La Asociación de Agricultores Pequeños defiende el monopolio estatal sobre la exportación de café

Un caficultor selecciona el café maduro. (EFE)
Un caficultor selecciona el café maduro. (EFE)

El Buró Nacional de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) rechaza las recientes medidas del Departamento de Estado de EE UU que incluyen al café entre los productos cubanos producidos por el sector no estatal que pueden importarse a ese país.

En una declaración publicada este miércoles, la asociación arremete contra las flexibilizaciones que entraron en vigor el pasado 22 de abril y que permiten la importación hacia territorio estadounidense de café y de productos textiles de "empresarios independientes" cubanos.

John Kavulich, presidente del Consejo Comercial y Económico EE UU-Cuba, reconoció en su momento que Washington busca apoyar al pequeño sector privado de la Isla con esta medida, aunque destacó su "impacto muy limitado".

Sin embargo, la ANAP no parece evaluar de la misma manera las nuevas posibilidades comerciales. La organización, creada en mayo de 1961 y que se autodefine por su "carácter social" y asegura representar "los intereses del campesinado cubano", explica que "el objetivo que persigue este tipo de medidas es influir sobre el campesinado cubano y separarlo del Estado".

La entidad, con alrededor de 200.000 miembros, puntualiza que algo así "no puede permitirse, porque destruiría un proceso revolucionario que ha brindado democracia participativa, libertad, soberanía e independencia". La declaración del Buró Nacional no precisa, sin embargo, si los campesinos dedicados al cultivo de café fueron consultados antes de dar a la luz el texto.

La organización sostiene que el objetivo de la medida es "influir sobre el campesinado cubano y separarlo del Estado”

Entre los argumentos que esgrime la nota publicada en la prensa oficial se encuentra el hecho de que "nadie puede pensar que un pequeño productor agrícola puede exportar directamente a Estados Unidos". "Para que esto sea posible tienen que participar empresas cubanas de co­mercio exterior y tienen que producirse transacciones financieras en dólares, que hasta ahora no se han podido concretar", agrega.

La ANAP se presenta en diferentes foros como parte de la sociedad civil cubana, pero en esta declaración afirma que los campesinos cubanos son "miembros de la sociedad civil socialista" y existen "como parte del Estado y no en contraposición a este".

El texto, que repite una idea que ha sido enarbolada por varias figuras del oficialismo en los últimos meses, asegura: "Nos enfrentamos al objetivo de la política imperialista de promover la división y la desintegración de la sociedad cubana".

En 2014, Cuba logró producir 6.105 toneladas de café, una cantidad que no cubre la demanda interna anual, que se sitúa en 24.000 toneladas. Esta cifra queda muy lejos de la alcanzada en la década de los sesenta, cuando se produjeron más de 62.000 toneladas de este grano.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 33