El debate sobre el corte temporal de remesas a Cuba se calienta en Miami

Quienes impulsan la iniciativa sostienen que si se priva al régimen de recursos vitales, entonces se podrá impulsar un cambio de sistema

La falta de efectivo, el cierre de numerosas oficinas y la inestabilidad en el horario de funcionamiento de otras llevan meses lastrando los servicios de la WU. (14ymedio)
Las remesas son la segunda fuente de divisas de Cuba, un fenómeno compartido por varios países centroamericanos y caribeños. (14ymedio)

Una campaña a favor de suspender temporalmente el envío de remesas, paquetes, recargas telefónicas y viajes a la Isla está dando mucho de qué hablar entre los exiliados cubanos. La propuesta ha generado una intensa polémica donde cada parte expone con pasión sus razones.

Quienes impulsan la iniciativa sostienen que si se priva al Gobierno de Miguel Díaz-Canel de recursos vitales para la economía, entonces se podrá impulsar un cambio de sistema. Sus detractores dicen que se trata de una estrategia fallida usada con anterioridad y hay incluso quien ha pedido que los cubanos en el exilio viajen a la Isla para protestar en masa, según reporta el Nuevo Herald.

Alexander Otaola, un conocido ‘influencer’ y presentador en Miami promueve desde su programa ‘Hola Otaola’ lo que él denomina el "Paro Enero"

Alexander Otaola, un conocido influencer y presentador en Miami promueve desde su programa Hola Otaola lo que él denomina el "Paro Enero". Una iniciativa que impulsa la suspensión durante ese mes de viajes, remesas, recargas telefónicas y envíos a Cuba, para evaluar y demostrar el impacto que tiene la diáspora en la Isla. 

"Queremos decirle al Gobierno cubano que si nosotros [la diáspora] somos la segunda fuente de divisas del país tenemos que ser escuchados, tenidos en cuenta", dijo Otaola en conversación telefónica con el Nuevo Herald

"Entre esos criterios que queremos que sean escuchados está el cambio de ese sistema arcaico. Queremos que las instituciones funcionen de manera transparente, sin corrupción, que bajen el precio del pasaporte [que cuesta más de 400 dólares para quienes viven en EE UU], que abran el país a las libertades esenciales del ser humano y que termine la represión", agregó. 

Para Otaola es importante "crear conciencia" de cuán poderoso es el exilio cubano. "La gente dentro y fuera de Cuba está acostumbrada a ser mantenida. Un pueblo entero no puede ser una nación mendiga que esté esperando a lo que envíen desde fuera. No podemos acostumbrarnos a que nuestro pueblo sea rehén de una dictadura y nuestras familias se usen como moneda de cambio", dijo el presentador. 

Las remesas son la segunda fuente de divisas de Cuba, un fenómeno compartido por varios países centroamericanos y caribeños. Según The Havana Consulting Group, Cuba recibió en 2018 unos 6.600 millones de dólares en forma de remesas en efectivo y mercancías. El 90% de las remesas fue enviado desde Estados Unidos. En la maltrecha economía cubana los ingresos por las remesas solo es superado por las exportaciones de servicios, que alcanzan unos 8.000 millones de dólares al año. La Administración de Donald Trump ha limitado las remesas a 1.000 dólares por trimestre y sólo a familiares en un intento para forzar el Gobierno de Cuba a abandonar a su aliado y benefactor venezolano.

The Havana Consulting Group asegura que las remesas constituyen la principal fuente de ingresos para la población cubana, y actualmente representan un poco más del 50% de los ingresos de la población. Las críticas a Otaola han señalado el carácter humanitario de las remesas, a lo que el comunicador ha respondido que solo son un alivio momentáneo para las familias. 

"Si tú le mandas a tu madre 200 dólares, ella va a seguir pasando hambre, va a seguir pasando necesidad. Nosotros estamos acostumbrados a mandar dinero a Cuba para ayudar a los nuestros, pero ¿realmente ayuda?", se preguntó. Otaola argumentó que las remesas son "un paliativo" pero no solucionan el problema de la miseria en la Isla. 

La convocatoria de Otaola ha generado todo tipo de reacciones en la comunidad cubanoamericana. "No es que no esté de acuerdo, sino que no voy a apoyar esa campaña", dijo José Pérez Córdoba

La convocatoria de Otaola ha generado todo tipo de reacciones en la comunidad cubanoamericana. "No es que no esté de acuerdo, sino que no voy a apoyar esa campaña. Tampoco haré una contracampaña", dijo José Pérez Córdoba, más conocido como Carlucho, en conversación telefónica con el Nuevo Herald

"No estoy de acuerdo con sumarme a algo que no tiene ningún sentido ni va a hacer nada contra los que realmente deberíamos hacer: contra la dictadura cubana. Eso va dirigido contra la gente, no contra el Gobierno. No me parece que no viajar, no recargar y no mandar cosas en enero vaya a ser la solución para un febrero próspero", agregó el presentador de UniVista TV. 

"A mi entender primero se es hijo, primero se es madre o padre y después se puede ser patriota. Me cuesta mucho trabajo creer en personas que aman la patria y ponen en un segundo plano a la familia", explicó. 

Entre las opiniones contrarias a la propuesta de Otaola está la de Andrés Rodríguez-Ojea, quien publicó en 14ymedio una columna de opinión donde plantea una propuesta para "sacrificamos todos juntos". 

"¿No sería más efectivo si todos los cubanos en el exterior viajamos juntos a la Isla y nos sumamos a nuestros compatriotas de adentro, y unidos todos exigimos pacíficamente esos cambios que tanto anhelamos?", se preguntó Rodríguez-Ojea, desatando toda suerte de comentarios en las redes sociales. 

"De seguro que ese ‘parón’ sería mucho más efectivo que pretender provocar un alzamiento masivo al arrebatarle a nuestras familias el sustento básico que les permite al menos dormir con la barriga llena y seguir soñando con una Cuba libre", agregó el columnista. Unos días antes en las páginas de este diario, una opinión en contra de esa tesis había provocado también una avalancha de comentarios.

El economista Jorge A. Sanguinetty, uno de los tantos en dar su opinión sobre la polémica propuesta, coincidió con Otaola en calificar a los familiares en la Isla como "rehenes del Gobierno"

El economista Jorge A. Sanguinetty, uno de los tantos en dar su opinión sobre la polémica propuesta, coincidió con Otaola en calificar a los familiares en la Isla como "rehenes del Gobierno". Sin embargo, calificó de "pobreza analítica y suprema ignorancia" proponer que los familiares "no paguen el rescate y abandonen a sus seres queridos". 

"Hay que reconocer las reglas del tablero estratégico en el que la historia nos obliga a jugar. Nada nos impide hacerlo con inteligencia, excepto nosotros mismos", dijo el conocido economista en un comentario publicado en 14ymedio.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 98