Las soluciones para el transporte no dan en la Diana

El ritmo de entrega de nuevos vehículos ha sido muy inferior al deseado por la demora en la aprobación de los financiamientos y el arribo de materias primas

Omnibus
Omnibus en las calles de La Habana. (14ymedio)

Su nombre, dicen, está inspirado en la necesidad de dar en el blanco aliviando la complicación que representa en Cuba trasladarse de un lugar a otro. Pero tres años después de que comenzaron a producirse, por más ómnibus Diana rodando sobre las calles del país, el transporte persiste en su pésima puntería. Las grandes colas en las paradas así lo reflejan.

La Diana puede definirse como un refrito de la Girón, vehículo insignia de las desaparecidas escuelas en el campo. El nuevo modelo parece una versión 2.0 de aquella "aspirina", llamada así porque su reducido tamaño no permitía sobrepasar los 45 pasajeros, entre sentados y de pie. De hecho, son tantas las similitudes con su predecesora que la moderna guagua ha heredado incluso el chasis, en servicio activo por más de tres décadas.

Según la revista Bohemia, Diana constituye el "primer proyecto de un programa para rescatar esta rama [la del transporte]". Participan en él 18 empresas y es "el primer resultado propio" de la fábrica de Guanajay en 20 años.

En esta ciudad, se encuentra la única fábrica donde ensamblan estos adefesios rodantes de líneas real-socialistas y asientos duros. Utilizan un motor diésel –marca Yuchai– y más de la mitad de la carrocería es de producción nacional. El aspecto de los actuales carromatos no recuerda para nada a los ómnibus Yutong, procedentes de China, que hasta 2010 se montaban aquí mismo. A finales de 2012 comenzó la producción de las Diana y la mencionada industria artemiseña ha completado al menos 400 unidades, reporta AIN.

Las propias autoridades reconocen que algunas ciudades clasifican como “críticas” en la cuestión del transporte

La mayor parte de esa producción ha ido a parar al interior del país, donde la situación es incluso peor que en la capital. Las propias autoridades reconocen que algunas ciudades clasifican como "críticas" en la cuestión del transporte. Pero el ritmo de entrega de vehículos ha sido muy inferior al deseado porque, según la prensa oficial, el proyecto se ha topado con dificultades como la demora en la aprobación de los financiamientos y el arribo de materias primas. Además, los trabajos en la cercana Zona Especial de Desarrollo Mariel han atraído la fuerza laboral de la planta de ensamblaje, que reconoció necesitaba más trabajadores calificados.

Uno de los mayores inconvenientes de estos ómnibus ha sido su única puerta, por donde deben pasar tanto los que bajan como los que suben. Esta característica convierte las paradas en un auténtico partido de rugby. Resulta difícil imaginarse que los carros cumplan con su vida útil prevista para doce años.

No obstante, ya está probándose un prototipo de dos puertas y mayor capacidad en La Habana, donde cada día se mueve más de un millón de pasajeros y los machacados vehículos de transporte público, procedentes de China y el este de Europa, van mostrando signos de agotamiento.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 82