El Gran Teatro de La Habana se blinda contra los revendedores de entradas

Enclavado a pocos metros del Parque Central, el majestuoso local fue inaugurado el 15 de abril de 1838 como Gran Teatro de Tacón, aunque en un inicio se construyó para acoger el Centro Gallego de La Habana
El Gran Teatro de La Habana recibió el nombre de Alicia Alonso tras su reinauguración, el 1 de enero de 2016. (Luz Escobar)

El Consejo Nacional de las Artes Escénicas ha tomado medidas contra la reventa de entradas en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso. La entidad del Ministerio de Cultura recalcó que los nuevos controles se establecen de forma conjunta con el coliseo para eliminar "la acción inescrupulosa de los revendedores".

Cada persona que haga la cola para obtener localidades puede presentarse ante la ventanilla una única vez y debe mostrar su carné de identidad. A partir de ahora, un individuo solo podrá comprar cuatro entradas para una función o dos en el caso de que se trate de dos eventos distintos.

La Empresa de Seguridad e Instituciones de la Cultura ampliará el número de sus agentes en el área de venta y en los portales del teatro cuando se trate de espectáculos de gran interés para el público. A ello sumará la Policía Nacional Revolucionaria para identificar a los posibles revendedores.

"Confiamos en que las medidas expuestas nos ayuden a detener de manera terminante la acción de los especuladores, trabajaremos para que el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso se mantenga como un espacio referencial para nuestro pueblo", ha asegurado la entidad en una nota publicada en el periódico Juventud Rebelde.

Los revendedores ofrecen los boletos para acceder al lugar a 10 CUC, cuando el precio oficial de una platea es de 30 CUP, según una carta de una lectora publicada en la prensa oficial

A inicios de este mes en la sección Acuse de Recibo de ese medio, el periodista José Alejandro Rodríguez se quejaba de que "el Estado cubano ha financiado una costosísima reparación del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso" y "no más reabrió sus puertas el coliseo, ya la tradicional claque de revendedores se ha reagrupado y ejerce su hegemonía en la cola de las entradas para las funciones del Ballet Nacional de Cuba".

El reportero publicó la carta de una indignada lectora que explicaba cómo los revendedores ofrecían los boletos para acceder al lugar a 10 CUC, cuando el precio oficial de una platea es de 30 CUP. "Si intentas comprárselas justo antes de la función, son 15 CUC", se quejaba.

En octubre del pasado año este diario mencionó un anuncio en el popular sitio de clasificados Revolico que aseguraba que se vendían "entradas a precios asequibles para el Festival de Ballet". En ese caso, además de las comercializadas por los coleros, había otras provenientes de invitaciones entregadas a intelectuales, artistas o personas vinculadas al Ballet Nacional de Cuba y costaban entre 20 y 25 pesos convertibles.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 6