“Hay energías renovables suficientes para cubrir todas nuestras necesidades”

El catedrático de ecología en la Universidad de Castilla-La Mancha, Jose Manuel Moreno, explica por qué un aumento de 1,5 ºC ya es prácticamente inevitable

Jose Manuel Moreno, catedrático de ecología. (Foto cedida por el científico a la Agencia SINC)
Jose Manuel Moreno, catedrático de ecología. (Foto cedida por el científico a la Agencia SINC)

"Se espera que se llegue a un acuerdo vinculante en el que estén todos los principales países emisores de gases de efecto invernadero. En principio, lo que han dicho estos países es que debe ser suficiente para garantizar que la Tierra no se caliente más de 2 ºC". Estas son las bases de la negociación que está sobre la mesa en la Conferencia de las Partes (COP21), que comienza su segunda semana, como apunta el catedrático de ecología en la Universidad de Castilla-La Mancha, Jose Manuel Moreno. El investigador, que ha sido además vicepresidente del II grupo del Panel Intergubernamental del Cambio Climático hasta octubre de este año, explica por qué un aumento de 1,5 ºC ya es prácticamente inevitable.

Pregunta. ¿Qué pasaría si este acuerdo vinculante que se espera alcanzar el viernes o el sábado de esta semana no lo suscriben los principales emisores de CO2?

Respuesta. Hay varias circunstancias. La meta es clara: que no se lleguen a producir emisiones suficientes como para que, con un cierto nivel de probabilidad, la Tierra no se caliente por encima de los 2 ºC. Por lo tanto, un acuerdo insuficiente no garantizaría esa meta. A día de hoy, los países se han comprometido a una serie de reducciones voluntarias para conseguir este objetivo.

P. ¿Esas reducciones son ambiciosas?

R. Por lo que sabemos hoy, la reducción de emisiones a la que los países se están comprometiendo no es suficiente, pero es un primer paso. El acuerdo debe contemplar mecanismos de revisión, de forma que, en el caso de que en un momento determinado no estemos adentrándonos por la senda de reducciones adecuada, puedan hacerse sobre la marcha modificaciones más ambiciosas para conseguir ese objetivo.

P. ¿Que sea vinculante implica sanciones?

R. Si el acuerdo es voluntario, el margen de incertidumbre en cuanto a su cumplimiento será demasiado amplio y, por tanto, teniendo en cuenta que estamos en una senda de calentamiento, nos puede llevar por encima de los 4 ºC o incluso 5 ºC con respecto a la época preindustrial. La no clarificación de los objetivos y compromisos, así como de los mecanismos de verificación y cumplimiento, haría que el acuerdo no fuese todo lo efectivo que se busca.

"Este acuerdo lo tienen que firmar todos, aunque las metas puedan ser distintas según las responsabilidades históricas"

P. ¿Cuál es el problema que plantean los países en desarrollo, como India o China?

R. Este acuerdo lo tienen que firmar todos, aunque las metas puedan ser distintas según las responsabilidades históricas que hayan tenido los distintos Estados. De hecho, los compromisos de estos dos países son muy diferentes, precisamente por su distinto nivel de desarrollo y responsabilidad por lo emitido hasta ahora. Lo que sí tiene que quedar claro es que la cantidad de emisiones debe tener un techo previamente establecido. Porque el calentamiento del planeta es independiente de quién emite, solo importa el total emitido.

P. ¿Qué techo de emisiones no se puede sobrepasar?

R. Se ha calculado que las emisiones de CO2 acumuladas hacia el futuro no deben sobrepasar del orden de las 1.000 gigatoneladas de CO2 equivalentes. Eso supone que hay que reducir de forma drástica desde ahora mismo. ¿Cómo se llega a esa cifra 'mágica' de techo máximo de emisiones? Los países tendrán que ponerse de acuerdo en cual es el máximo que cada uno termina emitiendo. Si no están establecidas claramente estas cifras, no se van a conseguir los objetivos. Es un asunto de contabilidad.

P. ¿Cree que la sociedad es consciente de la gravedad del calentamiento global?

R. Todavía un número muy importante de personas, a tenor de lo que dicen las encuestas, dudan de la existencia del cambio climático y de que sea el ser humano quien lo cause. Los últimos movimientos por parte de diversos actores tienen su influencia en la opinión pública y esperemos que esta se haga más receptiva. Los gobiernos no se ven apremiados a actuar contra el cambio climático si la opinión pública no está convencida. Son importantes las tareas de información y de formación a todos los niveles para entender que no estamos ante un tema trivial.

P. ¿Cómo hay que transmitir el mensaje?

"Los Gobiernos no se ven apremiados a actuar contra el cambio climático si la opinión pública no está convencida"

R. El problema que tiene el cambio climático es que las decisiones de hoy no afectan directamente al mañana, el mañana ya está predeterminado por lo que hemos emitido. Es un sistema con una enorme inercia, las próximas dos o tres décadas ya están decididas. Es muy difícil hacer ver a la gente que sus decisiones de hoy van a tener recompensa dentro de quince o treinta años, pero no actuar es mucho peor, y esos frutos ya los estamos cosechando desde hace tiempo.

P. ¿Qué les diría a los escépticos del cambio climático?

R. Que sus argumentos carecen de la mínima base de fundamento científico. Nadie del ámbito investigador lo cuestiona. El consenso científico es total.

P. ¿Cuáles son los retos en adaptación?

R. Puede que a finales de este año se alcance ya 1 ºC, lo cual no quiere decir que eso sea permanente, porque fluctúa, pero no deja de ser una marca que se pueda llegar a alcanzar por primera vez este año. Hay gases en la atmósfera ya emitidos que van a seguir produciendo calentamiento, de manera que prácticamente parece fuera de nuestro alcance evitar el incremento de 1,5 ºC. Todas las planificaciones deberían basarse, no ya en el pasado, sino en ese futuro, en el que el calentamiento será casi el doble de lo que ya nos hemos calentado. Habrá que realizar las medidas oportunas de adaptación, consecuentes con el calentamiento que se prevé de aquí a mediados de siglo.

P. ¿Qué costes implicaría?

R. Los análisis económicos dicen que la adaptación es totalmente factible con un coste pequeño y, sobre todo, menor que los costes que conllevaría no hacerlo.

P. ¿Se podrá seguir con el ritmo de desarrollo actual?

R. Sin modificar el modelo de progreso actual, no es posible detener el calentamiento. La Tierra es finita y no podemos seguir utilizándola como si tuviera infinitas opciones. Más tarde o más temprano va a haber que hacerlo. Los informes del IPCC dicen que cuanto antes se haga, será menos costoso.

"Los análisis económicos dicen que la adaptación a un modelo de desarrollo sostenible es totalmente factible con un coste pequeño"

P. ¿Cómo se consigue un sistema industrial competitivo y sostenible?

R. Hay energías renovables suficientes para cubrir todas nuestras necesidades, lo que se necesita es desarrollarlas de forma que sean compatibles con los precios que estamos acostumbrados a pagar por la energía.

P. ¿Es optimista frente a las metas que debe alcanzar el acuerdo?

R. Se va a llegar a un acuerdo, no tengo la menor duda. Los países han venido con los deberes hechos. Que sea suficiente y garantista es lo que está en el aire, y por eso es importante establecer mecanismos que vayan compatibilizando los acuerdos con las necesidades reales de disminución de emisiones. Si no es así, aunque el acuerdo lo firme todo el mundo, no será el que se necesita para conseguir la meta establecida y acordada por todos los Gobiernos.

Texto: Agencia SINC

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0