Robertico Carcassés: "Cuba es el país que más me gusta para vivir"

Robertico Carcassés (Facebook/ Interactivo)
Robertico Carcassés (Facebook/ Interactivo)

Sobre el escenario se le ve natural y seguro. Lleva un apellido con fuertes connotaciones musicales –es hijo del también cantante y compositor Bobby Carcassés– y desde niño estudió percusión y piano. Robertico Carcassés es el rostro más visible del proyecto Interactivo y cada semana llena con su arte el teatro Bertolt Brecht, frente a un público que lo ha visto andar y desandar el camino de la creación.

En esta conversación con 14ymedio hace un balance de su trabajo, las figuras que han marcado su derrotero musical y las razones que lo llevan a permanecer en Cuba.

Pregunta. ¿En qué proyectos musicales está trabajando ahora?

Respuesta. Siempre estoy trabajando en algo nuevo. En este momento compongo la música de un documental sobre el mercado de las pulgas del barrio Chelsea en Nueva York, dirigido por Tané Martínez. También estamos grabando las maquetas del cuarto disco de Interactivo, lo que estamos haciendo de manera independiente, por lo que lleva más tiempo. Además de otros proyectos más personales de los que hablaré cuando sean más concretos.

P. Quince años después del surgimiento de Interactivo, ¿cuánto se ha logrado y qué le falta por realizar?

R. Hemos logrado hacer un grupo sui géneris que tiene muchos colores y, a la vez, una misma visión. Por ser difícil de clasificar, a veces nos cuesta colocarnos en el mercado extranjero; los promotores no saben cómo proponer nuestro trabajo. Somos también una gran familia que ha crecido desde su surgimiento. Un grupo de donde nadie se va, sino al que siempre se regresa. Tenemos un público fiel, bonito, inteligente, entusiasta y de todas las edades, que nos extraña cuando no estamos en nuestro lugar habitual, que es el Bertolt Brecht, todos los miércoles. Somos un espacio de creación donde todos importan y donde los roles cambian.

En cuanto a lo que queda por hacer, espero que mucho. Contar siempre con la inspiración y la motivación para seguir descubriendo y practicando la diferencia. Seguir creando.

"Por ser difícil de clasificar, a veces nos cuesta colocarnos en el mercado extranjero"

P. Usted se presenta con frecuencia en la Fábrica de Arte (FAC). ¿Cuánto cree que han cambiado las noches habaneras desde el surgimiento de este espacio?

R. La FAC es un espacio maravilloso que no se parece a nada en Cuba. Creado por la familia Alfonso Valdés con Equis a la cabeza, ha unido y puesto a interactuar varias artes. Les da a los que la visitan mucha riqueza espiritual y un lugar de encuentro muy variado. Siempre tendrá cosas que mejorar, pero no tengo dudas de su éxito.

P. Como productor musical, ¿cuáles son las mayores gratificaciones y los obstáculos más difíciles que ha experimentado?

R. He producido discos de mis contemporáneos: Yusa, William Vivanco, Eduardo Sosa, Aceituna Sin Hueso, Telmary, Francis, por citar algunos. De todos he aprendido y he sacado gratificaciones y desencantos musicales. Grabar en estudio es un arte que toma años aprender. Creo que hoy sé resolver más rápido algunos problemas que antes. Sin embargo, también sé que me queda un mundo por aprender.

P. La mayor parte de su generación está hoy viviendo fuera del país. ¿Qué mantiene a Robertico Carcassés en Cuba?

R. En realidad, muchos de ellos están regresando a Cuba a vivir. Otros se establecen en Miami como quizás última escala antes de volver de un peregrinar por otros destinos.

Cuba es el país que más me gusta para vivir. Incluso en momentos en los que era más difícil que ahora, sentía lo mismo. Esto no quiere decir que no me haya planteado la posibilidad de irme como cualquier cubano, pero siempre creí que era más útil a mi país quedándome. Además, nunca me sentí estancado musicalmente por escoger vivir aquí.

P. ¿Cómo valora la escena musical cubana?

R. Hay cosas que me gustan y otras no, como es normal. Creo que la música cubana siempre está en evolución y su vitalidad se puede ver en el rincón menos pensado de la Isla o del mundo, donde quiera que haya un músico cubano.

"Nunca me sentí estancado musicalmente por escoger vivir aquí"

P. Estado de ánimo o Columna B son dos de las agrupaciones de las que ha formado parte. Hoy es el Trío Salvaje: cuéntenos de esa evolución y de los músicos que le acompañan.

R. Oliver Valdés es un músico que para mí ha hecho innovaciones en la batería cubana. Adel González, lo mismo en la percusión. Julio Padrón es, en mi opinión, uno de los más grandes trompetistas y músicos que ha dado este país. Carlos Ríos, un genio del bajo que no se debe perder.

Así puedo nombrar a Rodney Barreto, Gastón Joya, Alejandro Delgado, William Roblejo, Roberto Gómez, Juan Carlos Marín, Carlos Millares. Con ellos y otros muchos talentosos tengo el placer y la posibilidad de compartir vida y música cada día.

P. El trabajo junto a Santiago Feliú quedó inmortalizado en la grabación de Náuseas de fin de siglo o Futuro inmediato. ¿Cómo vivió esa experiencia?

R. Santiago siempre está conmigo. Lo extraño y me río o lloro solo, a veces, acordándome de sus cosas. Tengo una influencia infinita suya y la suerte de haber sido su amigo en las buenas y en las malas.

P. ¿Cómo vive el reconocimiento como artista?

R. El reconocimiento es importante para el artista, porque le da la percepción de que no está trabajando en falso o para nadie. En mi caso, no experimento el reconocimiento solo en la exposición que tenga mi obra en los medios o festivales, sino, por ejemplo, en que alguien me pare en la calle cuando vengo caminando exultado por el calor habanero y me diga que tal o cual canción o frase mía le da fuerzas para vivir o, simplemente, le ha hecho sonreír o le ha puesto a pensar.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 32