Las TRD tienen prohibido contratar a profesionales de la Salud y de la Educación

Las tiendas recaudadoras de divisas no aceptan trabajadores que procedan de Educación y Sanidad, asegura un lector a 14ymedio. (EFE)
Las tiendas recaudadoras de divisas no aceptan trabajadores que procedan de Educación y Sanidad, asegura un lector a 14ymedio. (EFE)

Un fenómeno relativamente nuevo últimamente está afectando a un pequeño sector de la población, incluyéndome. Las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD) constituyen una cadena de establecimientos extendidos por todo el país, que, como todo cubano sabe, venden por un valor multiplicado 25 veces a la moneda de pago al asalariado, pero este no es el tema de mi queja, sino la prohibición de este grupo empresarial para contratar a profesionales que provienen del sector de la Salud, Educación y del "polo científico", según las palabras textuales de la responsable de recursos humanos que me atendió el pasado 19 de octubre.

Este tema me preocupa mucho, ya que soy graduado de maestro emergente, "di mi paso al frente" para suplir las necesidades de mi provincia (Ciego de Ávila). Sin embargo, no sabía que me estaba dirigiendo a un nido de avispas del cual sería muy difícil salir y, por la experiencia de hoy, creo que más me costará encontrar un empleo sin que me rechacen por mi antigua profesión.

Sobran las palabras para expresar lo que siento. Siento que estoy siendo rechazado por la sociedad, como si fuera un delincuente o un expresidiario que intenta reinsertarse. Como maestro, debería sentirme orgulloso de mi profesión. Aunque solo tenga tres años de experiencia, sé que gracias a mí y a mis compañeros pedagogos, esta sociedad puede educar a sus hijos. De nuestras manos salen los ingenieros, médicos, agricultores, etcétera. Sin embargo, siento mucha pena y vergüenza, pues a pesar de que amo profundamente el magisterio, no puedo ejercerlo, ya que las condiciones laborales no son las mejores, y muy importante, la retribución económica es muy desfavorable (430 CUP o 17,20 CUC al mes). Además, carecemos de cualquier otra estimulación, no contamos con uniformes, con jabas de aseo personal, ni con otorgamientos de artículos domésticos ni de puntos para comprar en tiendas de este tipo, como sí lo hacen otras empresas y organismos estatales.

Siento mucha pena y vergüenza, pues a pesar de que amo profundamente el magisterio, no puedo ejercerlo, ya que las condiciones laborales no son las mejores

Fidel Castro, en La Historia me absolverá, dedica un texto relativamente corto a la situación de los maestros que trabajaban por míseros salarios. Sin embargo, hoy, medio siglo después, la situación no ha cambiado mucho. Para poder ganar más de 1.000 pesos, es necesario obtener un doctorado y tener al menos 25 años de experiencia.

Es por ello que no debe resultar extraña la situación tan crítica de las escuelas cubanas, provocada por el gran éxodo de maestros que desesperadamente buscan otra fuente de ingresos para suplir las necesidades, como un empleo en una TRD, donde las condiciones son más favorables y los salarios son más elevados (275 CUP de sueldo básico, pago por resultado, estimulación de 10 CUC, paga de un mes extra y propina del cliente).

Cada vez son más los maestros jóvenes que se ven obligados a abandonar la tiza y la pizarra por un bicitaxi, paladar, hoteles, construcción, etcétera. El Gobierno ya está actuando para prevenir esta situación, pero las medidas implementadas, lejos de subir el salario a los maestros (como ha ocurrido en el sector de la salud, donde una auxiliar de limpieza gana aproximadamente 600 pesos), lo que realmente hacen es cerrar las puertas a otras oportunidades para que no quede más remedio a los maestros que volver a sus puestos.

Es chistoso después ver a nuestro querido canciller Bruno Rodríguez Parrilla reclamando en la ONU el cese del "bloqueo" de Estados Unidos a Cuba. Yo me pregunto: ¿Dónde puedo reclamar yo el cese del bloqueo interno del Gobierno de Cuba hacia sus ciudadanos?

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2