Aspirantes republicanos a la Casa Blanca cruzan reproches en acalorado debate

Los seis aspirantes a la nominación republicana para las elecciones de noviembre en EE UU. (captura de pantalla)
Los seis aspirantes a la nominación republicana para las elecciones de noviembre en EE UU. (captura de pantalla)

(EFE).- Los seis aspirantes a la nominación republicana para las elecciones de noviembre en EE UU se enzarzaron hoy en uno de los debates más acalorados de la campaña, marcado por la dureza contra los inmigrantes, tensiones en política exterior y la muerte hoy de un juez del Tribunal Supremo.

Antes de empezar, los precandidatos republicanos guardaron un momento de silencio para honrar al juez Antonin Scalia, fallecido hoy a los 79 años en Texas y cuya muerte abre la batalla para encontrar un sucesor, que debe de ser propuesto por el presidente y aprobado por el Senado.

Entre los contrincantes, el exgobernador Jeb Bush fue el único que defendió que el presidente Barack Obama tiene "todo el derecho" a nombrar a un sustituto, como ya anunció hoy el mandatario que hará antes de dejar la Casa Blanca a pesar de la amenaza de veto de la mayoría de la oposición republicana del Senado.

Los otros cinco precandidatos sobre el escenario urgieron a los republicanos del Senado a bloquear cualquier iniciativa.

"Retraso, retraso, retraso" es lo que pidió a los republicanos de la Cámara Alta el magnate Donald Trump, gran triunfador de las primarias de Nuevo Hampshire y que se asoma como líder a las primarias del 20 de febrero de Carolina del Sur, estado donde se celebró hoy el debate televisado.

El encuentro estuvo marcado por los ataques personales entre los candidatos, centrados especialmente en Trump, pero también lanzados entre los dos senadores de origen cubano Ted Cruz y Marco Rubio.

Los dos legisladores se acusaron mutuamente de haber cambiado sus posturas sobre inmigración y de haber defendido una "amnistía" migratoria y política

Los dos legisladores se acusaron mutuamente de haber cambiado sus posturas sobre inmigración y de haber defendido una "amnistía" migratoria y política, con al menos, una vía para legalizar a los once millones de inmigrantes indocumentados que se calcula que viven en Estados Unidos.

Cruz, senador por Texas, acusó a Rubio de haber dicho en el canal hispano Univisión que no acabaría en su primer día de Presidencia con las acciones ejecutivas que Obama proclamó en noviembre de 2014 para frenar la deportación de cinco millones de indocumentados, la mayoría jóvenes y padres con hijos estadounidenses.

"No sé cómo puedes saber lo que dije en Univisión si no hablas español", atacó Rubio, a quien Cruz respondió en castellano: "Marco, ahora mismo diselo ahora, en español si quieres".

"Quiero cuidar de todo el mundo, pero primero necesitamos cuidar de nuestra gente", dijo por su parte Trump, quien reiteró su deseo de deportar a todos los indocumentados que viven en el país y hacer a México pagar por un gran muro en la frontera con EE UU para impedir el paso de inmigrantes "criminales".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1