Rebajan de 805 a 575 dólares el boleto aéreo para los cubanos varados en Panamá

Un empresario cubanoamericano promete ayuda para trasladar los migrantes sin dinero

Migrantes cubanos varados en Panamá aguardan para comprar su boleto hacia México. (Cortesía)
Migrantes cubanos varados en Panamá aguardan para comprar su boleto hacia México. (Cortesía)

Tras un acuerdo con la aerolínea, el Ministerio panameño de Relaciones Exteriores ha anunciado este miércoles que el precio del boleto de avión para volar a México será rebajado de 805 a 575 dólares para los migrantes cubanos actualmente varados en el istmo centroamericano. Además, los niños menores de 11 años viajarán gratis.

Mónica de León, funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores, explicó que no se admitirán más cubanos al convenio migratorio especial establecido entre los Gobiernos de México y Panamá para permitir el paso a más de 3.800 cubanos varados en la nación istmeña antes de este viernes.

La funcionaria dijo que los cubanos que no tienen el dinero para el viaje "deben buscar el respaldo de organizaciones internacionales de ayuda, porque cada cual debe pagarse su pasaje".

"Los cubanos que se encuentren en Panamá al terminar el convenio migratorio con México tendrán que salir del país, a Colombia, a Ecuador o deberán regresar a Cuba, pero tendrán que salir", agregó.

"Los cubanos que se encuentren en Panamá al terminar el convenio migratorio con México tendrán que salir del país", dijo una funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores

Para costear el viaje de los cubanos que no tienen recursos propios para un boleto hacia México se necesita cerca de 250.000 dólares, según un censo compartido por un oficial del Gobierno panameño. Un empresario cubanoamericano que prometió ayuda a los migrantes ha dicho a este diario que es muy probable que se esté manejando un acuerdo entre los Gobiernos de EE UU y Panamá que permita el pago de los pasajes aéreos de los migrantes.

Keily Arteaga permanece desde hace un mes en el campamento de Los Planes, en la provincia panameña de Chiriquí. La joven, de 29 años, viaja sin familia y es una de los más de 350 migrantes cubanos que temen perder la oportunidad de llegar a territorio norteamericano antes del 20 de mayo.

Arteaga se siente afortunada, a pesar de haber tenido que atravesar la selva desde Ecuador y cruzar el Golfo de Urabá, conocido como el Lampedusa del Caribe, una peligrosa zona marítima entre Colombia y Panamá, que algunos medios comparan con la isla mediterránea de Lampedusa, el territorio más al sur de Italia, donde han muerto miles de migrantes africanos. La joven fue incluida en un convenio migratorio que ha permitido a 1.985 cubanos viajar hacia la frontera sur de EE UU desde Panamá a Ciudad Juárez y que ha beneficiado a las compañías aéreas con unas ganancias de más de 1,5 millones de dólares con los pagos de los pasajes.

El mayor temor de la migrante es quedar varada lejos de EE UU pero, también, a más de 1.600 kilómetros de la casa de su familia en Cuba.

El flujo de cubanos está lejos de detenerse. A pesar del cierre de fronteras, este martes Xiegdel Candanedo, representante de Cáritas en Chiriquí, confirmó a 14ymedio que se han presentado más de 70 cubanos en el puesto de Migración de la ciudad de David con el objetivo de que se les incluya en el listado de viajes hacia México.

Organizaciones del exilio cubano no han dado respuesta a la petición de auxilio de los migrantes

Los migrantes entraron por la selva del Darién, evitando los puestos migratorios nacionales y ahora amenazan con no desalojar el Mall de David porque les ha sido negada la entrada al albergue Los Planes.

Candanedo comentó que Cáritas ha pagado los pasajes a dos bebés de los cerca de 27 menores que se mantienen en el campamento de migrantes en Los Planes. Sin embargo, lamentó que su organización no tenga más dinero para sufragar los gastos de transporte para el resto de los niños.

Tras el cierre de la frontera panameña, en diversos poblados de Colombia se están aglomerando grupos de migrantes cubanos que esperan continuar, esta vez de la mano de coyotes, el viaje hacia Estados Unidos. Hasta el momento, en la ciudad de Turbo más de 500 cubanos se encuentran en las calles esperando pasar a Panamá clandestinamente. Según reportes de los medios locales, hasta el párroco les ha cerrado las puertas, pero ellos afirman que a Cuba no regresan.

El presidente de la Fundación Nacional Cubano Americana, Francisco José Hernández, dijo que "no tienen planes de auxiliar a los cubanos". Otras organizaciones del exilio cubano no han dado respuesta a la petición de auxilio de los migrantes.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 10