Comentarios “a pie de caja”

Muchas personas consideran la rebaja insuficiente al compararla con sus salarios
Muchas personas consideran la rebaja insuficiente al compararla con sus salarios. (14ymedio)

El centro comercial Carlos III de Centro Habana abrió sus puertas esta mañana ante un público expectante por la rebaja de algunos productos que se anunció en el Noticiero Estelar de las ocho de la noche. A la salida del mercado, numerosos clientes manifestaban descontento por una medida que consideran "insuficiente".

En las afueras del complejo comercial, un parqueador de unos 50 años comentaba a quienes se aglomeraron a esperar la hora de apertura que "esto lo están haciendo para tratar de callarle la boca a la gente que está muy descontenta". Un joven bicitaxista agregó: "Yo lo veo más bien como un tremendo descaro, ese precio que han puesto es el mismo de cuando abrieron estas tiendas y ya era un abuso".

Pocos minutos después de la apertura del mercado, la mayor parte del público fue directamente a los departamentos donde se venden productos alimenticios, que es donde se hacen más visibles los nuevos precios. Allí, revisando lo que había en el congelador, un señor que dijo ser trabajador de mantenimiento en un policlínico de Centro Habana, explicó: "Todo lo que bajen está bien, pero a mí me seguirá siendo muy difícil alimentar a mi familia como Dios manda". Un señor le respondió: "Yo me defiendo como cuentapropista, pero me parece insuficiente (...), me sirve para ahorrar unos kilos, pero todavía no me da la cuenta".

Con una bolsa vacía y cara de pocos amigos, un jubilado setentón al que llamaban Lázaro ripostó a una señora que hablaba en voz alta sobre "las nuevas medidas": "¿Qué medidas, señora? ¿Para qué me rebajan 20 kilos? Todo esto es una burla y una mentira. Yo gano 270 pesos al mes por mi jubilación, trabajé cuarenta y pico años. ¿De qué vivo? Gracias a la familia que tengo allá afuera, si no me muero de hambre".

"Todo lo que bajen está bien, pero a mí me seguirá siendo muy difícil alimentar a mi familia como Dios manda", se queja un señor en el mercado Carlos III

La señora, que no tenía deseos de discutir murmuró en voz baja: "Bueno, más o menos se nota alguna rebaja, sobre todo en lo que es el pollo y el picadillo, está mejor que como estaba antes, claro".

Como es habitual en estas circunstancias, la gente es renuente a hacer declaraciones a alguien que se presenta como periodista, pero siempre hay excepciones. "El salario hoy en día no es el que tiene que ser para muchos trabajadores, además casi nadie vive con el sueldo mensual. Si contamos además lo que la gente desvía, roba o inventa, entonces se puede venir a esta tienda una vez al mes y gastar 20 ó 30 fulas, pero eso es lo que gana un ingeniero como salario mensual", explicaba un joven a la salida del mercado al comparar el salario promedio de un cubano con las rebajas.

Reinaldo, dueño de una cafetería en La Habana Vieja, también se atrevió a comentar. "La verdad es que no veo que se note mucho esta rebaja, a mí que compro al por mayor a lo mejor me de algún negocio, pero el que compra un kilogramo lo que se ahorra son unos kilos que se van en unos chupachupa para los muchachos", dijo.

Un par de horas después de abrir, el mercado Carlos III, la única obra de la Revolución que lleva el nombre de un rey de España, había vuelto a la normalidad. Algunos curiosos desde la acera preguntaban a los que salían de la tienda si era verdad lo de la rebaja de los precios. Un señor con mucho sentido del humor respondió de esta manera: "¿Trajiste un camión para llevarte las compras?".

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 28