Una Feria del Libro por debajo de las expectativas

Zuleica Romay, presidenta del Instituto Cubano del Libro, escribiendo un mensaje contra la violencia de género. (Y. MAYETA)
Zuleica Romay, presidenta del Instituto Cubano del Libro, escribiendo un mensaje contra la violencia de género. (Y. MAYETA)

La 24 edición de la Feria del Libro de Santiago de Cuba no pudo cumplir con los pronósticos oficiales, ni estar a la altura de los festejos por los 500 años de la fundación de la ciudad. En el evento, que cerró sus puertas el pasado domingo tras cinco días de actividad, se vendieron 85.000 ejemplares de libros. Entre 250.000 y 300.000 personas acudieron a la cita con la lectura, a pesar de los altos precios y la poca variedad de títulos en oferta.

Las autoridades del Instituto Cubano del Libro (ICL), no obstante, definieron el encuentro como un éxito. "Estamos logrando que cada evento se parezca al territorio donde ocurre, que las provincias dejen en la feria su impronta cultural y que los escritores se sientan más a gusto para interactuar con sus lectores", aseguró Zuleica Romay, presidenta de la organización.

Ramón Álvarez Cortés, presidente del Comité Organizador de la Feria, también habló de una cita "excelente, exitosa, maravillosa". Su opinión, sin embargo, contrasta con la de lectores como Moraima Lescay, residente en el municipio de Palma Soriano, quien se quejó de no haber podido comprar los libros que buscaba, porque se agotaron en los dos primeros días de la feria. Para esta santiaguera, los textos infantiles estaban "a precios inalcanzables" para los salarios.

Entre los más jóvenes, hubo críticas más positivas. Javier Méndez, un joven del preuniversitario Rafael María de Mendive, por ejemplo, aseguró "estar conforme" con esta cita y la valora como "la mejor edición en relación con las pasadas". Según el joven, en esta ocasión "hubo más variedad en libros" y hasta pudo comprar a buen precio los tres tomos de Las Mil y una Noche, en una adaptación de Editorial Oriente.

Algunos asistentes lamentaron que los textos infantiles estuvieran “a precios inalcanzables” para los salarios

La ideología y la política acapararon buena parte de las presentaciones. Durante las últimas jornadas, se lanzaron los libros Gaviotas Blancas de Ramón Labañino y Enigmas y otras conversaciones de Antonio Guerrero, dos de los cinco espías que regresaron a Cuba en diciembre del año pasado tras estar presos en EE UU.

Otro título presentado en la feria fue Estados Unidos: El precio del poder, escrito por el hijo del presidente cubano, Alejandro Castro Espín. Sin embargo, el público valoró mejor los textos de los premios nacionales Leonardo Acosta y la doctora Olga Portuondo Zúñiga, a quienes estuvo dedicada esta feria.

Portuondo Zúñiga dijo estar sorprendida por la afluencia de público en las citas provinciales, desde Pinar del Río hasta Santiago de Cuba, y dijo que seguirá escribiendo "para un público cada vez mayor".

La última jornada de la Feria del Libro lanzó este domingo una clara denuncia a la violencia de género. En el llamado Día Naranja, distintas iniciativas, organizadas con el apoyo de especialistas de Naciones Unidas, alertaron sobre el daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico causados por los actos de agresión contra las féminas.

La presencia de Zuleica Romay ayudó a visibilizar un problema que afecta a la sociedad cubana, aunque se le brinde poco espacio en los medios de comunicación.

La ideología y la política acapararon buena parte de las presentaciones

Más de una centenar de personas escribieron y rubricaron mensajes en rechazo a la violencia contra la mujer. Romay, por ejemplo, explicó que también es víctima de la violencia el que crece en ella y reproduce después el comportamiento violento. "Démosle amor a nuestros niños para que den amor cuando sean mayores", agregó.

Una profesora de psicología de la Universidad de Oriente que acudió a la cita afirmó que Santiago de Cuba es una de las provincias con más casos de este tipo de violencia y en estos dos últimos años unas diez mujeres han sido asesinadas por esta causa.

La feria contó por primera vez con un área expositiva dedicada a la ONU. Desde el 22 al 26 de abril, los lectores pudieron acceder a diversas publicaciones de la organización y a sus especialistas regionales. Entre los textos y multimedias que fueron presentados, varios reflejaron también la situación de la urbe tras el paso del huracán Sandy y el largo proceso de recuperación que ha venido experimentado.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2