Basta de bastión

Cansancio, en la voz de la amiga que llama y pregunta cuándo van a enmudecer las sirenas que suenan desde temprano cada mañana. Hastío, en el vecino que no ha podido llegar a tiempo a su casa después del trabajo porque el tráfico se desvió con las maniobras militares. Molestia, en el joven reservista al que ordenaron participar en el ejercicio castrense justo en esos días en que planeaba una escapada con su novia.

Las tres jornadas dedicadas al Bastión 2016 han dejado en muchos cubanos una sensación de extrema saturación. Especialmente porque tras 72 horas de agresiva crispación y justo cuando parecía que la pesadilla de ametralladoras terminaba, el Gobierno decretó este sábado y domingo como Días Nacionales de la Defensa. Por aquello de quien no quiere combate… tres balas.

Como el rugido de la diana que saca a los uniformados de sus camas, estos días de ejercicios militares han despertado al país de cualquier ensoñación de ciudadanía

Agotados de tanta trinchera y demasiadas alusiones al enemigo, nos preguntamos si no sería más coherente usar todos esos recursos para aliviar los problemas cotidianos. Revertir las crónicas dificultades del transporte urbano, la calidad del pan del mercado racionado o el abastecimiento de medicamentos en la farmacias de la Isla, serían mejores destinos para lo poco que contienen las arcas nacionales.

¿Por qué gastar en combustible para tanques de guerra lo que podría destinarse a mejorar el almuerzo de las escuelas primarias?

La amenaza de una batalla es parte de los mecanismos de control. La trinchera es el hueco donde se nos inmoviliza y reduce; el pelotón borra nuestra individualidad; y la cantimplora con agua que sabe a metal y miedo exorciza nuestros demonios de prosperidad.

El Bastión nos ha recordado que solo somos soldados. Como el rugido de la diana que saca a los uniformados de sus camas, estos días de ejercicios militares han despertado al país de cualquier ensoñación de ciudadanía.


4 Comentarios

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

La información como traición

La calma no se le da bien a los autoritarios. Necesitan que el sobresalto se extienda entre los ciudadanos para gobernar a sus anchas. Ese escenario de temores se ha agudizado en los últimos meses en Cuba, en los que el Gobierno ha reforzado o abierto nuevos frentes contra la oposición, el ... [Leer más]

Becas, temores y atracciones

La mujer se acerca, sin miedo ni medias tintas. "¿Cómo puede solicitar mi hijo una de esas becas que menciona la televisión?", me dice abruptamente. Tardo unos segundos en percatarme de qué habla, hasta que las imágenes de jóvenes estudiantes cubanos en actos convocados por el Gobierno para ... [Leer más]

Extremista hoy, demócrata mañana

En el aula universitaria aquella estudiante era de las más combativas en los años noventa, hasta que logró una beca en España y hoy me escribe preguntándome: "¿Por qué aguantan tanto y no se rebelan?". De furibunda militante de la Unión de Jóvenes de Comunistas (UJC) pasó a labrarse una historia ... [Leer más]

Receta para olvidar a Fidel Castro

Enciendo la radio y un locutor declama un breve titular: "Fidel Castro, el Gran Constructor". El hombre explica que las más importantes obras del país han salido de esa cabeza que durante décadas cubrió una gorra verde olivo. Cansada de tanto culto a la personalidad, me decido a ver la ... [Leer más]

| | | | | | | | | | Siguiente >

Yoani Sánchez

Soy licenciada en Filología, amante de la tecnología, la literatura y el periodismo. Vivo en La Habana y trato cada ... []

Archivo