Zapya, la red de los desconectados

En zonas wifi, como esta de La Rampa, prolifera el uso de Zapya. Los usuarios se conectan, descargan y comparten los archivos a través de ella. (14ymedio)
En zonas wifi, como esta de La Rampa, prolifera el uso de Zapya. Los usuarios se conectan, descargan y comparten los archivos a través de ella. (14ymedio)

Cada uno en una esquina del banco, con los teléfonos apuntándose como si estuvieran en medio de un duelo a muerte. Después de unos segundos, uno de los jóvenes exclama: "¡Ya me llegó!", y ambos sonríen por la efectiva transmisión de un archivo con la aplicación Zapya, una alternativa cada vez más socorrida para el intercambio de ficheros en Cuba.

Zapya es la herramienta del momento en las calles habaneras, especialmente entre niños y adolescentes. Sus usuarios la utilizan para intercambiar –de forma cómoda y rápida– fotos, videoclips o aplicaciones para instalar en sus teléfonos inteligentes. Sus creadores la han descrito como una utilidad que permite velocidades de transferencia "cien veces superior a la que obtendríamos utilizando Bluetooth".

Con una interfaz simple e intuitiva, Zapya se encuentra disponible tanto en versión para Android como para iOS. Sus programadores se vanaglorian de haber rebasado los 300 millones de usuarios en todo el planeta, gracias también a que dispone de una versión en chino que está ganando popularidad entre los usuarios del gigante asiático.

Su diseño intuitivo convierte a Zapya en una herramienta fácil de utilizar y los archivos se reciben a una velocidad aproximada de 10 MB por segundo.

Para el día de Reyes, muchos niños pidieron "una tableta con Zapya", lo que provocó que otros tantos padres cubanos tuvieran que ocuparse de instalar la aplicación en el dispositivo. La herramienta tiene muchos seguidores en las escuelas primarias donde los niños se divierten intercambiando canciones y videos y donde muchos maestros han comenzado una batalla frontal contra la aplicación.

La parte más atractiva de la aplicación es el chat, que brinda la posibilidad de intercambiar mensajes gratuitos y sin necesidad de acceso a internet

"En la escuela de mi hija prohibieron llevar móviles, porque sino se pasan todo el día mandándose jueguitos y recaditos", comenta la madre de una estudiante de nueve años del municipio Plaza, en La Habana. Cuando la niña llega de las clases se va para el parque a "zapyar", explica la madre utilizando el nuevo verbo que se va extendiendo en el habla popular.

La parte más atractiva de la aplicación es el chat, que brinda la posibilidad de intercambiar mensajes gratuitos y sin necesidad de acceso a internet. "Eso tiene a las maestras como locas, porque los alumnos se dedican a burlarse de los profesores, enamorarse y hasta mandarse las respuestas de los exámenes por ahí", comenta Mirtha, madre de un adolescente que estudia en el preuniversitario.

En las zonas wifi también prolifera el uso de Zapya. "Llego, empiezo a bajarme lo que me interesa y se lo voy pasando a varios amigos", comenta Iván, de 19 años, y quien este fin de semana estaba conectado en el área de La Rampa para descargarse "trucos de videojuegos".

Zapya ha ganado terreno gracias también a su distribución en el llamado paquete audiovisual que circula por todo el país. Junto a actualizaciones de antivirus y otras aplicaciones para teléfonos inteligentes, la herramienta ha logrado llegar a un público muy amplio que la utiliza como un sustituto de WhatsApp, porque no se necesita estar conectado a la red de redes.

Aunque a finales de 2015 las autoridades del sector de las telecomunicaciones afirmaron que cada día 150.000 cubanos se conectan a internet en las áreas públicas de wifi, la Isla sigue estando entre los países con menor tasa de conectividad del mundo, con solo el 5% de la población, población (un poco más del 1% con banda ancha).

Entre las muchas formas de vencer esos obstáculos, Zapya es hoy una de las aplicaciones más creativas y populares. Facilidad de uso, privacidad y funcionamiento offline son las claves de su éxito entre los cubanos.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 25