Calles sin protestas

Una amiga me envía las fotos de una manifestación en apoyo a los palestinos en las calles de Viena. Me llegan también –desde todas partes del planeta– las imágenes con carteles de solidaridad o rechazo a una u otra de las partes implicadas en el conflicto de Gaza. Muchos toman partido y lo manifiestan, ya sea en un tuit, en una manera de vestir, un grito o una protesta pública. En Cuba, sin embargo, sólo la prensa y las instituciones oficiales pueden pronunciarse en titulares y declaraciones. En 14 días del último y cruento enfrentamiento entre Israel y Hamás, ninguna demostración espontánea sobre ese tema ha tenido lugar en nuestros espacios públicos.

La libertad se puede simular, sustituir por falsas cifras de bienestar y justicia, pero siempre algún hecho la pone a prueba. El hecho de que no sucedan en nuestro territorio protestas públicas sobre temas nacionales e internacionales, evidencia la falta de derechos y de autonomía social que padecemos. Se trata del mismo amordazamiento que impidió a organizaciones de la comunidad LGBT protestar por la llegada a la Isla de Vladimir Putin, considerado uno de los presidentes más homófobos que existen hoy en el planeta. Mal síntoma también que hoy, durante el arribo de Xi Jinping, no se vea a nadie a las afueras del aeropuerto reclamando la libertad de los disidentes chinos o exigiendo un mayor cuidado del medioambiente en ese país.

Lo repito, la libertad puede simularse, pero en un minuto queda en evidencia su falta, su inmensa ausencia. Así que algunos de mis amigos –uno de ellos tiene preparada su kufiya, mientras otro lleva una estrella de David tatuada en el brazo–, no podrán desfilar por las calles cubanas mostrando su preferencia o su indignación. A ninguno le está permitido por iniciativa propia denunciar los muertos, la sangre y el dolor. Así que no veremos fotos de La Habana con sus avenidas repletas de gente indignada por los sucesos de Gaza.

79 Comentarios

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Tweet:
  • Google Plus One:
  • Compartir:

Resaca futbolera

Atrás quedó el último partido, el gol de Alemania y las manos de Götze alzando la copa del Mundial Brasil 2014. Atrás quedaron los encuentros con los amigos, envueltos en la bandera de Italia o de Costa Rica, para ir a ver los juegos en algún lugar público. Algo de la emoción queda aún, es ... [Leer más]

Bolos, caramelos y peligros

"¡Estos son los últimos caramelos!" El grito podía ser el simple pregón de un vendedor de golosinas, pero lo escuché hace veintitrés años en mi preuniversitario en el campo y fue la primera evidencia que tuve del colapso de la Unión Soviética. La que vociferaba era Olga, una estudiante que ... [Leer más]

¿Estamos en transición?

Por estos días participo junto a varios activistas cubanos en un seminario sobre la transición española que se realiza en Madrid. Organizado por la Asociación de Iberoamericanos por la Libertad y la Fundación Transición española en los salones de Casa de América, el evento ha logrado la ... [Leer más]

¡Qué lejos queda Chipre!

Ayer en un ómnibus, con el calor del verano y la larga espera previa en la parada, dos hombres comentaban en voz alta su molestia. "¡Esto seguro que no pasa en Chipre!", le decía uno al otro y una carcajada recorrió toda la guagua. Se refería a un monólogo del humorista Nelson Gudín, que se ha ... [Leer más]

| | | | | | | | | | Siguiente >

Yoani Sánchez

Soy licenciada en Filología, amante de la tecnología, la literatura y el periodismo. Vivo en La Habana y trato cada ... []

Archivo

14ymedio