La crisis migratoria cubana llega a Colombia

Migrantes cubanos en Colombia. (Cortesía)
Migrantes cubanos en Colombia. (Cortesía)

Las fronteras de América Latina se van cerrando unas tras otras a los migrantes cubanos que intentan llegar a Estados Unidos. Primero, fue Nicaragua, el pasado noviembre; luego, Costa Rica; y ahora Panamá, que impide la entrada de los cubanos procedentes de Colombia, donde el poblado de Turbo (Urabá) se ha visto desbordado por la llegada de cientos de extranjeros.

“Entendemos que el cierre de fronteras es una decisión soberana del Estado panameño, pero esto nos afectó como el reflujo de una ola”, comenta William González de la Hoz, defensor del pueblo de Urabá, encargado de velar por el cumplimiento de los derechos humanos en la región.

“En las últimas horas, hemos tenido la visita del director general de Migración Colombia y llegamos al acuerdo de que hay tres alternativas para los migrantes: transportarlos al país de origen, que los reciba algún país amigo o devolverlos por donde vinieron”, agrega el funcionario.

“Entendemos que el cierre de fronteras es una decisión soberana del Estado panameño, pero esto nos afectó como el reflujo de una ola”, comenta el defensor del pueblo de Urabá

Para González, la cifra que se ha dado a conocer por los medios es exagerada y estima que se trata de alrededor de 250 migrantes. Victoria Eugenia Ramírez Vélez, de la secretaría de Antioquia, señaló a los medios que la cifra oficial del censo de migrantes realizada por ellos era en torno a las 500 personas. Además de cubanos, se encuentran ciudadanos de Haití y diversos países africanos.

Maydelyn Hernández, una migrante cubana que se encuentra en Turbo, dice que tomó la decisión de irse a la frontera colombiana tras el fracaso en los intentos de una salida negociada para los miles de cubanos que desean dejar Ecuador.

“Me lancé aún sabiendo que la frontera panameña estaba cerrada, porque el Gobierno ecuatoriano no tiene voluntad de ayudar a los migrantes cubanos. Los intentos de la Alianza Nacional Cubana en Ecuador (ANCE) han fracasado, y allí no podía continuar por la xenofobia contra los cubanos y la falta de oportunidades laborales”.

Hernández ha recibido reportes de cubanos que se encontraban en Ecuador y que han decidido marcharse ilegalmente después de la negativa de México a brindar visas humanitarias a más de 4.500 cubanos el pasado miércoles. “Esta tarde deben llegar unos 45 cubanos desde Ecuador. Este es el último tren y quien no lo aproveche se queda varado”.

Los migrantes cubanos en Colombia intentan seguir su camino hacia Estados Unidos. (Cortesía)
Los migrantes cubanos en Colombia intentan seguir su camino hacia Estados Unidos. (Cortesía)

La migrante cuenta que hizo un primer viaje junto a su esposo, pero fue detenida por las autoridades migratorias en la ciudad de Ipiales, en Colombia. “Los mismos oficiales nos dijeron que tratáramos de llegar a Cali escondidos y que a partir de allí no nos deportarían porque Migración Colombia no tiene recursos para eso”.

Unos 25 cubanos, entre los que estaba Reinier Cordoví, volvieron de la selva esta misma mañana.

“Tuvimos que regresar porque después de pasar casi una semana de camino, la armada de Panamá nos obligó a retornar. Estuvimos dos días durmiendo en plena selva y llenos de fango y, como no podemos llegar a Panamá, regresamos a Turbo”, explica.

“El pueblo de Turbo ha sido muy solidario con nosotros, nos ha dado colchonetas y hasta ventiladores”, cuenta Maydelín Hernández, de 36 años

“El pueblo de Turbo ha sido muy solidario con nosotros, nos ha dado colchonetas y hasta ventiladores”, cuenta Maydelín Hernández, de 36 años.

Bajo orientaciones de la alcaldía, un ciudadano habilitó su antiguo almacén para que los migrantes pudieran guarecerse. Hasta el momento, la mayoría dormía en pequeños hostales o en las calles.

“Estamos unidos con los africanos y los haitianos. Ellos no esperan mucho y se lanzan a la selva, dicen que están acostumbrados a eso y que nadie les va a impedir el paso”, comenta Hernández. “Nos han intentado trasladar a Capurganá, pero de aquí no nos movemos hasta que no tengamos algo claro”.

El alcalde de Turbo, Alejandro Abuchar, dice a 14ymedio vía telefónica que bajo su gobierno se había logrado entregar los salvoconductos para que los migrantes salieran de la clandestinidad, pero que con el cierre de la frontera panameña muchos de ellos recurren nuevamente a coyotes e intentan penetrar ilegalmente en el territorio vecino.  

Abuchar reconoce la importancia de los migrantes para su ciudad. “Las condiciones del comercio mejoraron (tras el otorgamiento de salvoconductos) y ellos pueden hospedarse en hoteles o comprar el pasaje de lancha al precio oficial”.

El alcalde señala que su municipio no cuenta con las condiciones para enfrentar una crisis migratoria de tal envergadura, pero asegura que trabajará por que los derechos de estas personas sean respetados: “Se realizó una reunión extraordinaria con funcionarios de la Cancillería y de varias organizaciones y se determinó que los migrantes quedarán en nuestro territorio hasta que haya un acuerdo entre países que les permita marcharse o se tome otra medida”.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 4