El Parlamento Europeo pide la liberación de Ferrer mientras la TV cubana lo difama

Las imágenes emitidas del líder de la Unpacu vulneran su derecho a un juicio imparcial

El líder de la Unión Patriótica de Cuba, José Daniel Ferrer. (EFE)
El líder de la Unión Patriótica de Cuba, José Daniel Ferrer. (EFE)

A pesar de la campaña de descrédito lanzada por el Gobierno cubano en contra de José Daniel Ferrer, el Parlamento Europeo ha adoptado este jueves en Estrasburgo una resolución que pide la liberación inmediata del líder de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), encarcelado desde el 1 de octubre. El texto recibió el apoyo de 382 diputados, 243 votaron en contra y 42 se abstuvieron.

En la noche del miércoles, en una embestida despiadada para descalificar al "enemigo", la televisión cubana presentó un material audiovisual destinado a demostrar que el líder de la Unpacu es un delincuente y un farsante. 

Llama poderosamente la atención que el video omita que Ferrer es uno de los 75 opositores encarcelados durante la Primavera Negra del 2003, que fue condenado a 27 años de prisión y posteriormente "beneficiado" con una licencia extrapenal, ni explica que fue uno de los 12 que no aceptó la oferta del exilio.

Llama poderosamente la atención que el video omita que Ferrer es uno de los 75 opositores encarcelados durante la Primavera Negra del 2003

Usando el testimonio de varias de sus presumibles víctimas, se identifica a Ferrer como un abusador consuetudinario que maltrata a los miembros de su propia organización. Para ilustrar su naturaleza belicosa, se muestra una lamentable imagen que publicó el propio Ferrer donde aparece con una ametralladora de juguete.

El material se completa con un debate sostenido con Edmundo García en el programa de María Elvira de la televisión de Miami. El habilidoso contrincante, cuyo nombre no es mencionado en el video, acusa de mercenario a Ferrer por recibir fondos de la Fundación Cubano Americana. En otro momento se ofrece el dato de que el líder de la Unpacu ha recibido 50.000 dólares de esta organización del exilio.

El Gobierno, que tiene el privilegio de tener cámaras en todas partes, muestra a Mara Tekach, encargada de negocios de la embajada estadounidense en La Habana, visitando a la esposa del opositor mientras una voz en off afirma que la diplomática dirige "personalmente" a Ferrer y lo instiga a cometer delitos.

Con el fin de demostrar que la desaparición que denunciaba su familia era falsa, se expone una escena en la que José Daniel Ferrer se encuentra con su esposa y sus hijos en la prisión de Aguadores, pero sin explicar al televidente que esa visita se produjo el 7 de noviembre debido a las denuncias realizadas cuando ya habían pasado más de 35 días sin que se conociera su paradero.

No es la primera vez que la televisión cubana expone este tipo de pruebas para desacreditar a los opositores. Cuando el preso político Armando Valladares tras 22 años en prisión quedó en una silla de ruedas, sus captores mostraron una filmación en la que aparecía haciendo ejercicios.

En medio de un proceso judicial, este audiovisual que ha sido pagado con el dinero del bolsillo de todos los cubanos crea un clima totalmente desfavorable para impartir justicia. Ahora, jueces, fiscales, testigos y hasta los guardias de prisión han sido influidos por una versión extremadamente negativa del acusado, sin haber podido acceder a otras versiones y explicaciones de los hechos.

En medio de un proceso judicial, este audiovisual que ha sido pagado con el dinero del bolsillo de todos los cubanos crea un clima totalmente desfavorable para impartir justicia

Se repite también una violación médica y al juramento hipocrático cuando uno de los doctores que presuntamente atendió a Ferrer se dirige a las cámaras para negar que haya sufrido algún deterioro físico durante su arresto y prisión. Lo cierto es que rompe aquellas palabras de Hipócrates que todo profesional de la salud debe llevar como una máxima de vida: "Guardaré secreto sobre lo que oiga y vea en la sociedad por razón de mi ejercicio y que no sea indispensable divulgar, sea o no del dominio de mi profesión, considerando como un deber el ser discreto en tales casos".

La declaración del doctor no ha sido ante un tribunal, sino que detalles de su historia clínica y su privacidad han sido vulneradas ante millones de televidentes por un profesional sanitario que debió proteger y deberse, antes que a nadie, al paciente que atendió.

La escena culminante del material es la que muestra a José Daniel Ferrer dándose golpes en la cabeza sobre una mesa para luego inculpar al interrogador. "Quiñones me está metiendo", grita el detenido y más adelante explica a alguien que no se ve. "Este hombre me acaba de agredir aquí, así a la cara. Me metió la cabeza contra la mesa esa".

Curiosamente mientras ocurre la autoagresión se ve de forma fragmentada la espalda de un hombre uniformado que contempla impasible la escena sin intervenir para evitarlo. Esa imagen es portada de Granma.

Esta breve secuencia deja una importante lección. En primer lugar todo opositor, activista, disidente y periodista independiente debe saber y actuar en consecuencia con el hecho de que cada vez que es arrestado, interrogado e incluso en muchos espacios de su vida pública y privada puede estar siendo filmado. Unas imágenes que aunque las haga una institución y una entidad policial, podrán ser reveladas en cualquier momento con fines políticos y partidistas.

La autolesión, que ha sido una práctica frecuente en presos políticos de todo el mundo, en este caso hace cuestionarse las declaraciones familiares del mal estado y la tortura física contra Ferrer, pero esto es un tema colateral en un proceso viciado por la falta de garantías que ha mostrado hasta ahora y la manipulación política que están haciendo el propio Estado y el Gobierno, acompañado en eso por todas las instituciones del país. Esas mismas que deberían representar a todos los cubanos amén del color ideológico que tengan.

La imagen en que golpea su cabeza contra la mesa tendrá un costo político para José Daniel Ferrer y para su organización opositora

La imagen en que golpea su cabeza contra la mesa tendrá un costo político para José Daniel Ferrer y para su organización opositora. Sin dudas, ayudará también a replantearse métodos, estrategias y herramientas de accionar cívico, para excluir cualquier acto que se acerque a la violencia, incluso cuando esta es autoinfligida. La transparencia y la verdad deben ser premisas en cualquier batalla por la democracia.

Hay imágenes que se quedan para siempre y lamentablemente esta es una de ellas. Ganarse a un posible electorado en el futuro democrático tendrá que pasar por desmontar esta secuencia, desmentir su autenticidad o trabajar duramente para aliviar sus efectos negativos. La autocrítica podría ser un primer paso para lograrlo.

Pero lo más importante es que hay un hombre que pronto será llevado ante un tribunal y su derecho al debido proceso ha sido vulnerado. Vulnerado, porque se ha creado un clima adverso en su contra, vulnerado porque se le ha difamado y calumniado en los medios sin derecho a réplica, vulnerado porque las instituciones que debían velar por su seguridad y por la equidad de la justicia han decidido ponerse del lado de sus acusadores.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 399