En las tripas de Segurmática Antivirus

Kaspersky Lab situaba en más de 250 millones los programas informáticos malignos existentes en todo el mundo. (CC)
Kaspersky Lab situaba en más de 250 millones los programas informáticos malignos existentes en todo el mundo. (CC)

Hace décadas, circulaba un auto cubano llamado Montuno que llevaba motor de Volkswagen y carrocería de plástico. También se ensambló en el país el televisor Caribe, que muchos recuerdan por su fea apariencia y frágiles botones. Ahora llega el turno de un programa antivirus made in Cuba exterminador de códigos maliciosos y troyanos. El software Segurmática Antivirus lleva varios meses tratando de cautivar a los usuarios de la Isla, pero se ha topado con un escenario muy competitivo, trabas burocráticas y cierta suspicacia.

El antivirus cubano, que cuenta con poderosos algoritmos de detección genérica y heurística, una interfaz moderna y la promesa de proteger contra los programas malignos en sistemas operativos Windows XP, Vista, 7, 8 y 8.1, se encuentra en su versión 1.7 y está disponible en una opción corporativa y otra personal. Desde la estatal Empresa de Consultoría y Seguridad Informática (Se­gu­rmática), sus creadores aseguran que protege contra "los cientos de miles de diferentes programas malignos reportados en el país", pero debe lidiar con otros contendientes como el gratuito Avast, el viejo conocido Eset Nod 32 y hasta su primo hermano Kaspersky.

Kaspersky Lab situaba en más de 250 millones los programas informáticos malignos existentes en todo el mundo que intentan combatirse a través de los numerosos antivirus que se comercializan actualmente. Pese a la escasa penetración de internet en la Isla, la propagación de virus informáticos se vuelve un verdadero dolor de cabeza en una sociedad en la que el intercambio de archivos a través de memorias USB, discos duros externos y DVD sigue siendo la manera más extendida para recibir y dar información. Estos diablillos que infectan las computadoras forman parte inseparable de miles de ordenadores, tabletas y hasta teléfonos móviles a lo largo del país. Muchos propietarios de computadoras ni siquiera saben que su equipo está contagiado.

La propuesta cubana lleva años de gestación. Comenzó en 1988 con las primeras vacunas para MS-Dos y siguió con el desarrollo de otras enfocadas en Windows y Linux, pero solo ahora logra concretarse en una suite potente, con una visualidad atractiva y el compromiso de mantenerse en el mercado.

La gestación de la propuesta cubana comenzó en 1988, pero solo ahora logra concretarse en una 'suite' potente y el compromiso de mantenerse en el mercado

A pesar de la evidente mejora en la propuesta de Segurmática Antivirus, la herramienta no ha logrado ganarse aún la preferencia de los usuarios cubanos. El primer obstáculo para lograrlo es el complicado mecanismo burocrático para obtener una copia con licencia. Los residentes en La Habana deben ir personalmente a la sede de la empresa en la esquina de Zanja y Soledad, en Centro Habana. Allí, tras presentar el carné de identidad y pagando 50 pesos cubanos, se firma un contrato que da derecho a una licencia por un año.

"No me gusta dar tantos datos personales para obtener un simple antivirus", se quejaba en la cola de espera un estudiante de la Facultad de Historia de la Universidad de La Habana. El joven explicó que lleva años usando Avast, porque no me cuesta "un centavo", pero ahora quiere el producto cubano. Otro joven, que ya conocía el software a través de una copia pirata, aseguró que "se lo come todo, es poderoso" y le ha ayudado a descubrir en la máquina "bichos" que ni sabía que tenía.

Para el director de la empresa Segurmática, José Bidot Peláez, el próximo reto de la entidad es el desarrollo de un antivirus "para el sistema operativo Android", según comentó en una entrevista publicada en agosto por el periódico Granma. El aumento del número de teléfonos inteligentes y tabletas con ese sistema basado en Linux ha hecho que la demanda de aplicaciones y programas de seguridad también haya crecido.

Uno de los principales temores de los internautas que utilizan las redes wifi en los 35 puntos de navegación inalámbrica del país es precisamente el ataque de los códigos malignos. "Cada vez que vengo aquí me salta el antivirus porque alguien quiere entrar a mi PC a través de la red", asegura Boris, un ingeniero civil de 34 años que es usuario frecuente del servicio en el parque Fe del Valle de La Habana.

“Como todo programa que escanea nuestra computadora, recopila muchos datos sobre el uso que le damos y eso puede terminar en las manos del Gobierno”, dice un usuario

Las actualizaciones de la base de datos de virus que detecta Segurmática se hallan más a mano, al distribuirse en la red de más de 600 Joven Club del país. Los creadores del paquete también han incluido las nuevas actualizaciones en sus compendios, intuyendo las perspectivas de negocio del sector.

Otros desconfían de una herramienta creada por una entidad estatal. Raydel, de 26 años y graduado de la Universidad de Ciencias Informáticas, llama la atención sobre la posible vulneración de la privacidad que podría ocasionar el uso de Segurmática Antivirus. "Como todo programa que escanea nuestra computadora, recopila muchos datos sobre el uso que le damos y eso puede terminar en las manos del Gobierno".

Su temor no parece ser compartido por otros usuarios que priorizan la seguridad de su equipo por encima de la privacidad. "No tengo nada que esconder, así que prefiero tener el equipo limpio de virus", reconoce el estudiante de historia ya con su contrato firmado en la mano y listo para comenzar a usar la herramienta.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 17