La mexicana Baja Ferries abrirá en septiembre una línea entre Florida y Cuba

Es la primera compañía, junto con Havana Ferry Partners, en obtener de EE UU la histórica licencia para el transporte de pasajeros a la Isla

Óscar Ruano, director general de Baja Ferries. (Llorente y Cuenca)
Óscar Ruano, director general de Baja Ferries.

La compañía mexicana Baja Ferries no tiene nada que ver con la vieja conexión que hermanó a lo largo de los siglos las ciudades del Golfo y el Caribe de México con Cuba y dejó ese aire de familia entre La Habana, Mérida y Veracruz. Por el contrario, esta empresa, la primera junto con la estadounidense Havana Ferry Partners en recibir este martes la licencia del Departamento del Tesoro de Estados Unidos para operar ferris entre Florida y la Isla, es el resultado de la expansión de un negocio moderno.

Creada en 2003 de la fusión de tres empresas que operaban desde los años noventa en Baja California Sur, conectando la península con el macizo continental, comenzaron por sustituir los pequeños barcos que tenían por uno solo, grande y moderno, para optimizar los costes. Óscar Ruano, director general de Baja Ferries, cuenta que en ese momento, la decisión se vio como una locura, pero que pronto comenzaron a crecer, hasta hacerse con el 75% del tráfico de mercancías en su región.

"Al ir consolidando nuestro modelo de negocio, nos dimos cuenta de que el crecimiento en Baja California Sur iba a estar limitado por el propio crecimiento de la población y por la población flotante de turistas", explica Ruano, y con la intención de abrir mercado, establecieron una oficina en Miami, en 2005. Para entonces, Baja Ferries llevaba dos años con una licencia de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), del Departamento de Estado, para operar carga entre Estados Unidos y Cuba. Ruano detalla: "Permitían carga etiquetada como 'de ayuda', pero en realidad era un semi-comercio. En nuestro caso, movíamos grano, aunque obviamente atados a muchas restricciones" –el flete tenía que ser prepagado por Cuba, por ejemplo. Desde ese momento, no dejaron de "picar piedra", en sus palabras, para ver qué se necesitaba para operar transporte de pasajeros: "El día de ayer, diez años después, lo conseguimos, lo cual obviamente nos llena de muchísimo entusiasmo".

A partir de septiembre, se pondrá en marcha una línea entre Miami o Fort Lauderdale y La Habana, con tres viajes semanales

Ruano reconoce que el permiso concedido "obedece cien por ciento" al anuncio del pasado diciembre del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos. Entonces, volvieron a solicitar el permiso para los ferris –que habían intentado sin éxito en 2010– y en estos meses todo se dio de una manera "muy, muy rápida".

En principio, a partir de septiembre, aprovechando la visita del papa Francisco a la Isla, se pondrá en marcha una sola línea, entre Miami o Fort Lauderdale y La Habana, con tres viajes "redondos" a la semana: lunes, miércoles y viernes los de ida, martes, jueves y domingo los de vuelta.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 44