Los vecinos de Calimete denuncian los efectos del vertido de petróleo

El ministerio sostiene que no hay impacto medioambiental, pero los afectados discrepan

El vertido se dispersó por las calles de la comunidad azucarera. (Cubadebate)
El vertido se dispersó por las calles de la comunidad azucarera. (Cubadebate)

El pasado sábado, un vertido de 268.000 litros de petróleo en las instalaciones del central azucarero Jesús Rabí invadió las calles de Calimete (Matanzas). La prensa oficial informó 24 horas más tarde del derrame, cuando la situación estaba bajo control, según afirmaron las autoridades, aunque los vecinos no ven tan cerca la solución.

"El olor es insoportable y casi nadie puede salir de la casa porque así no se puede caminar, resbalas o se te quedan los zapatos pegados", cuenta vía telefónica María de los Ángeles García, una vecina del poblado que cree que el pueblo "va a demorar en volver a ser el mismo de antes".

"El olor es insoportable y casi nadie puede salir de la casa porque así no se puede caminar, resbalas o se te quedan los zapatos pegados"

El vertido se registró al producirse una avería en un depósito de combustible destinado a la producción de alcohol en la destilería ubicada junto al central, según dijo el director de la Unidad Empresarial de Base Azumat, Eric Minoldi Pérez, a Granma.

La rotura de la base del tanque provocó el derrame del combustible, que se dispersó por las calles de Calimete, donde unas 24 horas más tarde fuerzas especializadas habían recuperado alrededor de la mitad del petróleo derramado, unos 135.000 litros.

Según el directivo de Azumat, el petróleo recuperado se enviará a varias refinerías para ser reutilizado, pues, asegura, no ha perdido sus parámetros de calidad.

Minoldi también indicó que, tras finalizar la recogida del combustible y el saneamiento del área donde se vertió, los niveles de hidrocarburo a todo lo largo del sendero contaminado se mezclarán con grava para su uso como impermeabilizante en caminos de la zona. También se abrieron fosas para la evacuación del petróleo a 500 metros del área donde se originó el derrame.

"Lo que más está sufriendo la gente ahora mismo es que toda la vida de Calimete está parada", agrega García. "Los niños no han podido retomar las clases, si alguien tiene una emergencia médica no se sabe cómo trasladarlo hasta el policlínico porque la mayor parte de las calles están intransitables".

Para Lázaro Puentes, otro residente en la localidad, el problema puede ser mayor a largo plazo. "Muchas casas aquí tienen sus propios pozos para el suministro de agua y ya hay varios vecinos que se quejan de que no pueden consumir ese agua porque está contaminada con petróleo". Para quienes tienen animales, como chivos, carneros y gallinas el derrame también ha significado un gran problema.

"Han muerto muchas gallinas que se han quedado atrapadas en el petróleo y después no se pueden ni comer porque quedan todas embarradas y con mucha peste", detalla

"Han muerto muchas gallinas que se han quedado atrapadas en el petróleo y después no se pueden ni comer porque quedan todas embarradas y con mucha peste", detalla. La familia de Puentes trabajó por décadas vinculada al ingenio azucarero Jesús Rabí desde donde se produjo el vertido. "Este central era nuestra vida pero ahora se ha convertido en nuestra desgracia".

Violeta prefiere no dar su nombre real y cree que lo ocurrido parte de la negligencia y la falta de mantenimiento del central azucarero. "Ese tanque estaba en muy mal estado, al central no van inspecciones y en esta época está moliendo, la gente aquí se ha quejado por todas partes y esto no es nuevo, porque son décadas en las que se ha filtrado el combustible en el suelo".

El problema de los vertidos constantes, de mucha menor envergadura del ocurrido el sábado pasado, se ha vuelto prácticamente una rutina en Calimete. "Aquí cuando la gente tiene que cocinar en el patio porque no hay electricidad no necesita otra cosa que abrir un hueco en la tierra y prender fuego porque el petróleo está por todos lados".

Pero los problemas que genera el ingenio no quedan ahí. "Hay unas lomas de bagazo que antes se usaba en hacer muebles pero como ya esa industria no funciona se acumulan en un parque aledaño a la destilería y todo el batey siempre se está respirando ese bagacillo que se queda en el aire". Concluye categóricamente, "ese central es un desastre"

Aunque el delegado del Ministerio reconoció la trascendencia del suceso, aseguró que hasta ahora no existen indicios de que el accidente haya causado un impacto sobre el medioambiente

Aunque el delegado del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), Oscar García, reconoció la trascendencia del suceso, aseguró que hasta ahora no existen indicios de que el accidente haya causado un impacto sobre el medioambiente o las áreas agrícolas en torno a la fábrica.

Directivos de la empresa azucarera, del Instituto de Recursos Hidráulicos, el Citma y el Ministerio del Interior afirmaron que trabajan para determinar las causas y los daños del accidente, aunque las evaluaciones preliminares descartan daños al manto freático.

Este derrame de petróleo se suma a otros ocurridos en las bahías de Cienfuegos y Matanzas en junio y octubre del año pasado, que motivaron que las autoridades dispusieran la instalación de barreras de contención en los lugares más expuestos a vertidos accidentales.

_________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 9