Santos afirma que quiere "continuar las negociaciones" con las FARC

Los negociadores desde La Habana evitan "especular" sobre las gestiones para liberar al general

Juan Manuel Santos durante el anuncio de suspensión de las negociaciones con las FARC. (EFE/Presidencia de Colombia)
Juan Manuel Santos durante el anuncio de suspensión de las negociaciones con las FARC. (EFE/Presidencia de Colombia)

(EFE).- E l presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo este miércoles que quiere "continuar con las negociaciones" de paz con la guerrilla de las FARC en Cuba, suspendidas por su Gobierno el lunes tras el secuestro del general del Ejército Rubén Darío Alzate en el noroeste del país.

"Necesitamos deponer las armas y la violencia, y ese conflicto armado necesitamos terminarlo, por eso yo espero que este impasse que se ha presentado en La Habana se resuelva pronto", dijo en un acto en la localidad de Ataco, en el departamento del Tolima, en el centro del país, donde pidió el apoyo de Cuba y Noruega, países garantes del proceso de paz, para resolver la situación. 

Los negociadores de las FARC en La Habana evitaron "especular" sobre posibles contactos entre el Gobierno de Colombia y el alto mando de la guerrilla y afirmaron que esas gestiones "no corresponden" a su delegación de paz. Esas discusiones "deben involucrar al Gobierno de Colombia y al secretariado de las FARC, a través de su comandante", afirmó este miércoles en La Habana el número dos de la guerrilla y jefe negociador, "Ivan Márquez", alias de Luciano Marín Arango.

Preguntado por los posibles contactos entre la guerrilla y el Gobierno para liberar al secuestrado general Rubén Darío Alzate en las próximas 48 horas, como señalan algunos medios en Colombia, "Márquez" dijo no tener conocimiento de ello, aunque admitió que "es posible" que se estén produciendo "en otros lugares o instancias".

"Márquez" reiteró la demanda de la guerrilla de un cese del fuego bilateral durante las conversaciones para crear "un ambiente de tranquilidad y confianza" y, a pesar de que el proceso de paz está en suspenso, hizo un "balance altamente favorable" de sus dos años de desarrollo hacia una salida política al conflicto armado de Colombia de más de cinco décadas.

Las partes se encontraban ahora en medio del debate sobre la reparación de las víctimas y pendientes de recibir en La Habana al quinto y último grupo de víctimas; y todavía queda iniciar las discusiones sobre el punto más complejo, el del fin de las hostilidades y la entrega de las armas por la guerrilla.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentario 1