Este sábado se sabrá quién es el campeón

Como si no hubiese contado ya con suficiente dramatismo, la final de la pelota no se decidirá hasta que termine el séptimo y último juego. En el estadio de los Tigres de Ciego de Ávila se sabrá, la noche de este sábado, a quién irá el trofeo de campeón de la 54 Serie Nacional de Béisbol.

Los locales se enfrentarán a los Piratas de Isla de la Juventud, quienes, como sus rivales, no han puesto la otra mejilla cuando han recibido un golpe sino que lo han devuelto enseguida. Ninguno de los dos conjuntos ha regalado dos victorias consecutivas y en general no se han hecho concesiones mutuas. La pelea ha sido dura.

Tan difícil ha estado el hecho de superar al contrario que este viernes las tensiones han llegado a niveles dañinos para la salud. Roger Machado, el mánager del equipo de los Tigres, se hallaba tan alterado luego del sexto partido que no pudo asistir a la conferencia de prensa. En su lugar, el también exjugador avileño Mario Rivera –parte del cuerpo directivo– prestó declaraciones oficiales y disculpó a Machado alegando que estaba siendo atendido por un médico debido a una subida de presión arterial.

Sin embargo, el director de Ciego de Ávila no debe haber sido el único que se molestó. Muchos como él confiaban en que su conjunto decidiría este partido para no jugar el sábado. Se vieron saboreando el triunfo la noche de este viernes y habría sido segunda corona en series nacionales en cuatro años –ganaron en la serie 52–. Pero no, ahora tendrán que jugar en las condiciones que lo hicieron este viernes los Piratas: contra las cuerdas. Cada uno se enfrentará con tres victorias y tres derrotas a sus espaldas.

¿Qué no darían los pineros por cruzar el Golfo de Batabanó rumbo a casa con el primer título en la historia del equipo?

Por el otro lado, el director de Isla de la Juventud se encontraba casi afónico. Sus Piratas sobrevivieron un día más en la selva de los Tigres y llevaron la final a un punto crítico, porque después del juego de esta noche sólo puede haber un campeón y un segundo lugar que a estas alturas duele tanto como un último. Aunque La Isla de este año ya ha hecho más que nunca y puede considerarse una revelación, ¿qué no darían los pineros por cruzar el Golfo de Batabanó rumbo a casa con el primer título en la historia del equipo?

El juego de hoy se mantuvo a favor de los visitadores en todo momento. En los dos primeros innings, La Isla había logrado cuatro carreras al tiempo que explotaba a dos lanzadores rivales. Pero el abridor de los Piratas tampoco pudo aguantar y también fue sustituido en la primera entrada, justo a tiempo para que los avileños no hicieran daño. El relevista de los pineros permitió sólo una carrera a los Tigres, que se produjo gracias al jonrón de Yeniet Pérez.

Una vez más, durante el juego se vio la falta de oportunismo. Tanto los avileños como los pineros dejaron hombres en base. En este sentido, preocupa especialmente el slump que atraviesa el antesalista y capitán de los Piratas, Michel Enríquez, que entre este sexto partido y el anterior ha dejado nada menos que a quince compañeros en circulación. Son quince posibles carreras sin remolcar para los suyos.

Enríquez también cometió un error este viernes, a la altura de la novena entrada, que influyó en las dos carreras anotadas por Ciego de Ávila durante las postrimerías del partido. Los isleños agonizaron para llevarse finalmente la victoria, que llegó a manos de su cerrador de oro, Héctor Mendoza. El marcador concluyó cinco carreras por tres, con enormes posibilidades de revertirse en el último momento.

Aunque el cuerpo de directores de Ciego de Ávila declaró que “el equipo está preparado” y con “el ánimo listo para la pelea” de este sábado, la derrota de este viernes constituyó un duro golpe. Lo dijeron los rostros en el banco de los perdedores y la actitud preocupada. Resulta que La Isla era más difícil de lo que cabría esperarse.

Cabe señalar la tremenda defensa que representa para los Piratas la presencia del joven Alfredo Rodríguez. Este viernes, el campocorto protagonizó espectaculares tiros a primera base y también ayudó en la ofensiva. Los pineros se dieron gusto bateando, con trece hits en total contra los cuatro que arañaron los avileños.

Para este sábado ya han sido confirmados quiénes serán los abridores. Yander Guevara por los Tigres y Yoalkis Cruz por los Piratas, lo mejor de cada conjunto. Esta noche entonces se decide todo, y luego sólo quedará esperar por que comience la próxima Serie Nacional.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0