Hoy amanecí de bala

El autor, militante chavista, increpa a Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y los mafiosos que destruyen Venezuela

Nicolás Maduro y Diosdado Cabello
Nicolás Maduro y Diosdado Cabello

He tomado prestado el título de un poema de Víctor Valera Mora aparecido en uno de sus libros, Nueva antología, para definir el momento que estoy viviendo. ¿Por qué digo que amanecí de bala? Porque en estos aciagos días llenos de oscurantismo y dolor quiero convertirme en eso, la bala disparada por el fusil de la historia que tenemos que construir los que a fuerza de ver cómo en los últimos 55 años los engañadores de oficio y mentirosos de siempre han llenado de hambre y de miseria a nuestra bella Venezuela.

Tengo que aguantarme y curtirme de paciencia para no salir a las calles y convertirme en una verdadera bala para demostrar la rabia que siento contra tantos zánganos y pillos que han convertido a nuestra patria en un casino donde todo tiene precio, se juega y se compra. Bala cargada de desprecio en vez de plomo contra Maduro y a Diosdado y toda esa cuerda de mafiosos que los acompañan en su labor de destruir nuestra patria. Bala con unos inmensos deseos de acabar de una vez por todas con los malos venezolanos de la gerontocracia opositora sólidamente aferrados a viejos preceptos y resabios inamovibles, incapaces de evolucionar hacia nuevos escenarios. Es la llamada oposición colaboracionista, la misma que tiene tiempo negociando con los vendepatrias rojos rojitos.

Hoy amanecí de bala, quizás mañana amanezca con una sonrisa en el rostro y la esperanza en los labios, pero hoy, hoy amanecí de bala. Balas imaginarias que quiero disparar contra esos negociantes del futuro de mis hijos y nietos. Contra esos sectores donde se reflejan todos los vicios y viejos males del capitalismo como el caudillismo, el autoritarismo y el caciquismo.

Bala cargada de desprecio en vez de plomo contra Maduro y a Diosdado y toda esa cuerda de mafiosos que los acompañan en su labor de destruir nuestra patria

Hoy amanecí de bala porque no aguanto ver cómo los militares que debieran estar para defender nuestros derechos constitucionales se han aliado, al igual que en los viejos tiempos, con la nueva y vieja burguesía, o sea, lo más rancio del capitalismo, para pisotear esos derechos. Militares corruptos, viciosos, mafiosos sostén de este pútrido Gobierno quienes se dan vida de reyes puteando la patria que ellos dicen defender.

Hoy amanecí de bala porque no soporto ver cómo el noble y luchador pueblo de Venezuela, después de dos siglos derramando su sangre en las calles, campos y ciudades, peleando contra todos los males causados por el capitalismo y sus agentes represivos, después de un corto despertar, de nuevo se ha dejado engatusar con promesas que ninguno de esos agentes cumplirá. Volverá a votar por los mismos que le han quitado sus sueños y sus ansias de luchar. La mentira se impondrá y la patria llorara de nuevo y la sangre se habrá derramado en vano.

Echar de Miraflores a los que siempre han pisoteado la patria que nos dejo el Libertador

Nosotros, si queremos, pariremos de verdad una patria nueva y al hombre nuevo. Las llamadas Cuarta y Quinta repúblicas solo fueron y son Gobiernos dirigidos por meretrices y prostitutos al servicio del más aberrante capitalismo. Nosotros (el pueblo), si nos lo proponemos, podemos lograr que Venezuela sea tuya y mía. Echar de Miraflores a los que siempre han pisoteado la patria que nos dejó el Libertador. Si queremos, haremos trepidar la tierra venezolana y a quienes la maltratan. Solo el pueblo salva al pueblo y su furia colosal pondrá a los corruptos de la Cuarta y Quinta a temblar de miedo.

Hoy amanecí de bala, ojalá todos los días amanezca así.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 59