El primer ministro checo recibe al opositor Manuel Cuesta Morúa

De izquierda a derecha, el primer ministro checo Bohuslav Sobotka, Ondrej Ojurik y Manuel Cuesta Morúa. (14ymedio)
De izquierda a derecha, el primer ministro checo Bohuslav Sobotka, Ondrej Ojurik y Manuel Cuesta Morúa. (14ymedio)

El primer ministro checo Bohuslav Sobotka se reunió este miércoles con el opositor cubano Manuel Cuesta Morúa, líder del Arco Progresista e impulsor de varios proyectos ciudadanos, durante el último día de la 19 edición del Forum 2000, en Praga. En la conversación, el jefe de Gobierno se interesó por los acontecimientos políticos y económicos de Cuba y especialmente por la situación de los derechos humanos.

Sobotka, quien pronunció un discurso durante la última jornada del foro sobre la promoción de la democracia y la educación para el desarrollo, dio la bienvenida a los primeros signos de apertura del actual régimen de la Isla. El primer ministro aseguró que el Gobierno checo va a continuar su larga tradición de apoyo a la liberalización política y la aceptación de los derechos humanos en Cuba.

Cuesta Morúa es uno de los cinco delegados cubanos que participaron en Forum 2000, un evento que cada año reúne a activistas y demócratas de todo el orbe, que arrancó este domingo. La iniciativa, fundada en 1996 por el presidente Vaclav Havel, el filántropo japonés Yoheiem Sasakawa y el ganador del Premio Nobel de la Paz Elie Wiesel, promueve los valores democráticos, el respeto de los derechos humanos, el desarrollo de la sociedad civil y el fortalecimiento de la tolerancia religiosa, cultural y étnica.

Uno de los paneles más interesantes para la delegación cubana fue el debate sobre las perspectivas en las relaciones entre Cuba y EE UU, según explicó el pastor bautista Mario Félix Lleonart. "También tuvimos una excelente oportunidad de intercambiar con delegados de todo el mundo y con personalidades que ahora poseen más elementos para valorar la situación de nuestro país", agregó el también activista.

Las ponencias principales de este panel corrieron a cargo de Cuesta Morúa y de otro cubano, el escritor Francis Sánchez, con la moderación del venezolano Enrique ter Horst. Participaron al debate también Barbara Haig por la parte estadounidense y Martin Palous, como representante de la Unión Europea.

En torno a la discusión sobre el proceso de normalización entre Washington y La Habana, el pastor Lleonart reconoce que más de las diferencias entre los dos panelistas cubanos, "primó la idea de que, a fin de cuentas, el destino de la Isla deben labrarlo los cubanos".

Al cierre del panel, Cuesta Morúa convocó a que "el triángulo se cierre definitivamente", pero, para que eso ocurra, es necesario que "EE UU y la Unión Europea emitan el mismo mensaje". En su opinión, "entonces, quien quedará aislado será el Gobierno de Cuba y no el pueblo".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 33