Ana Betancourt, la feminista cubana que se adelantó un siglo a su época

Abogó por los derechos de la mujer ante el grupo de hombres que redactó la Constitución de Guáimaro

Foto de archivo de Ana Betancourt de Mora (1832-1901) quien en 1869 proclamó la liberación y los derechos de la mujer y pidió la igualdad entre los géneros en Cuba. (EFE/Archivo)
Foto de archivo de Ana Betancourt de Mora (1832-1901) quien en 1869 proclamó la liberación y los derechos de la mujer y pidió la igualdad entre los géneros en Cuba. (EFE/Archivo)

(EFE).- "¡Llegó el momento de libertar a la mujer!" fue el reclamo con el que hace 150 años la cubana Ana Betancourt se adelantó a su tiempo y a otros iconos feministas, cuando abogó por los derechos de las mujeres ante el grupo de hombres que redactó la primera Constitución de la Isla.

El asombro de los padres de la independencia fue tal que, según historiadores, Carlos Manuel de Céspedes, el primer presidente de la República de Cuba en Armas contra España, aseguró entonces que "en Cuba el historiador del futuro tendría que decir que una mujer se adelantó un siglo a su época".

Sin embargo, poco se habla en los libros de texto sobre Betancourt (1833-1901), pese a su indudable relevancia en los orígenes del movimiento feminista cubano.

Poco se habla en los libros de texto sobre Betancourt (1833-1901), pese a su indudable relevancia en los orígenes del movimiento feminista cubano

Ahora, a 150 años de la Constitución de Guáimaro, firmada el 10 de abril de 1869 en esa localidad de Camagüey, el nombre de esta cubana vuelve a resonar entre los protagonistas de esos días históricos.

Su actitud, rara en una época en la que el rol de la mujer se reducía a ser madre y esposa, puede explicarse por el ambiente en el que nació: en el centro de una estrecha comunidad de familias criollas, ricas, cultas y muy influidas por el pensamiento revolucionario europeo de mitad del siglo XIX.

Ana María de la Soledad Betancourt Agramonte creció emparentada con patriotas por sus dos ramas familiares. Uno de sus parientes, Ignacio Agramonte, es uno de los próceres independentistas cubanos más relevantes.

Dentro de la alta sociedad de la villa de Santa María del Puerto del Príncipe, capital de la rica provincia ganadera de Camagüey, Ana llegó a ser admirada por sus "ojos negros y expresivos", su "fuerte espíritu" y "voz inalterable, de timbre dulce y severo".

"Es Anita una de las mujeres más elegantes y cultas", escribió de ella otro de sus familiares ilustres, Salvador Cisneros Betancourt, primer líder de la Cámara de Representantes insurrecta y dos veces presidente de la República de Cuba en Armas.

Su esposo, el abogado Ignacio Mora de la Pera, se convirtió, según la propia Ana, en su "maestro y mejor amigo", que la inspiró a estudiar ingles, francés e historia y le recomendó libros que pocas esposas leían entonces

Con 21 años emparentó por matrimonio con otra familia de independentistas. Su esposo, el abogado Ignacio Mora de la Pera, se convirtió, según la propia Ana, en su "maestro y mejor amigo" que la inspiró a estudiar ingles, francés e historia y le recomendó libros que pocas esposas leían entonces.

Hija, prima y mujer de "sediciosos", su hogar se volvió centro de conspiración tras la entrada, en noviembre de 1868, de Camagüey en la Guerra de los Diez Años (1868-1878).

"Úneme a tu destino, empléame en algo, pues, como tú, deseo consagrarle mi vida a mi Patria", se despide Ana de su esposo, que marchó a unirse al ejército mambí.

En su casona Ana guarda armas, hospeda emisarios, escribe proclamas, recopila información y ayuda a las familias de los soldados, hasta que se reúne con su marido para evitar la prisión.

La vida del matrimonio, acostumbrado a las comodidades, cambia radicalmente. Van de un campamento a otro hasta que llegan a Guáimaro en abril de 1869, poco antes de la histórica Asamblea Constituyente que redacta la primera Carta Magna.

Los registros sobre la participación de Ana Betancourt y su alegato en defensa de la mujer se contradicen.

Algunos historiadores afirman que presentó una petición por escrito, animada por su esposo, en favor de la igualdad de derechos para las mujeres cuando quedara establecida la República, mientras que otros aseguran que ella misma se dirigió a los asambleístas.

En una carta la propia Ana describió cómo, el 14 de abril de 1869, se dirigió a los insurrectos.

"Ciudadanos: aquí todo era esclavo; la cuna, el color, el sexo. Vosotros queréis destruir la esclavitud de la cuna peleando hasta morir. Habéis destruido la esclavitud del color emancipando al siervo. Llegó el momento de libertar a la mujer"

"Por la noche hablé en un mitin. Pocas palabras que se perdieron en el atronador ruido de los aplausos, creo que fueron poco más o menos las siguientes. Ciudadanos: la mujer en el rincón oscuro y tranquilo del hogar esperaba paciente y resignada esta hora hermosa, en que una revolución nueva rompe su yugo y le desata las alas", recordó.

Betancourt prosiguió. "Ciudadanos: aquí todo era esclavo; la cuna, el color, el sexo. Vosotros queréis destruir la esclavitud de la cuna peleando hasta morir. Habéis destruido la esclavitud del color emancipando al siervo. Llegó el momento de libertar a la mujer".

Sin embargo, pasarían todavía más de cien años para que por primera vez una Constitución cubana (1976) prohibiera la discriminación por motivos de sexo y garantizara la igualdad salarial y de oportunidades entre hombres y mujeres.

La vida extraordinaria de Ana Betancourt no termina en Guáimaro, el único registro sobre ella en los libros de texto de Historia de Cuba.

Fue capturada por las fuerzas españolas en 1871 tras asegurar el escape de su esposo, ya con grado de coronel, y fue sometida a un simulacro de fusilamiento y al cautiverio por tres meses atada a una ceiba como carnada para capturar a su marido.

A los 68 años muere en Madrid, el 7 de febrero de 1901. Sus restos fueron repatriados a Cuba en 1968, en el centenario de la Guerra de los Diez Años

Enferma de reumatismo y tifus, escapa y se embarca hacia el exilio, adonde le llegan en 1875 noticias del fusilamiento de Ignacio Mora, al que no volvió a ver.

Después de un largo peregrinaje por México, Estados Unidos y Jamaica, llega a España en 1889. En junio de ese año empieza a copiar el diario de su esposo, botín de guerra del general de brigada español Juan Ampudia.

A los 68 años muere en Madrid, el 7 de febrero de 1901. Sus restos fueron repatriados a Cuba en 1968, en el centenario de la Guerra de los Diez Años.

En lugar de ser enterrada en su natal Camagüey, Ana Betancourt reposa hoy en Guáimaro, el lugar donde entró a la historia.

Desde 1982 su memoria se preserva en un mausoleo en la plaza de la pequeña ciudad, donde se ha vuelto tradición que las parejas de recién casados depositen el ramo en recuerdo a la épica historia de amor y al legado del icono feminista cubano.

_________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 3