El silencio de Etecsa ante la pandemia

Mientras en el mundo se promueve el teletrabajo, la estatal no tiene planes de expandir su red ni abaratar sus precios

Etecsa no ha previsto ninguna rebaja hasta la fecha en caso de que haya que recurrir al confinamiento, como en otros países. (14ymedio)
Etecsa no ha previsto ninguna rebaja hasta la fecha en caso de que haya que recurrir al confinamiento, como en otros países. (14ymedio)

Mientras el mundo pone en marcha medidas de distanciamiento social y fomenta el teletrabajo para luchar contra la propagación del coronavirus, nada de eso ocurre en Cuba, donde la falta de conectividad impide recurrir a estas medidas que están demostrando su efectividad contra la expansión de la epidemia.

El respaldo de las compañías de telecomunicaciones ha sido clave en los países que han optado por el trabajo en casa. En cambio, en la Isla esta fórmula es prácticamente inexistente y los elevados precios de internet contribuyen a esta situación.

"No tenemos ninguna rebaja programada por el momento", dice a 14ymedio una empleada de la oficina de Etecsa ubicada en los bajos del Focsa, una afirmación que reiteran varios de los trabajadores del monopolio estatal que responden en los números de atención al cliente. En la página web de la empresa solo se alude al Covid-19 para publicitar una aplicación para móviles con información sobre el coronavirus.

Aunque la situación actual en la Isla dista mucho de la que se vive en Italia y España, los casos de contagiados en Cuba proceden de estos países. Con ellos la Isla comparte un factor de riesgo en la letalidad de la enfermedad, la elevada cantidad de población envejecida. Además, también como en los dos Estados europeos, un elevado porcentaje de la población vive del sector servicios asociado al turístico, lo que dificulta la expansión del teletrabajo y amenaza con dejar sin ingresos a muchas personas, especialmente en el caso de Cuba, donde el Gobierno carece de respaldo económico para endeudarse y ofrecer ayudas.

Amazon Prime Video es otra de las empresas que ha potenciado su oferta de ocio y ofrece su plataforma de contenidos gratis en las zonas más afectadas por el coronavirus en Italia

Amazon Prime Video es otra de las empresas que ha potenciado su oferta de ocio y ofrece su plataforma de contenidos gratis en las zonas más afectadas por el coronavirus en Italia. Lombardía, Piamonte, Venecia y Emilia-Romaña tienen desde hace días acceso a las series y películas de la plataforma de streaming sin necesidad de darse de alta previamente en los servicios de la compañía. Tampoco es necesario pagar la cuota habitual para inscribirse en sus servicios.

Por su parte, el Proyecto Google Art, una asociación entre el gigante de internet y más de 60 instituciones culturales, ha puesto a disposición de los usuarios los recorridos virtuales por los más importantes museos del mundo. Desde el móvil o la computadora los interesados pueden visitarlos como si estuvieran físicamente en el lugar.

"Eso gasta muchísimos megabytes y además es un contenido audiovisual que necesita una conexión estable y de banda ancha, algo que Etecsa no logra brindar en muchas zonas del país", lamenta Mateo, un joven ingeniero informático que se dedica a la instalación de aplicaciones para teléfonos con sistema operativo Android. "Comprando paquetes de navegación para celulares sería una locura hacer algo así y con el servicio de Nauta Hogar es complicado porque no es estable", apunta.

En octubre del año pasado las cifras oficiales indicaban que el servicio de Nauta Hogar llegaba solo a 110.000 casas dentro de la Isla. El precio de 30 horas de navegación oscila entre 15 y 70 CUC según la velocidad, mientras que al terminar ese paquete los usuarios pueden seguir navegando a un precio de 0,50 CUC por cada hora. Una visita a un museo, una película en Netflix o una serie vista en Amazon podría representar el salario diario de un profesional.

El precio de 30 horas de navegación oscila entre 15 y 70 CUC según la velocidad

Pero a través del servicio de telefonía móvil, con más de 6 millones de abonados en todo el país, sería aún más caro. Los paquetes de 6,5 Gigabytes cuestan 35 CUC y los de 10 GB tienen un valor de 45, unas cifras que significan el salario mensual de un ingeniero. Ambas ofertas están disponibles solo para la red 4G que aún no está desplegada en todo el país.

Al menos una vez al mes Etecsa hace una oferta de recarga de saldo móvil con un bono extra, una opción que está pensada para pagar desde el extranjero y traer divisas frescas al país. Sin embargo, los bonos extras que acompañan al saldo principal no sirven para comprar paquetes de navegación, solo para hablar por teléfono y enviar SMS.

"Ni pensar en que vayan a hacer una oferta, si llevamos meses clamando porque bajen los precios de internet para el día a día y siempre tienen una justificación para no hacerlo", opina Carlos Fernández, un joven que ha participado en Twitter en las intensas campañas que se han llevado a cabo durante el último año a la única telefónica autorizada a operar en el país.

"Lo que me temo es todo lo contrario, que se agarren de todo esto del coronavirus y corten los servicios para que la gente no esté contando lo que pasa ni esté reportando los casos de contagiados que conoce", advierte. "No hay que olvidar que Etecsa es una empresa que no se debe a sus clientes sino a los intereses del Gobierno, si allá arriba quieren cerrar ella cierra sin pestañear".

En septiembre del pasado año y cuando la crisis energética en la Isla disparó las alarmas, los medios oficiales comenzaron a hablar del teletrabajo. La práctica está respaldada en el Código de Trabajo, que entró en vigor en junio de 2014, pero muchas empresas estatales no apelan a ella porque demanda, entre otras cosas, una fluida conectividad entre el empleado y el centro.

"A mí me dan una cantidad de megabytes gratuitos cada mes para poder usar en mi móvil", cuenta a este diario bajo anonimato una trabajadora de una dependencia del Ministerio de Comercio Exterior. "Aunque podría hacer mi trabajo perfectamente desde la casa tengo que ir todos los días a la oficina porque esos megas no me alcanzan para hacerlo todo a la distancia", lamenta.

"Parte de los megas que me dan es para que defienda a la Revolución en las redes, y el resto para que busque los datos que me hacen falta para los informes, pero si tuviera que trabajar desde mi hogar no podría estar ni tres jornadas seguidas conectada", explica. "Nos han dicho que tenemos que seguir yendo al trabajo presencial porque el ministerio no tiene por el momento como garantizarnos el teletrabajo".

Sin embargo, la empleada teme por su salud. "Somos más de una decena de personas respirando y moviéndonos en una sala cerrada con aire acondicionado, si uno tiene el coronavirus los otros no tenemos ninguna protección", agrega. Entre sus ilusiones está que Etecsa saque en los próximos días ofertas especiales ante la pandemia: "es lomenos que puede hacer con todo lo que ha ganado".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 3