Víctimas de las FARC piden en La Habana que continúen las conversaciones

El colectivo demanda a la guerrilla "coherencia" y "voluntad de paz" y al Gobierno que realice "gestos efectivos de paz"

(EFE).- Víctimas del conflicto armado que participaron en las negociaciones entre el Gobierno colombiano y las FARC en La Habana pidieron este martes a la guerrilla que tenga "coherencia" y muestre voluntad de paz, después de que el grupo admitiera el secuestro del general Rubén Darío Alzate y dos personas más en el noroeste del país.

En un comunicado leído hoy en Bogotá, 40 de las 48 víctimas rechazaron el secuestro del general, del cabo Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego, cometido el pasado domingo por las FARC en el conflictivo departamento del Chocó.

"De las FARC-EP esperamos coherencia con la voluntad de paz y el distanciamiento con prácticas y actitudes que mellan la confianza de la población colombiana", reza el documento difundido a la prensa.

Exigieron que "se garantice la integridad física y moral así como la libertad" de los tres secuestrados y pidieron al presidente de Colombia, Juan Manual Santos, que, además de reanudar los diálogos, realice "gestos efectivos de paz" que no especificaron.

Las víctimas exhortaron a Santos a continuar las conversaciones, aunque evitaron aclarar en varias oportunidades si la liberación de los tres secuestrados es condición necesaria para reanudar el proceso de negociación.

"Tenemos un consenso humanitario y hoy pedimos que se garantice la vida y la integridad de quienes están secuestrados en Colombia. Asimismo, tenemos un consenso para exhortar al Gobierno y a las FARC a que no se levanten de la mesa", repitieron al ser preguntados en una rueda de prensa que concedieron tras difundir el documento.

En el acto estuvieron presentes Ángela María Giraldo, Jesica Hoyos, Marisol Garzón, Soraya Bayuelo, Juanita Barragán y Juan Carlos Villamizar, integrantes de cuatro de las cinco delegaciones invitadas a Cuba.

La última de las comitivas no viajó a la Isla después de que el gobernante colombiano dejara en suspenso el diálogo de paz hasta que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) liberen a los secuestrados.

Sobre el cese al fuego propuesto por varios sectores de la sociedad, las víctimas indicaron que tienen "una posición distinta", pero que coinciden en que "tiene que haber hechos humanitarios" y que "se debe bajar la intensidad al conflicto para que se permita la liberación de las personas secuestradas".

Los portavoces de las víctimas estuvieron arropados por la Conferencia Episcopal colombiana, que les ha acompañado en los cuatro viajes realizados hasta la fecha, y que explicaron que ahora estos damnificados buscan "manifestarse como embajadores de la paz".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 0