La más magistral de todas las colas

Los parques en Sancti Spíritus están vacíos: a nadie se le ocurre sentarse en un banco a perder el tiempo

"La más magistral de todas las colas": a la derecha, la del aseo personal; a la izquierda, la del pollo. (14ymedio)
Dos colas en una: a la derecha, la del aseo personal; a la izquierda, la del pollo. (14ymedio)

Los parques están vacíos en Sancti Spíritus. A nadie se le ocurre sentarse en un banco, por temor a las multas, pero tampoco perder el tiempo en una plaza, porque el imperativo es usar las horas en que se puede estar en la calle en buscar comida. Dos largas filas al costado de una céntrica esquina marcan esas urgencias.

Este viernes, se pudo observar lo que un vecino calificó de "la más magistral de todas las colas", dos colas en una: a la derecha, la multitud se aglomeraba para comprar productos de aseo personal, y a la izquierda, para comprar pollo. Todo, con previa presentación de la libreta y por el mercado racionado.

"¿Para la cola del jabón o la del pollo?", se debaten muchos que entienden que apostar por lo más probable no significa lograr lo más necesario

La ciudad, que hasta hace poco parecía haberse salvado del repunte del covid-19 en la Isla, ahora vuelve a estar bajo estrictas medidas que regulan el tiempo que sus residentes pueden pasar en la calle. La premisa es lograr comprar lo necesario en las pocas horas en que se permite la circulación pública.

"¿Para la cola del jabón o la del pollo?", se debaten muchos que entienden que apostar por lo más probable no significa lograr lo más necesario. "La cola que se hace es la que puede lograrse, la otra es tiempo perdido", reflexiona un antiguo parroquiano que pasaba sus horas en el parque central de la ciudad con una botella de ron en la mano pero que ahora prefiere ganarse algo de dinero como colero.

Parque Serafín Sánchez, de Sancti Spíritus, este viernes. (14ymedio)
Parque Serafín Sánchez, de Sancti Spíritus, este viernes. (14ymedio)

A pesar de las persecuciones contra acaparadores, revendedores y coleros, la policía no logra controlar lo que es parte del paisaje espirituano. "Las colas son más largas y ahora hay más policías pero al final son las colas de toda la vida", apunta el espontáneo comerciante. Ya habrá tiempo para regresar a las plazas. Ahora la vida transcurre en las esquinas, a la sombra de alguna tienda o mercado.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4