Arte y necesidad

El hombre se acerca, arranca un tenedor de la obra Delicatessen, que se exhibe en el malecón habanero durante la XII Bienal de La Habana. Cerca de ahí, dos vecinas especulan que al terminar el evento, la arena empleada en Resaca se le regalará al vecindario para que repare sus viviendas. Las penurias le agregan ansiedad y atrevimiento a la apreciación artística, integran a los espectadores en una muestra que quieren hacer suya, llevarse a casa y reutilizar.

La llegada de la Bienal a nuestra ciudad es un buen momento para disfrutar de las sorpresas estéticas que nos aguardan en cualquier esquina, pero también permite constatar el choque del arte y la necesidad. Cerca de las obras con mayores recursos materiales siempre se asoma la inquisitiva mirada de un custodio. La obra vigilada, con su cartel de “no tocar” o su perímetro cerrado alrededor, abunda en aceras y parques, más de lo que debiera. Un contraste entre la interacción que busca el artista al colocarla en espacios públicos y la excesiva protección a la que se les somete, precisamente para que ese público no termine llevándosela trocito a trocito en los bolsillos.

A la escolta que evita el vandalismo o el saqueo, se le suma también el curador ideológico que evita cualquier instalación, performance o muestra que se salga del guión oficial

A la escolta que evita el vandalismo o el saqueo, se le suma también el curador ideológico que evita cualquier instalación, performance o muestra que se salga del guión oficial. Un cuerpo de vigilantes de lo artísticamente correcto impidió a Tania Bruguera entrar al Museo de Bellas Artes el fin de semana pasado. Esos censores de la creación libre metieron también a Gorki Águila a la fuerza en un auto, después de impedirle colocar el rostro del grafitero El Sexto en esos mismos muros donde nos dejó su firma indeleble.

La necesidad marca cada obra de la Bienal de La Habana. La necesidad material, donde un tornillo empleado en cualquier pedestal podría terminar en la puerta de un hogar, en una silla o en la propia cama donde duermen cada noche hasta cuatro personas. Y la otra necesidad, la de la libertad, que nos hace acercarnos al arte para llevarnos un pedazo de su rebeldía, antes que el custodio suene el silbato y nos vayamos con las manos vacías.




30 Comentarios

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Tweet:
  • Google Plus One:
  • Compartir:

Los riesgos del periodismo

Si hace un año me hubieran preguntado por los tres grandes retos que deberíamos enfrentar con el diario digital 14ymedio, habría señalado la represión, la poca conectividad a Internet y el temor de los profesionales del periodismo a trabajar en nuestro equipo. No imaginaba que otro obstáculo se ... [Leer más]

¿Cómo se domestica a un informático?

Dedos ágiles sobre el teclado, una vida divida entre la realidad y el entorno digital, más la gratificación de divertirse, aprender, enseñar y ser libres a través de la tecnología. Son algunos de los puntos que compartimos quienes en Cuba nos hemos vinculado a las TIC (tecnologías de la ... [Leer más]

De Ubre Blanca al toro de siete patas

Lo extraordinario, lo insólito, fue durante mucho tiempo nuestra esperanza. En esta Isla tenía que haber estado la Atlántida, nacido la reencarnación de Alejandro Magno y habitado la vaca que más litros de leche había dado en la historia de la humanidad. Como todo pueblo niño, necesitábamos ... [Leer más]

Bienvenido Hollande, adiós Hollande

El recibimiento oficial en el aeropuerto, la foto al estrechar la mano del anfitrión, una ofrenda floral ante la estatua de José Martí y la esperada conferencia en la Universidad de La Habana. ¿Cuántos políticos extranjeros han cumplido con este itinerario en los últimos meses? Son tantos que ya ... [Leer más]

| | | | | | | | | | Siguiente >

Yoani Sánchez

Soy licenciada en Filología, amante de la tecnología, la literatura y el periodismo. Vivo en La Habana y trato cada ... []

Archivo