El béisbol cubano ya tiene sus finalistas

La Isla y Ciego de Ávila clasifican para la Gran Final de la pelota cubana

Sólo cuando se detuvo el noveno inning, antes de empezar su parte baja, los espectadores del juego entre Matanzas y La Isla pudieron sentarse. El resto de esa entrada hubo que verlo de pie porque ambos equipos regalaron un partido de los que dejan agotados los nervios por la tensión, tanto de los peloteros como del público.

Sin embargo, no sería ese el último capítulo, pues el drama se extendería hasta el onceno inning, cuando la defensa de los Cocodrilos finalmente colapsó. Lo hizo con estrépito, para disgusto de una afición matancera que abandonó el estadio en desbandada mientras los suyos sufrían carrera por carrera. La pizarra, que se había mantenido idéntica para ambos conjuntos, terminó en quince anotaciones a cinco.

De esa forma, Isla de la Juventud consigue la mejor actuación de su historia. Jamás habían llegado a una final. Su desafío era vencer al mejor equipo de la temporada, los peligrosos Cocodrilos, cuyo reinado se extendió durante la mayor parte de la temporada regular pero que no han sabido jugar bajo la presión del llamado juego chiquito, ese que se gana sólo por una o dos carreras, planteado por los Piratas.

Los isleños aprovecharon muy bien esa debilidad de sus contrarios para no soportar el combate cerrado. Tras perder un primer encuentro en Matanzas, ganaron los tres siguientes. Obligaron a sus rivales a jugar bajo presión, pero estos no pudieron. De nuevo se les escapa a los yumurinos el premio mayor, esta vez ante un equipo que parecía pequeño e inseguro y que, no obstante, ahora va para la final.

Resultó curioso percibir el poco entusiasmo con que los comentaristas oficiales terminaron de aceptar el hecho mientras los de La Isla corrían eufóricos por el terreno. Los favoritos según los pronósticos no eran ellos, sino los muchachos de Víctor Mesa. El mánager de Matanzas utilizó a numerosos relevos en el montículo pero su bullpen falló, si bien su abridor había dejado el juego ganando.

Resultó curioso percibir el poco entusiasmo con que los comentaristas oficiales terminaron de aceptar el hecho mientras los de La Isla corrían eufóricos por el terreno

Más allá de esta victoria, que consolida a los Piratas para ir a su primera Gran Final, también los Tigres de Ciego de Ávila quedaron definidos para batirse por el título.

Ciego había sido el primero equipo en clasificar para la Gran Final de la Serie Nacional de Béisbol. En el estadio de los Tigres, la tarde del martes, los locales vencieron por cuarta vez consecutiva a Granma, un conjunto que no explotó su fuerza de bateo. En cambio, fueron los avileños quienes supieron desplegar todo su potencial.

Granma había ganado el primer partido de la semifinal, pero los de Bayamo sufrieron un duro castigo que acabó eliminándolos. De esa forma, el compromiso particular con sus rivales resultó menos parejo que el duelo entre Matanzas y La Isla. Como se vio, este último le quitó el sueño a muchos más fanáticos, sobre todo por los juegos que acabaron en extra-innings.

Matanzas y Granma ya sucumbieron. Muchos, entonces, se deben estar preguntando quién será el ganador entre La Isla y Ciego de Ávila para la Gran Final de la pelota cubana. Una cosa sí está clara: se trata de los dos mejores equipos de esta Serie Nacional porque, como los bateadores oportunos, la cuestión parece que no es solamente tener un average alto, sino también saber pegar en el momento oportuno. Así lo demuestran Piratas y Tigres, que se enfrentarán este jueves.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 5