Un embajador español en el lugar equivocado

Hace cinco años, cuando visité por primera vez España, comenzó a circular en las redes sociales una foto trucada en la que se me veía en la tumba del dictador Francisco Franco. Hice un breve desmentido en Twitter, pero el incidente me ayudó a reflexionar sobre la necesidad de informarse de la historia de un país al que se arriba, sus símbolos, pasiones y animadversiones.

Un lustro después, pero esta vez sin un burdo trabajo de manipulación fotográfica por delante, he visto al embajador español en nuestra Isla posar ante el monolito que guarda las cenizas de Fidel Castro. Juan José Buitrago de Benito, que presentó sus cartas credenciales en mayo pasado, aparece en una imagen casi en posición marcial a pocos metros de la lápida de quien se mantuvo por casi cinco décadas, y a la fuerza, en el poder.

Como todo diplomático, curtido en las artes de manejar situaciones, Buitrago de Benito debió haber sopesado antes de llegar al lugar las implicaciones de tomarse esa instantánea y dejar unas flores como homenaje. Tenía que saber que su acción iba a desatar furibundas pasiones y mandaría una clara señal de posicionamiento ideológico y postura política afín al oficialismo.

Hay dos interrogantes que surgen de inmediato al verlo allí, de impecable guayabera y bajo el sol del cementerio de Santa Ifigenia: ¿Fue su decisión ir? ¿Sabía las connotaciones que tendría esa visita?

Cualquiera de las opciones, la ingenuidad que lo condujo a una encerrona o la intención calculada, dejan mal parado al diplomático español

Para quienes conocen a fondo los hábiles manejos de las autoridades cubanas para embaucar a cuanto visitante llega al país, cabe imaginar a un ingenuo embajador que entró a la necrópolis para rendir tributo a José Martí, héroe nacional e hijo de españoles, pero una vez en el lugar fue casi empujado a visitar también el cercano monolito de Castro.

Si ese es el caso, la falta de conocimiento de esta realidad y de sus códigos le ha jugado una mala pasada a Buitrago de Benito. No saber "ponerse firme" para evitar la trampa tendida con premeditación y mucha alevosía, le ha provocado un tropiezo que marcará toda su estancia entre nosotros.

Sin embargo, es posible que fuera su propia decisión desde que enrumbó hacia el camposanto. Entonces queda pensar que es un admirador del fallecido o al menos de esa biografía llena de falsedades y clichés que lo presenta como un salvador de pueblos, sabio y justo. U otra opción aún peor: que con la visita al sepulcro esperaba ganar los favores de las autoridades, lastimadas tras el fiasco de la visita de los Reyes de España a Cuba, recientemente desmentida.

Cualquiera de las opciones, la ingenuidad que lo condujo a una encerrona o la intención calculada, dejan mal parado al diplomático español. Su visita a Santiago de Cuba, que había comenzado con muy buen pie al difundirse la noticia de un nuevo consulado para la zona oriental, se ha convertido en un desafortunado error de su carrera diplomática.

Falta escuchar sus explicaciones, pero una foto, auténtica y sin trucos, ya lleva dichas más de mil palabras.

____________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

31 Comentarios

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

El moderado es también un enemigo

Un amigo me llama en tono deprimido. Durante años ha elegido el actuar cauto y la senda de la moderación pero ni así pudo evitar que lo etiqueten como enemigo. En su labor artística evitó tocar las puertas de los más incómodos, rechazó apoyos que consideró "radiactivos" y apeló a la autocensura ... [Leer más]

‘Doctor Zhivago’, un viejo conocido se estrena en Cuba

El libro formaba parte de la colección privada de un escritor que partió al exilio y el título no parecía atractivo, pero me aventuré, aburrida en medio de la sequía editorial de los años 90. En sus páginas se narraba un país que conocía, pero descrito como un lugar diferente, convulso, injusto ... [Leer más]

Carta a una periodista amenazada

Luz, has tenido un "privilegio" increíble: ver de cerca el verdadero rostro debajo de la máscara de Fantomas.En la entrevista policial de este lunes, esos agentes de la Seguridad del Estado te han mostrado, con todo desparpajo, quiénes realmente son, qué se esconde detrás de ese discurso de ... [Leer más]

La salida de Raúl Castro, el fin de una era

"Seis décadas son toda una vida", sentencia Facundo, un jubilado cubano que vende la prensa oficial en La Habana Vieja para contrarrestar su baja pensión. Nacido poco antes de que Fidel Castro llegara al poder, el hombre recela del nombramiento de un nuevo presidente en abril próximo. "Eso ... [Leer más]

| | | | | | | | | | Siguiente >

Yoani Sánchez

Soy licenciada en Filología, amante de la tecnología, la literatura y el periodismo. Vivo en La Habana y trato cada ... []

Archivo