Yordanka Ariosa: "Lo que siempre he querido es trabajar"

La actriz Yordanka Ariosa.
La actriz Yordanka Ariosa

Durante un aguacero torrencial, cobijada bajo un angosto techo en el Vedado, Yordanka Ariosa parecía muy lejos de la fascinada joven que recibió la Concha de Plata a mejor actriz en la última edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Su interpretación en el filme le valió también el premio a la mejor actriz en el Festival Latin Beat de Tokio, cerrado el pasado lunes.

Empapada, la actriz conversó sobre sus impresiones al obtener el galardón, la lluvia que también la recibió en la capital guipuzcoana y que le provocó un resfriado y las secuelas de llevar tacones el día de la gala.

Pregunta. Victoria Abril y Sofía Loren también ganaron la Concha de Plata y a la lista se suman otras excelentes actrices. ¿Cómo vivió ese día en el que su nombre resonó como galardonada en el Festival de San Sebastián?

Respuesta. Ese día no imaginaba que iba a suceder algo así. Es cierto que en un festival siempre se puede salir premiado, pero ni siquiera iba pensando en esa posibilidad. Me sentía galardonada por estar en San Sebastián, porque me hubiesen invitado y que se proyectara la película. Me sentía premiada solo con eso. A la hora de recibir el premio por supuesto que estaba atónita, temblaba más que una hoja, apenas podía moverme. Sentía que si me levantaba y caminaba hasta el escenario podía caerme en algún momento de la emoción.

Ni siquiera he asimilado lo que es tener un premio como este.

Me gustaría que los medios de mi país se hicieran eco de la noticia o que por lo menos dijeran algo o que me preguntaran al menos que sentí y que se plasmara en la prensa plana o en la televisión

P. ¿Qué puertas se abrirán ahora?

R. Hasta el momento no he recibido ninguna "candidez"... (risas), ninguna oferta de trabajo. Pero siempre ha sido un premio que ha abierto muchas puertas a quienes lo han obtenido. Ha significado un salto en la carrera de muchos actores y espero que conmigo pase lo mismo, que a partir de ahora vengan más oportunidades. Es algo nuevo y grande para mi currículo.

Ojalá que el hecho de vivir en Cuba no imposibilite que directores de otros países o cubanos que viven fuera me contacten y me hagan saber de su interés por trabajar juntos. Creo que sí, que se me abrirá alguna puerta, sobre todo oportunidades de trabajo, porque lo que quiero mucho, y lo que siempre he querido, es trabajar.

P. ¿Cuál fue la reacción de los medios oficiales ante la Concha de Plata recibida por una cubana?

R. Los primeros días, después de obtener el premio, no tuve ninguna noticia de que los medios nacionales hubiesen aludido al galardón de alguna manera. Luego supe que Granma digital había publicado la noticia, una cosa que me alegró muchísimo. Como no estaba aquí, no pude saber si en la televisión se dijo algo.

Solo ahora Edith Massola me ha invitado al programa televisivo 23 y M para una entrevista que se podrá ver el día 24 de este mes. Y claro está, 14ymedio, pero ningún otro medio de prensa. Me gustaría que sucediera en algún momento. Nunca es tarde ni temprano. Me gustaría que los medios de mi país se hicieran eco de la noticia o que por lo menos dijeran algo o que me preguntaran al menos que sentí y que se plasmara en la prensa plana o en la televisión. Como yo estoy aquí y soy de aquí, me parece que es lo más lógico que suceda.

P. La película no se pudo filmar en Cuba por una negativa de las autoridades. ¿Cree que ahora que viene acompañada de este galardón tan importante se proyectará en los cines nacionales?

R. No dejaron filmar la película en Cuba y tampoco veo que quieran que se ponga aquí. No sé si va a estar en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, en parte porque la productora española no ha mandado la película a la convocatoria del festival.

Para interpretar a Magda también tuve que “ensuciar” la dicción, incluir en mi vocabulario una serie de malas palabras que nunca digo

P. Ha trabajado intensamente en el teatro e interpretó un pequeño papel en la película Boccaccerías Habaneras. En El rey de La Habana tiene su primer papel protagónico en la gran pantalla. ¿Cómo ha sido ese salto de las tablas al cine?

