Un brote de tiña infantil mantiene en alerta Candelaria

La falta de medicamentos está retrasando la curación de la treintena de niños infectados y varias guarderías permanecen cerradas

Círculo infantil estatal en Candelaria, donde se han detectado 15 casos de niños infectados con tiña. (14ymedio)
Círculo infantil estatal en Candelaria, donde se han detectado 15 casos de niños infectados con tiña. (14ymedio)

Un brote de tiña entre niños ha obligado a cerrar varias guarderías privadas y a hacer controles sanitarios en círculos infantiles estatales y escuelas en Candelaria, Artemisa. Los infantes contagiados suman más de 30, según confirma a 14ymedio una trabajadora del Instituto Nacional de Higiene, Epidemiología y Microbiología de la zona.

"En las últimas dos semanas se ha propagado la epidemia desde el círculo infantil hasta escuelas primarias y secundarias", revela a este diario la misma fuente, que prefirió el anonimato. La empleada del organismo detalló que la situación ha tomado desprevenidas a las autoridades sanitarias, más acostumbradas a los brotes de sarna y piojos.

La tiña es un grupo de afecciones de la piel que son causadas por hongos. La variación que se ha presentado en Candelaria afecta el cuero cabelludo y "provoca en un inicio la aparición de pequeñas ampollas de líquido claro, es más común en niños y ancianos pero puede ocurrir a cualquier edad", explica el especialista en dermatología, Rolando García.

La empleada del organismo detalló que la situación ha tomado desprevenidas a las autoridades sanitarias, más acostumbradas a los brotes de sarna y piojos

El tratamiento contra la tiña capitis, como se conoce a la que aparece en la cabeza, se realiza con cremas antimicóticas aplicadas directamente a la piel, pero también se requiere medicación administrada por vía oral que, en las farmacias, brilla por su ausencia.

"Hace una semana le pusieron el tratamiento a mi hijo y todavía no he podido comprar el medicamento, porque no ha entrado a la farmacia", lamenta Olga, madre de uno de los infantes contagiados. "Solo me queda hervir bien sus cosas y bañarlo con hierbas para aliviar la picazón hasta que aparezcan la crema y las pastillas orales".

En los pacientes con tiña capitis, los cabellos infectados por el hongo se debilitan y forman capas con escamas en el cuero cabelludo que producen picor . Si el niño se rasca, contribuye a propagar el hongo.

"Las altas temperaturas a las que estamos expuestos durante el verano, la falta de higiene tanto personal como pública y el alto número de animales merodeando por las calles son condiciones más que suficientes para que esta epidemia y otras tantas circulen por el ambiente", sentencia García.

Por el momento, buena parte de las familias candelarienses han dejado de llevar a sus hijos a los centros escolares y círculos infantiles por temor al contagio. Las visitas al barbero se han incrementado ante el temor de contraer la enfermedad. Mientras, los inspectores de Salud Pública han lanzado una ofensiva de revisión de las guarderías privadas para detectar cualquier comportamiento que actuar como campo de cultivo para la tiña.

En los círculos infantiles estatales y las escuelas se están realizando desde la pasada semana revisiones matutinas para detectar posibles casos

En los círculos infantiles estatales y las escuelas se están realizando desde la pasada semana revisiones matutinas para detectar posibles casos. También se han llevado a cabo numerosas reuniones con los padres a las que ha asistido personal de salud para advertir sobre la situación y tomar medidas que eviten la propagación.

Entre las acciones que se están implementando está la de limpiar con cloro o formol las aulas y salas comunes, junto a la recogida y posterior sacrificio de animales callejeros.

"La falta de higiene o el contacto con perros y gatos infectados son fuentes de transmisión. Las áreas más afectadas del cuerpo suelen ser, el tronco, la ingle, el rostro los brazos y la cabeza, siendo esta la más visible, ya que provoca la caída del cabello", explica García.

"Nos informaron en una reunión de que esta epidemia comenzó por un niño que contrajo la enfermedad", cuenta Dayana, madre de una niña pequeña. "En el círculo infantil se dieron cuenta que algo no iba bien y lo mandaron para la casa, pero la madre lo llevó a una guardería particular con gorra para que no se le vieran las marcas en la cabeza y allí se difundió", asegura.

Las autoridades sanitarias procedieron al cierre de la guardería y la suspensión de la licencia temporal para la dueña del negocio. Sin embargo, la propagación de la enfermedad continuó

Las autoridades sanitarias procedieron al cierre de la guardería y la suspensión de la licencia temporal para la dueña del negocio. Sin embargo, la propagación de la enfermedad continuó y en el principal círculo infantil del poblado más de 15 niños se encuentran infectados y no pueden asistir durante al menos 30 días.

"Estamos tratando el tema con sumo cuidado para no tener que cerrar. Sabemos que muchas madres dependen de nosotros para poder trabajar, lo principal es la higiene y estar alerta ante cualquier síntoma para detectar los contagiados y evitar la propagación. Eso ya lo estamos haciendo", asegura una trabajadora del lugar.

Los especialistas consideran que los primeros 45 días son el tiempo de mayor probabilidad de contagio, pero según el grado de gravedad, la enfermedad puede tardar hasta tres meses en curarse. "No es necesario el ingreso en un hospital, pero sí en la casa con tratamiento médico", indica una enfermera.

___________________________________________________________________________

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 48