Ecuador deporta a dos cubanos retenidos en el hotel Carrión y libera a otros dos

Osvaldo (izq.), originario de Puerto Padre y quien trabajaba de instructor de arte hasta que logró viajar a Venezuela; junto a Javier (der.) que llegó a través de Argentina. (cortesía de los cubanos en el Hotel Carrión)
Osvaldo (izq.) junto a Ricardo Javier (der.) en el "centro de acogida temporal". (cortesía de los cubanos en el Hotel Carrión)

Ecuador ha comenzado a agilizar los trámites migratorios de los cubanos retenidos en el hotel Carrión. En horas de la noche, dos de ellos han sido deportados sorpresivamente a Cuba, mientras que otros dos han sido puestos en libertad con garantías de legalización en el país andino.

Antonio Lamber e Iliana Quezada Quiñones, los deportados, llevaban menos de dos años en territorio ecuatoriano, por lo que conservaban la residencia cubana y estaban en condiciones de regresar a la Isla. En el momento de la deportación, no opusieron resistencia a las fuerzas policiales, volaron en la aerolínea ecuatoriana Tame y probablemente se encuentran en territorio cubano, lo que no ha podido ser confirmado por este medio.

Lamber estudió ingeniería en comunicaciones en la Universidad de Oriente. Residía en Ecuador en compañía de su hermana y sobrinas y trabajaba en un pequeño negocio propio de reparación de celulares y equipos electrónicos. Quezada en cambio había sido conducida al hotel Carrión apenas vencida la visa de turista. Uno de sus compañeros en el "centro de acogida temporal" que prefirió el anonimato se mostró preocupado por su regreso, pues "según ella misma dijo había vendido su casa en Cuba para poder viajar a Ecuador".

Más suerte corrieron los cubanos liberados Ricardo Javier Rizo Ramírez y Yamilet Enrique Téllez. La medida, según indicó el propio Rizo a 14ymedio, se tomó debido a la negativa cubana de aceptar la deportación de ambos, según el consulado de la Isla en Ecuador. Enrique Téllez se trasladó a la ciudad de Guayaquil -que se ha solidarizado en diversas ocasiones con los detenidos- en la que residía antes de su retención en el Carrión.

Más suerte corrieron los cubanos liberados, Ricardo Javier Rizo Ramírez y Yamilet Enrique Téllez, por la negativa cubana de aceptar la deportación

El pasado domingo 27 de febrero, un grupo de cubanos convocados a través de las redes sociales organizó una visita al Carrión que permitió la atención médica de los retenidos. También los abastecieron de comida, medicamentos y productos de aseo personal.

Ricardo Javier Rizo considera que su liberación es una muestra del poder que pueden tener las redes sociales para hacer valer las denuncias sobre derechos humanos. En su primer mensaje, después de recibir la noticia de su liberación, agradeció el apoyo recibido por cientos de cubanos mientras estaba en el hotel-prisión. Aunque aseguró que se trasladará a la ciudad de Cuenca, confirmó que continuará "en la lucha contra la xenofobia y por la libertad de los demás cubanos retenidos injustamente en este centro". En este momento, se encuentra a la espera de los trámites burocráticos que le permitan abandonar el Carrión. Yamilet, por su parte, indicó a 14ymedio que, aunque salió del hotel, no se siente libre por completo. "Tendré que firmar todos los lunes un papel hasta que el consulado cubano entregue el documento de no-deportación", agregó.  

La pasada semana un grupo de cubanos se reunió en Quito para pedir un trato similar al de los varados en Costa Rica y Panamá y solidarizarse con sus compatriotas indocumentados en el hotel Carrión, para quienes exigieron la liberación. En Guayaquil se produjo una reunión similar el pasado domingo y, desde entonces, los cubanos han lanzado una ofensiva a través de las redes sociales para denunciar las condiciones en que se ven obligados a vivir por los obstáculos a los que se enfrentan para legalizar su estancia en Ecuador.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 16