Alan Gross quiere impulsar la relación EE UU-Cuba un año después de su liberación

Alan Gross en su vuelo de regreso a EE UU tras ser liberado en diciembre pasado. (CC)
Alan Gross en su vuelo de regreso a EE UU tras ser liberado en diciembre pasado. (CC)

(EFE).- El estadounidense Alan Gross aseguró este miércoles que espera "ayudar a promover que continúen las buenas relaciones" entre EE UU y Cuba, casi un año después de su liberación tras cinco años de cárcel en la Isla y llegó a ser un "catalizador involuntario" del deshielo bilateral.

Gross, detenido en Cuba cuando trabajaba para el Gobierno de Washington, fue liberado el 17 de diciembre de 2014, el mismo día en que los presidentes de EE UU, Barack Obama, y Cuba, Raúl Castro, anunciaron que habían iniciado un proceso para restablecer las relaciones diplomáticas tras más de medio siglo de enemistad.

"Estoy contento de ser testigo de una nueva relación diplomática entre Cuba y Estados Unidos", dijo Gross en un comunicado con motivo del primer aniversario de su liberación, que tendrá lugar la semana que viene.

"Espero que esta nueva -e histórica- relación evolucione de forma positiva. Aunque yo fui un catalizador involuntario de este cambio, ahora espero ayudar a promover que continúen las buenas relaciones entre nuestros países y nuestros ciudadanos", añadió.

Gross, de 66 años, fue arrestado en Cuba en 2009 y condenado en 2011 a 15 años de cárcel por lo que el Gobierno cubano describió como "acciones contra la integridad territorial del Estado".

El Gobierno estadounidense siempre negó ese cargo y mantuvo que Gross trataba simplemente de proporcionar acceso sin censura a Internet para una pequeña comunidad religiosa judía en la Isla, enviado por la Agencia Estadounidense para el Desarrollo (USAID).

"Estoy contento de ser testigo de una nueva relación diplomática entre Cuba y Estados Unidos", dijo Gross

Los casos de Gross y de los cinco agentes cubanos arrestados en Estados Unidos en 1998 y condenados a largas condenas en 2001 fueron durante años una de las principales barreras para el deshielo de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

"Desde que volví a casa tras cinco años encarcelado en Cuba, soy muy consciente de que la libertad es felicidad. Soy afortunado de tener la oportunidad de reanudar la vida en libertad con mi mujer, Judy, después de la vida en cautividad, yo solo", aseguró Gross en su comunicado.

"Tengo la suerte de haber podido reunirme con mis dos hijas, y pronto me convertiré en abuelo por primera vez", añadió el excontratista, que reside en Washington.

Gross explicó que "cada día" le informan de más gente a la que debería "dar las gracias por sus oraciones y esfuerzos" para su liberación durante sus cinco años en Cuba.

"He tratado de dar las gracias a todas y cada una de esas personas por lo que hicieron para ayudar a traerme a casa. Espero que sepan que estoy verdaderamente agradecido", agregó.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 11