"Antes de morirme tengo que ver a mi país libre"

'14ymedio' habla con Tomás Núñez Magdariaga tras su liberación este lunes

Tomás Núñez Magdariaga tras ser liberado y poner fin a su huelga de hambre de dos meses. (Unpacu)
Tomás Núñez Magdariaga tras ser liberado y poner fin a su huelga de hambre de dos meses. (Unpacu)

Tomás Núñez Magdariaga tomó té poco después de llegar a su casa. El activista de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), que fue liberado este lunes tras permanecer 62 días en huelga de hambre, se encontraba rodeado de sus compañeros, vecinos y familiares en su hogar de Santiago, libre ya de toda acusación.

"Los médicos me mandaron una dieta, tengo que tomar primero tres días de caldo y con poca sazón, luego comida blanda", explicaba Núñez que, pese a su delicado estado de salud aseguró sentirse fuerte para seguir luchando por sus ideas.

"Yo seguiré con mi activismo, yo muero con la Unión Patriótica de Cuba. Antes de morirme tengo que ver a mi país libre", contó en una breve entrevista telefónica a este diario.

Tomás Núñez Magdariaga llevaba 19 días esposado a la cama y al menos siete sin recibir ningún tipo de sustento desde que la semana pasada rechazó los sueros que lo mantenían hidratado

Tomás Núñez Magdariaga llevaba 19 días esposado a la cama y al menos siete sin recibir ningún tipo de sustento desde que la semana pasada rechazó los sueros que lo mantenían hidratado. Según su propio relato, el primer teniente del Ministerio de Interior de la Medicina en Santiago de Cuba y el segundo de la prisión de Aguadores, el mayor Granja se presentaron en el hospital Juan Bruno Zayas y éste último indicó: "Quítenle las cadenas a Tomás, aquí traigo su libertad".

El activista había iniciado la huelga de hambre como protesta por su condena a un año de prisión por "amenaza" a un agente que, posteriormente, se retractó y aseguró haber sido chantajeado por la Seguridad del Estado para que acusara a Núñez Magdariaga a cambio de un trabajo y una vivienda.

"El peor momento fue cuando me sacaron del hospital, que llevaba 42 días en huelga, y me llevaron a la prisión de Boniatico, donde tienen a los presos de cadena perpetua. Me pusieron solo en una celda de castigo y en calzoncillos, sin nada más y sin nada que poner en el piso, con frío y sin colchón", cuenta sobre sus semanas de cautiverio.

El opositor indica que ha sufrido torturas y que ya su segundo día en prisión le hicieron "algo que ellos llaman bicicleta, que es que te dan un golpe en el cuello y te esposan para luego sacarte corriendo de la celda. Te bajan a rastras por la escalera te suben y te vuelven a bajar y luego te preguntan si vas a comer, y si dices que no te vuelven a hacer lo mismo". Núñez afirma que los mismos presos gritaban a los guardias: "abusadores, abusadores. Ese hombre está plantado hace 42 días", pero que ellos eran ajenos a las protestas.

"Por la tarde me lo volvieron a hacer, me lo hicieron cinco veces en todo el tiempo que pasé allí. Estuve siete días. No me dejaban bañarme ni lavarme la boca. Yo pensé que el brazo izquierdo me lo habían zafado, todavía me duele. El primer día [que estuve] ingresado no pude dormir porque me encadenaron brazos y piernas, y eso es verdaderamente criminal", denuncia.

Un solo hombre, pero apoyado por otros miles, millones de cubanos que desde fuera y dentro de la Isla debilitaron la ya frágil situación del régimen"

La UNPACU, organización a la que pertenece Núñez Madariaga, ha enviado un comunicado agradeciendo la solidaridad a organismos, partidos políticos y personas comprometidas desde todos los ámbitos y distintos países.

"Un solo hombre, enfrentado al reto más difícil, asumir su propia muerte para liberar a los demás, ha sido suficiente para tumbar todo un aparato represivo que, con firmeza, se demuestra que nada puede. Un solo hombre, pero apoyado por otros miles, millones de cubanos que desde fuera y dentro de la Isla debilitaron la ya frágil situación del régimen", afirma el texto.

Este martes se celebra el acto organizado por EE UU en Naciones Unidas para lanzar la campaña Jailed for What a favor de unos 130 prisioneros políticos cubanos, en la Sala del Consejo Económico y Social (ECOSOC).

Núñez Madariaga ha pedido a la ONU que siga luchando por quienes están en las prisiones "principalmente en Boniato [infame presidio de opositores], que ahí es donde más trabajo se pasa, [y] donde más cruel se trata a los presos políticos".

___________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 32