Díaz-Canel apela a los que "no han llegado a comprender" el Código de las Familias cubano

El mandatario pide en la Televisión Cubana el sí "por la unidad, por la Revolución, por el socialismo"

Díaz-Canel en su encuentro de este jueves sobre el Código de las Familias. (Presidencia Cuba)
Díaz-Canel en su encuentro de este jueves sobre el Código de las Familias. (Presidencia Cuba)

Miguel Díaz-Canel apeló al sentimentalismo este jueves ante la Televisión Cubana para pedir el voto afirmativo al Código de las Familias que se someterá a referendo este domingo. El dirigente cerró su alegato sin atreverse a mostrar su convencimiento en el resultado, aunque sí dijo estar "seguro de que el 25 de septiembre, cubanas y cubanos libres, soberanos y dueños del destino elegido, ejerceremos nuestro derecho al voto".

"Votar sí es decir sí por la unidad, por la Revolución, por el socialismo. Y decir sí por Cuba", reclamó Díaz-Canel en su particular cierre de campaña. El acto tuvo un formato de encuentro en el que participaron una veintena de personas muy distintas –educadores, médicos, psicólogos, juristas, adultos mayores, abuelas, personas discapacitadas, religiosos, artistas, deportistas, estudiantes, representantes del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), de la Red de mujeres lesbianas y bisexuales, de la Red Humanidad por la Diversidad, Red de personas trans– pero todas con el nexo común de estar a favor de la ley.

Díaz-Canel recurrió a Martí para llamar al voto por el sí y citó su frase "que el amor sea la moda, y que se marque a quien no ame para que la pena lo convierta"

Varias de ellas hicieron su intervención para destacar alguno de los, a su juicio, cambios positivos que traerá, aunque el centro del acto era el gobernante, que presentó el Código como "una obra monumental, por la cantidad de saberes y experiencias que lo conforman; y por una singularidad maravillosa: convirtió el amor en ley, el afecto en ley".

Díaz-Canel recurrió a Martí para llamar al voto por el sí y citó su frase "que el amor sea la moda, y que se marque a quien no ame para que la pena lo convierta".

Conocedores de que parte de las críticas procede de un sector que acusa al régimen de querer lavar su imagen tras haber sido homófobo de manera activa, llevando, incluso, a campos de trabajo forzado a homosexuales, varios participantes reivindicaron el derecho a rectificar. Entre ellos estaba el periodista Francisco Rodríguez Cruz , conocido como Paquito de Cuba, que habló de una "reparación colectiva" ante las posiciones discriminatorias que hayan podido existir antes.

A petición de Díaz-Canel, el comunicador leyó un post que había escrito en el que instaba a votar pensando solo en el contenido de la ley. "Les pido entonces que no dejen que los descontentos, las necesidades, los desencuentros, las discrepancias políticas o de cualquier otro tipo, las de antes o las de ahora, determinen en el bien que podemos hacernos", instó.

En la misma línea se expresó Ana María Álvarez-Tabío Albo, profesora titular de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, que subrayó que con el texto "se salda la deuda nuestra con todos los que han sido discriminados".

El presidente cubano quiso recordar que el Código de las Familias no aborda solo el matrimonio igualitario sino que también se centra en los mayores, los cuidados, los derechos de las personas con discapacidades, el fin del matrimonio infantil, la obligación de dar alimentos, la guarda y protección o la autonomía, entre otras cuestiones.

"Se puede discrepar honestamente de alguno o más artículos del Código, pero sería un error negarlo todo por eso", reflexionó

"Se puede discrepar honestamente de alguno o más artículos del Código, pero sería un error negarlo todo por eso", reflexionó.

Pese a ello, Díaz-Canel sabe que el matrimonio para personas del mismo sexo es uno de los epicentros del debate, por eso también quiso que hubiera personas religiosas en el acto. Habló entonces un representante de la comunidad hebrea –descendiente de polacos– que expuso que su modelo de familia está contenido en el Código de las Familias, aunque haya otros, y señaló su solidaridad con otros modelos comparándolos con la persecución al pueblo judío. "Nosotros sabemos lo que es la exclusión. El común denominador de la exclusión ha sido el odio, que va contra toda lógica". No se refería a la exclusión ideológica.

El presidente insistió en dirigir su mensaje hacia las personas más próximas a posturas religiosas que rechazan algunas de sus novedades. "Hay personas de doctrina y de fe que, con todo derecho, defienden su concepción y, lamentablemente, no han llegado a comprender que el Código no niega sus derechos. El Código lo que hace es proteger el tipo de familia que ellos defienden, pero también otros tipos de familia que existen", siguió.

También estuvo en el encuentro Mariela Castro, diputada y directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), cuyas palabras la prensa oficial ha calificado de "especialmente emotivas" –un término, junto al de "conmovedor", profusamente empleado en la nota de Cubadebate sobre el evento. "Estamos a punto de dar un salto revolucionario sin precedentes en el plano del Derecho familiar", dijo la hija de Raúl Castro.

"No impone, no obliga, no decreta que deba existir algún tipo de familia en particular. Reconoce todas las que existen, inspiradas en el amor y otros sentimientos humanos"

Todo ello ocurrió antes de que Miguel Díaz-Canel hiciera su discurso de cierre recordando que el reconocimiento a otro tipo de familias que otorga el Código no establece un único modelo. "No impone, no obliga, no decreta que deba existir algún tipo de familia en particular. Reconoce todas las que existen, inspiradas en el amor y otros sentimientos humanos. Negar la existencia de otros tipos de familia es un acto de exclusión que daña y atrasa", repitió.

Además, el mandatario pidió que no se nieguen los derechos fundamentales de millones de cubanas y cubanos. "Sería quedarnos en el siglo XX, cuando transitamos ya la tercera década del siglo XXI", aunque no se refería al pluralismo político. "El sí es ahora y no más adelante", aclaró.

"El Código de las Familias plantea ante todo el respeto al ser humano, el respeto a todas y todos (...) da las garantías que nos permiten constituir una familia, disfrutar una vida familiar libre de discriminación y violencia, nos da la oportunidad de ser felices, el derecho a existir y a ser reconocidos". Lo que no llegó a explicar en las dos horas de programa fue por qué esta norma se somete al voto. Esta y no otra.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0