Los fósforos salen del mercado racionado

La venta liberada estará restringida, sin embargo, a una cantidad determinada

En lugar de madera, los fósforos que se han vendido por el racionamiento están conformados por un cuerpo de papel parafinado, pequeño y muy delgado. (Facebook/Mis Cajas de Fósforos)
En lugar de madera, los fósforos que se han vendido por el racionamiento están conformados por un cuerpo de papel parafinado, pequeño y muy delgado. (Facebook/Mis Cajas de Fósforos)

El Gobierno cubano anunció este viernes que los fósforos saldrán del mercado racionado a partir de este agosto. Sin embargo, la venta liberada estará restringida a una cantidad determinada por cada cliente, según detalla la prensa oficial.

Los ciudadanos han comprobado en los últimos meses una escasez creciente de este producto, gestionado en la Isla por la Empresa Nacional del Fósforo (Enfos). Y es que el 80% de los insumos con los que se producen dependen de las importaciones. Reducidas estas debido a la pandemia del covid-19, la industria tuvo que rebajar su previsión de producción de 42 millones de cajetines en 2020 a 22,8 millones.

Blanco de los humoristas, dolor de cabeza en las cocinas dada su mala calidad y causante de más de una camisa quemada, el fósforo cubano, al igual que el pan del racionamiento, es de los productos peor valorados y más vilipendiados de la industria nacional. Hasta el punto de que en muchas casas mantienen por días la hornilla de gas encendida en ausencia de fósforos o debido a su escasa efectividad.

Incluso en los años de bonanza del subsidio soviético, la venta y distribución de fósforos estuvo supervisada muy de cerca

"Pierden la cabeza", lamentan muchos clientes que deben recurrir al producto nacional. Otros se quejan de que el palillo se dobla cuando se intenta encender, las lijas están tan húmedas que no logran sacar chispa, las cajas se desarman o no se logra generar una llama.

En lugar de madera, los típicos fósforos que se han vendido por el racionamiento en la Isla están conformados por un cuerpo de papel parafinado, pequeño y muy delgado. Esto aumenta las posibilidades de que se doble y falle durante el raspado.

Uno de los más populares humoristas de los años 80, Héctor Zumbado, describía así la tensa relación de los cubanos con los fósforos en un texto con el título Amor a primer añejo: "Me puse la mano en la cabeza, después en el bolsillo, saqué nerviosamente un fósforo, me lo puse en la boca y rallé el cigarro contra la lija. No prendió". Lo sentenciaba como podría hacerlo cualquier cliente actual.

Además de ser de mala calidad, la venta de fósforos ha estado siempre estrechamente controlada. Los cubanos achacan este control a su posible uso en acciones de protesta. Lo cierto es que, incluso en los años de bonanza del subsidio soviético, la venta y distribución de fósforos estuvo supervisada muy de cerca y las cantidades que un individuo podía adquirir fueron siempre escasas.

En los últimos años, con el aumento del número de mulas que viajan al extranjero para traer mercancías que vender en el mercado negro, ha proliferado la oferta de fósforos importados en las redes informales, pero muchas aerolíneas tienen restricciones para transportar cajas de esta mercancía en el equipaje personal, por lo que incluso su llegada a la Isla resulta complicada.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 11