exitoso de producción de carne de cerdo

Los negocios con los cerdos los comenzó Castelló Sales en el año 2000. Aprovechó los terrenos de su finca para cultivar maíz, soya y yuca. Eso, junto al pienso, permitían que los cerdos que criaba y vendía al monopolio cárnico estatal le dejaran una ganancia de entre 600 y 700 pesos cada uno, un poco menos de 30 CUC. 

Todo iba de maravillas hasta que, el 17 de abril de 2018, la Policía se presentó en su finca. En medio de un aparatoso operativo en el que se emplearon hasta drones, según los testigos, Castelló Sales fue arrestado y sus bienes incautados. 

Según Cubanet, al empresario y político de Puerto Padre le decomisaron un auto que le había comprado al Estado en 80.000 CUC, así como todos los cerdos, los ahorros de la cuenta bancaria y la maquinaria agrícola. 

Tras las reformas de Raúl Castro, el Estado permitió una cierta apertura a la pequeña empresa privada. El Gobierno alentó a los campesinos a pedir tierras y realizar convenios con empresas estatales, como el monopolio de los cárnicos, para incrementar la producción. Sin embargo, estos cuentapropistas tienen prohibido importar insumos para sus negocios, no tienen personalidad jurídica y se ven envueltos muchas veces en la compleja madeja de la burocracia estatal cubana.

“El problema es que la burocracia es muy pesada, con muchas trabas y regulaciones que entorpecen las gestiones y los funcionarios solo las agilizan con coimas. Se tolera, lamentablemente”

Bismar Rodríguez Pérez era otro ganadero ejemplar. Lo reconocían como uno de los mayores productores de carne de cerdo en Holguín. El hombre, de 43 años, tenía un historial de trabajo duro, según Diario de Cuba. Mientras estudiaba ingeniería en la universidad trabajaba como ayudante de carpintería los fines de semana. Luego montó su propio taller y con las ganancias invirtió en la cría de cerdos para lo cual pidió tierras en usufructo y se compró un tractor. Pero su éxito también llamó la atención de las autoridades. 

En mayo del pasado año, Rodríguez Pérez fue detenido. El tractor, la finca, el ganado y el dinero le fueron confiscado. El pasado 14 de junio la sala de lo penal del Tribunal de Sagua de Tánamo lo condenó a 10 años de cárcel por soborno. 

“Luce más un linchamiento por enriquecimiento que un acto de justicia. En verdad alrededor de todos esos grandes negocios particulares existen muchas irregularidades, que califican de corrupción o tráfico de influencias”, dijo un abogado de la Isla.

“El problema es que la burocracia es muy pesada, con muchas trabas y regulaciones que entorpecen las gestiones y los funcionarios solo las agilizan con coimas. Se tolera, lamentablemente”, agregó el letrado, que pidió el anonimato por miedo a represalias. 

La producción de carne de cerdo en Cuba descendió considerablemente en el último trimestre de 2018 y el primero de 2019, según reconoció la prensa oficial y se percibe en los mercados. En La Habana una libra de carne de cerdo ronda los 70 pesos (casi tres CUC). 

La persecución contra los grandes productores de carne de cerdo y el corte en las importaciones de alimento porcino son algunas de las causas del incremento en los precios, coinciden los expertos. El Estado ha hecho llamados para sustituir las importaciones porque tras la crisis en Venezuela, no cuenta con suficientes divisas para comprar en el exterior.

_________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 87