Con un 50% de chícharos, el 'buchito' cubano ya no es café

Si las cafeteras explotan es porque se comete el “grave error” de prensar la mezcla con la cuchara en el filtro

La exportación de café se ha convertido en una de las prioridades del Estado cubano pero en la Isla es difícil encontrarlo en los mercados. (14ymedio)
Las autoridades piden que no se prense el café al prepararlo, pues con los chícharos se puede llegar a producir una explosión en la cafetera. (14ymedio)

La recogida del café apremia en Villa Clara. Las lluvias provocadas por los efectos del huracán Eta han hecho que la Empresa Agroforestal Jibacoa incentive a trabajar a cosecheros, a los que paga a diario, y voluntarios. Todo por la salvación de un café "de primerísima calidad" que será destinado mayoritariamente a la exportación, según admitió este lunes Granma.

La noticia se conocía solo un día antes de que el también oficialista Cubadebate dedique este martes un especial sobre el café de bodega, mezclado con chícharos al 50%, una medida que lleva décadas practicándose a pesar de que la Organización Internacional del Café indica que no puede calificarse de café ningún producto que lleve más de un 5% de otra materia mezclada.

Los incentivos económicos crearon "una motivación adicional para sumar nuevas fuerzas al empeño de contribuir a lograr las 150 toneladas de café destinadas al comercio interno y externo, antes de concluir el año"

La prensa oficial informó de la movilización que se produjo el pasado sábado para la recogida del grano ante la emergencia de completar el trabajo en tres o cuatro días, según dijo Pedro Blanco Méndez, director general de la Empresa Agroforestal Jibacoa. De las 8.000 latas (son 20 libras por lata) que estaban madurando a la llegada de Eta, el 65% se habían cosechado, aunque la otra parte se perdió en el fango. Ese grano es el que quieren salvar, planificando zonas de recogida y redoblando el esfuerzo.

Según Granma, los incentivos económicos crearon "una motivación adicional para sumar nuevas fuerzas al empeño de contribuir a lograr las 150 toneladas de café destinadas al comercio interno y externo, antes de concluir el año".

En la Isla se quedará lo justo, suficiente para que llegue a la venta racionada tras mezclarse a partes iguales -"fifty-fifty", insiste Cubadebate- con chícharos. "Los cubanos tomamos café porque el alma se nos 'enciende'", reza el texto, en el que se confirma que el producto adquirido en las bodegas se compone de un 50% de arábigo o robusta y 50% chícharo.

Para más inri, el 50% que sí es café viene en su mayoría de Brasil y México (curiosamente, Granma no incluye a Vietnam, que es el principal suministrador de Cuba) aunque, "en ocasiones se usan algunas cantidades provenientes de la producción nacional, sobre todo de Guantánamo, Santiago de Cuba, y Cienfuegos". Ni rastro del producto de primerísima calidad villaclareño promocionado un día antes en Granma.

El reportaje intenta dar respuesta a las críticas recibidas por el café de venta en bodega, comercializado bajo la marca Hola, surgidas tras la publicación de una entrevista a Antonio Alemán Blanco, director general de la Empresa Cuba-Café, el pasado octubre. En ella, el funcionario admitía que la oferta no podrá satisfacer la demanda hasta al menos finales de año. Ni siquiera en la venta liberada ni en las tiendas en divisas.

Llovieron las quejas entre los lectores que pusieron en duda la calidad de un producto que llegaba al punto de hacer estallar sus cafeteras

Alemán Blanco dijo que destinaban un 85% a la canasta, intentando al menos garantizar el producto a ese segmento, a lo que llovieron las quejas entre los lectores que pusieron en duda la calidad de un producto que llegaba al punto de hacer estallar sus cafeteras.

Cubadebate intenta replicar esa sensación generalizada entre los consumidores sosteniendo que el grano se supervisa y que hay catadores especializados que prueban el producto antes de que se ponga a la venta.

Para ello recurren al testimonio de la jefa del laboratorio de control de calidad en la Torrefactora de Cabaiguán, Suleika González Méndez que explica que se comprueba que el grano "del café y del chícharo" que reciben cumpla con las exigencias fijadas.

Ricardo René Pérez Pérez, director de la Torrefactora, añade que también se testa la calidad después del tueste y si algo va mal se detiene el proceso y recomienzan. En la torrefactora hay nueve catadores y un laboratorio que controla el olor, sabor y aspecto del producto. Por último se realiza otro control de cada lote de café terminado repitiendo el proceso y se guardan muestras durante un tiempo para posibles reclamaciones, indican.

Con todo esto cabría esperar que el café, o más bien esa mezcla a la que consideran café, sea de buena calidad. Pero los consumidores se quejan de que no sale bien y sus cafeteras llegan a explotar. La culpa, claro, es suya, por prepararlo de manera inadecuada.

Si la misma operación se realiza con café de verdad, admite la experta, casualmente, eso no ocurre: "La diferencia está en el chícharo, que no permite ni asimila bien que usted lo compacte dentro del portafiltro"

"La gente no lo cree o se ríe de la ciencia, pero una de las causas del mal colado en los hogares es que no se tiene en cuenta la proporción de agua en correspondencia con las onzas o gramos del café que empleamos", dice González Méndez. A su juicio, es "un grave error" prensar el café presionando con la cuchara en el filtro.

Sin embargo, si la misma operación se realiza con café de verdad, admite la experta, casualmente, eso no ocurre: "La diferencia está en el chícharo, que no permite ni asimila bien que usted lo compacte dentro del portafiltro", reconoce.

El texto acaba con el toque personal de su autor, Yosdany Morejón Ortega que, aunque se muestra optimista ante un futuro con café de verdad reconoce que el presente no es halagüeño. "Es cierto además que al final del día el buchito de café sigue sin alcanzar y sin aparecer en el mercado interno. No esgrimo justificaciones, ni intento tapar el sol con un dedo, no es mi objetivo".

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 16