Las familias cubanas se preparan para “unas largas vacaciones” escolares

Los padres, cansados de ejercer de maestros, reciben con resignación la fecha de repertura de las aulas en septiembre

Los niños llevan sin ir a clase desde finales de marzo y algunos padres están desesperados. (14ymedio)
Los niños llevan sin ir a clase desde finales de marzo y algunos padres están desesperados. (14ymedio)

"Cuando vi la noticia de la ministra en la Mesa Redonda me dije: uffff, serán unas largas vacaciones". Alicia Díaz, vecina del municipio de Playa y madre de una pequeña de ocho años sintió un ligero vértigo cuando escuchó a la titular de Educación, Ena Elsa Velázquez Cobiella, anunciar en la televisión nacional que las aulas no se abrirán hasta septiembre, ya al inicio de un nuevo curso escolar.

"Teniendo en cuenta las condiciones epidemiológicas, la necesidad de evolucionar a un estado cada vez más favorable y la prioridad que tienen para nosotros los estudiantes, es aconsejable reiniciar las actividades docentes en las instituciones educacionales a partir del mes de septiembre", aclaró Velázquez por fin ante las cámaras.

Díaz está, pese a todo, entre los padres que han soportado mejor la difícil tarea de convertirse en maestros durante la cuarentena, porque su hija, asegura, es muy responsable.

"Mi hija se levanta solita y enciende el televisor a la hora de su clase. Si tiene alguna duda me pregunta y, claro, le respondo siempre dentro de mis posibilidades"

"Mi hija se levanta solita y enciende el televisor a la hora de su clase. Si tiene alguna duda me pregunta y, claro, le respondo siempre dentro de mis posibilidades. Además, tenemos la suerte de que su maestra ha creado un grupo de WhatsApp para responder a todas las inquietudes que nos puedan aparecer en el camino a las madres del aula", cuenta a 14ymedio.

Desde finales de marzo pasado, cuando las aulas cerraron para frenar el avance del covid-19, los padres, tutores y abuelos han asumido la tarea de mantener la continuidad de estudios en la mayoría de las asignaturas de todos los niveles de enseñanza con el apoyo de las teleclases.

Para Olga, residente en un albergue del municipio habanero de Plaza de la Revolución, la experiencia ha sido muy distinta a la de Alicia. "Mi hijo está en séptimo grado, estuvo los primeros días pendiente porque yo lo obligaba a despertarse temprano, pero se volvió un infierno lograr que mantuviera la atención al televisor y me cansé. No pude más, que sea como Dios quiera. Yo he ido copiando las orientaciones de los trabajos que tiene que entregar y entre los dos hemos adelantado algo. Lo que más me preocupa es la matemática, en eso lo veo perdido y ahí en esa materia yo no lo puedo ayudar".

Según cuenta, el profesor de matemática de su hijo ha llamado por teléfono a todas las madres -rara vez los padres se dedican a estos asuntos- para ver si tienen alguna duda sobre los deberes o sobre las materias, pero ella, "por desgracia", no tiene celular ni una línea de la telefonía fija. "Ojalá pudiera comunicarme todo el rato con el maestro para aclarar mis dudas pero no, me toca quedarme con la duda".

Sentada a pocos metros, en un banquito de madera sucio y remendado, una mujer mira a Olga con cara de pocos amigos e interviene. "Esto no ha sido lo mismo para todas, no sé de qué te quejas si tu hijo es un santo y además es él solo. Yo me las tengo que ver con mi pandilla completa. Estoy a punto de darme un tiro", remata llevando a su sien dos de los dedos de su mano derecha.

La mujer se levanta y se desahoga en un discurso que lleva a tres vecinos a asomarse a la ventana. "Tú sabes que los míos son cuatro: la chiquita, que está en tercero; los jimaguas, que están en quinto; y la grande, que está en octavo grado. Ninguno de ellos tiene la cabeza en la escuela ahora mismo y yo soy una sola, no puedo multiplicarme para ver todas esas Teleclases. Al principio lo intenté, pero son muchas y mi cabeza no me da para eso. Además, no tengo tiempo, porque tengo también que salir a luchar la comida. Ahora mismo mira donde están todos", se queja y señala para la entrada del albergue donde los niños se agrupan alrededor de una bocina donde se escucha reguetón a todo volumen.

La ministra aseguró el martes que las actividades docentes continuarán durante dos semanas más a través de los canales de la televisión, especialmente Educativo y Tele Rebelde, y recordó que la web oficial Cubaeduca y la aplicación MiclaseTV alojan gratis todos los contenidos que se han impartido. Pero esta es una posibilidad que queda lejos de las familias con pocos recursos.

Cubaeduca y la aplicación MiclaseTV alojan gratis todos los contenidos que se han impartido. Pero esta es una posibilidad que queda lejos de las familias con pocos recursos

"En el momento adecuado los estudiantes también podrán disfrutar del periodo de vacaciones", dijo Velázquez Cobiella, que añadió que ya se están modificando los planes de estudio para el curso escolar 2020-2021.

Una maestra de primaria residente en Luyanó, que prefiere mantenerse en el anonimato, asegura que tiene a la mayoría de sus alumnos "bajo control" vía WhatsApp. "Internet ha sido una gran ventaja en esta situación, todos los días que hay Teleclases hablamos en el grupo que yo misma creé sobre las orientaciones que se dieron y ahí las madres van dejando sus dudas, algunos los he tenido que monitorear llamando a un fijo porque no tienen datos móviles en el celular pero la verdad que son los menos", aclaró.

Los últimos brotes de coronavirus detectados en La Habana mantienen en alerta a las autoridades, que han anunciado hasta la fecha un balance de 2119 casos y 83 fallecidos. Miguel Díaz-Canel señaló que "si bien el país ya está preparando toda la estrategia de la etapa de recuperación de covid-19, esta no podrá ser aplicada hasta que estemos bien seguros de que hay un control exacto de la epidemia". Espera un largo verano a las familias, que lo empezaron ya en marzo.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0