R. Un duro salto, porque hay muchos códigos del cine que no conocía. Hacer un papel protagónico así fue bastante difícil porque tuve que estar al tanto de muchas cosas que no dominaba, y además con un personaje bien difícil, así que resultó el doble de trabajo.

P. ¿Cómo construyó el personaje de Magda para hacerlo creíble?

R. Es un personaje difícil y duro, pero fuerte. Es un tipo de persona que existió mucho en los años noventa, pero eso no quiere decir que en la actualidad no se encuentre también. Tuve que investigar muchísimo, porque Magda no tiene mucho que ver conmigo, salvo que es negra y flaca. Ni su nivel cultural, ni sus condiciones de vida son como las mías, así que estudié mucho y me convertí en alguien muy lejos de lo que es realmente Yordanka.

Para interpretar a Magda también tuve que "ensuciar" la dicción, incluir en mi vocabulario una serie de malas palabras que nunca digo. No recuerdo haber dicho tantas malas palabras en mi vida como durante la filmación de la película. También el personaje tenía escenas pasaditas de tono con los desnudos y el sexo. Eso fue una de las cosas más difíciles que he tenido que hacer. No tengo tanto pudor a la hora de desnudarme, pero eso de tener sexo duro, casi animal, además con un muchacho a quien le doblo la edad, fue muy complicado. Difícil de principio a fin.

P. ¿Algún apoyo trascendental para lograrlo?

R. Tuve la ayuda del coach Jazz Vilá que ha hecho más cine y está empapadísimo. Sin su ayuda no sé lo que hubiese sido de mí. Agustí Villaronga es un director excelente, confía mucho y está siempre al tanto de los actores, pero él no puede estar para cada actor en cada momento. También el rodaje fue muy rápido, no hubo mucho tiempo para tener un acercamiento actor-director, cosa que él lamentó mucho todo el tiempo, porque era una película con una historia y unos personajes tan difíciles que era más que necesario tener ese acercamiento al director antes de empezar a rodar. Así que Vilá tiene mucho que ver en los logros que ha alcanzado la película.

Mis amigos me estaban esperando cuando llegué a casa y estaban muy emocionados. Hemos vivido muchas cosas juntos y ellos saben lo que he tenido que hacer y lo que hemos tenido que hacer todos para lograr algo así

P. Al regresar a Cuba después de recibir el premio, ¿cuál ha sido la reacción de la familia, los colegas y las instituciones?

R. Mi familia está que todavía no pueden ni hablar del premio, porque no se lo creen. Llamé a mi mamá desde allá para decírselo y lo único que hacía era llorar y decirme: "Tú te lo mereces, tú te lo mereces". Mis amigos me estaban esperando cuando llegué a casa, algunos en el aeropuerto, y estaban muy emocionados. Hemos vivido muchas cosas juntos y ellos saben lo que he tenido que hacer y lo que hemos tenido que hacer todos para lograr algo así. Es como si este premio fuera de todos. Así lo considero porque me ayudaron mucho cuando estaba estudiando para el personaje.

A las instituciones, bueno, sobre todo a la que yo pertenezco, que es el Consejo de las Artes Escénicas, y su presidenta Gisela González, le quiero agradecer el detalle de enviarme un transporte al aeropuerto para que me recogiera y un ramo de flores. Hasta ahora no he recibido otra manifestación. Creo que quizás están cocinando algo, no sé, quizás sea una sorpresa. Se sabe cómo es esto aquí. Por otro lado, la embajada española me ha tendido una invitación para hacer una celebración con motivo del premio.

P. ¿Cuáles son sus planes futuros?

R. Tengo los mismo planes que tenía antes de irme. Soy una actriz básicamente de teatro y a finales de mes participaré en el Festival de Teatro de La Habana, donde voy a estar con mi grupo Teatro de la Luna, al que siempre he pertenecido, y bajo la dirección de Raúl Martín. El espectáculo se llama Mujeres de la luna y lo hemos representado muchísimo en la Fábrica de Arte Cubano, incluso fuera de aquí, en el Festival de Teatro de República Dominicana. Ahora llega a la sala Bertolt Brecht.

No he recibido todavía invitación para trabajar en otros medios, pero espero recibirla. Estoy abierta a que me llamen tanto el ICAIC como quienes hacen cine independiente. ¡Que me llamen, que estoy esperando!

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4