La euforia se apodera de los cubanos por las nuevas normativas

Miriam Celaya, Manuel Cuesta Morúa y Dagoberto Valdés nos cuentan sus reacciones sobre las nuevas regulaciones de Estados Unidos.
Miriam Celaya, Manuel Cuesta Morúa y Dagoberto Valdés nos cuentan sus reacciones sobre las nuevas regulaciones de Estados Unidos.

Las nuevas normativas sobre viajes, seguros, importación de bienes, remesas y telecomunicaciones que Estados Unidos pondrá en vigor a partir este viernes con respecto a Cuba, ya provocan las primeras reacciones dentro de la Isla. Aunque el noticiero de la tarde solo mencionó la noticia al final de su edición, en la calle la información pasa de boca en boca.

Lilianne Ruíz, periodista independiente, recibió la noticia de buen agrado y apuntó que "ese flujo de personas que van a venir, junto al aumento también de las remesas, significa un retorno del país a la normalidad". En opinión de esta reportera, "el Gobierno cubano se va a debilitar, lo único que le queda es la represión y las restricciones. Esto hará que la gente identifique mejor el origen de nuestras dificultades".

Entre los puntos más atractivos de las nuevas regulaciones, se encuentra la autorización para establecer "instalaciones de telecomunicaciones dentro de Cuba, así como instalaciones que conecten a terceros países con Cuba". La conectividad a Internet y el abaratamiento de la telefonía móvil son demandas que han ganado fuerza en el último año, especialmente entre los más jóvenes.

Yantiel García se encontraba esta mañana a las afueras del Telepunto de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA) en Pinar del Río. El adolescente aseguró que espera que su hermano radicado en Jacksonville, Florida, pueda ahora ayudarlo con algún implemento tecnológico para conectarse a la web. "Si las tarjetas de telefonía móvil norteamericanas se podrán usar aquí, mi hermano me va a pagar un paquete de datos para que navegue sin restricciones".

La "pelota está ahora del lado del Gobierno cubano", aseguraba un funcionario de ETECSA que prefirió el anonimato. Según explica, "el número de visitantes desde Estados Unidos aumentará y el país tendrá que darles una solución de conectividad el tiempo que están aquí". A lo que agregó que "es una cuestión de negocio, no de ideología".

Las familias que reciben remesas también se verán beneficiadas con el aumento del límite de dinero que se puede enviar cada trimestre. La cifra anterior limitaba a 500 dólares cada tres meses, mientras que ahora se podrán mandar hasta 2.000 dólares a los parientes radicados en la Isla.

“Es una cuestión de negocio, no de ideología”, según un funcionario de ETECSA

En la sucursal del Banco Metropolitano de la calle Galiano, en La Habana, esta mañana varios ancianos esperaban para realizar algún trámite bancario. Cristina Marrero era una de ellos y explicó que tiene un hijo en Nueva York y el otro en Atlanta. Para esta señora la medida más bien recibida es la relacionada con el envío de paquetería en grandes cantidades. "Mis hijos tienen muebles y electrodomésticos que me quieren mandar y esta es una oportunidad", asegura.

Por su parte, Julio Aleaga, analista político, refirió que "el Gobierno comunista desde 1959 tendió siempre a aislar al país del resto del mundo y estas medidas integran cada vez más a Cuba en los valores occidentales de libre mercado, democracia , participación, libre intercambio de personas y mercancía entre los países". En relación con el embargo norteamericano, todavía en pie, señaló que "como el Gobierno norteamericano impuso sanciones a funcionarios venezolanos y rusos, esto debía servir como un paradigma para, en vez de establecer un embargo general sobre el país, sancionar estas personalidades del Gobierno militar que tienen que ver con violaciones de derechos humanos".

"Espero que el próximo viaje de mi abuela sea sin escala y más barato”, cuenta con ilusión una joven

A partir de este viernes las aerolíneas tampoco necesitarán una licencia específica de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) para volar a Cuba, lo cual ha encontrado una buena recepción en la Isla. Esta tarde en las terminales dos y tres del Aeropuerto Internacional José Martí, la noticia corría como pólvora.

Dayane Ríos esperaba a su abuela que estuvo tres meses de visita en Washington y comentaba que "ahora ha tenido que viajar a través de México porque no hay vuelos directos, pero espero que el próximo viaje lo haga sin escala y más barato", contaba con ilusión la joven.

Sin embargo, aunque no aparece en las nuevas regulaciones nada sobre una posible conexión por transporte marítimo, muchos cubanos se ilusionaban también con la idea. "Coge espacio en el malecón, que cuando llegue el ferry toda La Habana va a estar sentada en el muro", le decía jocosamente un bicitaxista a otro, al cruzarse cerca del Parque Maceo.

Manuel Cuesta Morúa, “es muy positiva la dirección que va tomando este proceso de normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Si pensamos en la frase de que Cuba se abra al mundo y el mundo se abra a Cuba, pues lo que está ocurriendo es que los Estados Unidos se están abriendo a Cuba, que es como si se abriera el mundo”. El opositor puntualizó que “el impacto sobre el empoderamiento social de la ciudadanía, en temas de información y de posibilidades de gestionar sus propias vidas es muy positivo, ya que va a ayudar a paliar la situación de precariedad que tienen los cubanos”.

Dagoberto Valdés “yo estoy a favor de todo lo que beneficie al ciudadano cubano de a pie, de la facilitación de los viajes, la comunicación entre la sociedad civil de aquí y de allá, entre un pueblo y otro, estoy a favor de todo aquello que mejore la calidad de vida”. El director de la revista independiente Convivencia agregó también que “a quienes dicen que esto es oxígeno para el régimen cubano, le digo que yo no soy tan creyente, no creo que el modelo cubano funcione y el oxígeno solo sirve en modelo vivos, no funciona en difuntos… de qué vale que le den oxígeno a este sistema si es la estructura de la célula la que no le funciona”.

Miriam Celaya, “me parece positivo que los estadounidenses puedan viajar a Cuba, que se amplíe el contacto entre los dos países, pero no sé es cómo eso va a ayudar a empoderar a los cubanos mientras haya todos esos controles que existen aquí por parte del gobierno, mientras siga demonizada la libre empresa y haya tantas prohibiciones”. En el criterio de la activista, “estas medidas empoderan a los norteamericanos, pero a corto plazo no le devuelven un derecho a los cubanos”.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 46