Una familia opositora acusa al arzobispo de Holguín de "criminal" por negarle refugio

"No creen lo que les expreso: que las autoridades me comentan que ‘no les va a pasar nada cuando regresen a la casa’”, contestó Aranguren

La familia Miranda Leyva ante el Obispado de Holguín. (Cortesía)
La familia Miranda Leyva ante el Obispado de Holguín. (Cortesía)

La familia opositora Miranda Leyva ha acusado al obispado de Holguín de negarle refugio tras un ataque a su vivienda perpetrado, según su testimonio, por miembros de la brigada de respuesta rápida que organizan actos represivos de apoyo al Gobierno.

"Desde ayer a las siete de la mañana estamos plantados en huelga de hambre en el obispado de Holguín", dijo este lunes a 14ymedio Fidel Batista Leyva. "El obispo Emilio Aranguren no nos ha dado ni agua y nos niega ir al baño. Es un cínico y un criminal, nos miró haciendo el gesto de lavarse las manos y dijo que lo único que puede hacer por nosotros es llevarnos donde vivíamos, pero que él no puede asegurar que no nos pase nada", denuncia. "Vinimos buscando refugio porque destrozaron la casa y nos están esperando allá para matarnos. Esto es el salvaje oeste, aquí no hay ley ni orden". Aranguren, además de ser arzobispo de Holguín, es el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba.

La casa de la familia Miranda Leyva fue atacada la noche de este sábado por un grupo de personas que incendiaron la cocina y rompieron puertas y ventanas. El grupo, formado por cuatro adultos y dos niños, huyó de la vivienda por el tejado mientras los atacantes seguían golpeando, armados con machetes y barras de hierro, muebles y enseres del hogar.

"Nosotros nos salvamos porque subimos para una segunda planta de unos vecinos, a los que después también le hicieron acto de repudio. Allanaron la vivienda y nos quemaron la cocina"

Batista Leyva asegura que fue un acto de repudio organizado por el teniente coronel Alejandro, jefe de la unidad de enfrentamiento de la Seguridad del Estado. "Nosotros nos salvamos porque subimos para una segunda planta de unos vecinos, a los que después también le hicieron acto de repudio. Allanaron la vivienda y nos quemaron la cocina. Quieren matar a mi familia hace rato, esto solo viene a empeorar nuestra situación", relató.

Su intento de encontrar refugio en el obispado fue infructuoso. "Dijo que llamó a la Policía para que nos lleve a nuestra casa; dónde nos esperan para matarnos los comunistas. La Iglesia católica de Holguín está siendo cómplice de este crimen de lesa humanidad; nos está negando el refugio. No tenemos casa ni familia a dónde ir", clamó.

En respuesta a un correo electrónico de el Nuevo Herald, el obispo dijo que lamentaba “profundamente” lo que está ocurriendo y explicó que ha hecho gestiones con las autoridades para que la familia regrese a su hogar a salvo. “He conversado con ellos dos veces en el día de ayer domingo, en la mañana y al atardecer. No aceptan o no creen lo que les expreso: que las autoridades me comentan que ‘no les va a pasar nada cuando regresen a la casa’”, dijo Aranguren. 

“Ellos temen que los vecinos y otras personas tomen posturas mayores que las del sábado que, según ellos, fueron muy fuertes. Anoche un vecino les dejó un sencillo alimento y agua, especialmente para los dos menores”, agregó.

El obispo dijo que lamentaba “profundamente” lo que está ocurriendo y explicó que ha hecho gestiones con las autoridades para que la familia regrese a su hogar a salvo

 “Hace algunos años los tres hermanos hicieron huelga de hambre y fueron hospitalizados por separado, y los visité en los dos hospitales provinciales. La abuela con los niños ha venido, al menos, en dos ocasiones al obispado. Yo he estado en su casa, al igual que el cura párroco de la comunidad”, recordó Aranguren

Ana Belkis Ferrer, amiga de la familia y miembro de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), que reside actualmente en EE UU, indicó que entre los miembros de la familia se encuentra Fidel Batista Leyva, que es diabético, Alain Michel Rodríguez Miranda, de 12 años y epiléptico, y María Casado Ureña, amiga de la familia, que tiene 72 años y tiene una discapacidad.

"Amigos de María intentaron ir por ella y resultaron golpeados delante de la Policía que, lejos de socorrer a la familia pacífica opositora y tomar medidas con los represores, dijeron a estos que los mataran", dijo.

Este lunes seguían todos en la puerta del obispado "tirados como perros (...) sin bañarse, sin comer", denunció Ferrer, que añadió que varias personas se acercaron hasta el lugar para confirmar que la historia era cierta y solidarizarse con ellos. Gracias a estas visitas la familia pudo beber agua.

Ana Belkis Ferrer ha pedido al Gobierno que cese el "terrorismo de Estado y vandalismo" en contra de la familia y responsabiliza a Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel por sus vidas, por su integridad física y psicológica.

La familia Miranda Leyva lleva años denunciando hostigamiento y detenciones por motivos políticos. En 2016 fueron arrestados tras el fallecimiento de Fidel Castro y enviados a prisión por un año por el delito de "difamación de héroes y mártires y desorden público".

En esa época, los niños fueron internados en una escuela de conducta del Ministerio de Interior. A mediados de este mes, la familia denunció haber recibido una citación policial por un presunto delito de amenazas y "actos contrarios al normal desarrollo del menor".

"Si otra vez la dictadura vuelve a dejarnos presos, y pretende enviar a los niños a una cárcel de menores del Ministerio de Interior nos vamos a plantar hasta la muerte en huelga de hambre los seis. Eso será lo que ellos tendrán: seis cadáveres", advirtió Ana Iris Miranda.

Por su parte, Batista Leyva advierte: "Nosotros no nos vamos a ir de aquí hasta que no nos den refugio. Nuestra familia no nos puede ayudar por miedo a las represalias. Los niños se sienten mal. Hoy a las siete de la noche se cumplen ya 48 horas que llevamos sin comer por la huelga pero ellos tampoco han podido comer. La gente que pasa nos ha comprado pomos de agua".

La familia también se sumó a la Revolución de los Girasoles el pasado 8 de septiembre, como hicieron varios activistas para exigir un alto a la represión, más libertades y un sistema democrático en la Isla.

________________________

Colabora con nuestro trabajo:

El equipo de  14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de nuestro diario. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 41