Las Damas de Blanco cumplen 12 años, entre represión y división

Berta Soler. (14ymedio)
Berta Soler. (14ymedio)

Unas horas antes de celebrar este lunes el 12 aniversario de su fundación, las Damas de Blanco viven momentos difíciles al tener que enfrentar, además de la persecución policial, divisiones internas que acaban de provocar su ruptura en dos grupos. Uno de ellos está dirigido por Berta Soler y el otro por Laura Labrada, hija de la fallecida Laura Pollán, quien fuera hasta su muerte la líder del movimiento.

Este domingo, varias de sus integrantes fueron víctimas de detenciones y violencia policial. A la altura de 23 y M, en el Vedado, dos patrullas de la policía pararon el ómnibus P1 e hicieron bajar a diez hombres y una veintena de Damas, que fueron llevadas a un centro de detención ubicado en la ciudad de Tarará, al este de La Habana. Resultaron liberadas en las horas siguientes.

"Cada domingo, cuando salimos de la iglesia, colocamos en los cristales del ómnibus en el que regresamos a nuestros hogares fotos de hermanos nuestros que están detenidos injustamente, como Danilo Maldonado (El Sexto), Ángel Santiesteban, Ernesto Borges y otros presos políticos. Lo hacemos con el mismo derecho que ellos durante años estuvieron colocando en todas partes fotos de los cinco espías presos en Estados Unidos", explicó Berta Soler.

En numerosas oportunidades, las activistas han sido víctimas de actos de repudio, amenazas y arrestos de breve duración. Desde su fundación en la primavera de 2003 en reacción a la detención de 75 opositores, las Damas han estado en el foco represivo de la Seguridad del Estado, además de sufrir una sistemática campaña de estigmatización en los medios oficiales.

“Cada domingo, cuando salimos de la iglesia, colocamos en los cristales del ómnibus fotos de hermanos nuestros que están detenidos injustamente"

"En esta ocasión, cuando nos obligaron a bajar, gritamos libertad para los presos políticos y reclamamos que se respetaran los derechos humanos. A las Damas de Blanco nos llevaron a unos calabozos en los que antes había una escuela en Tarará, y a los hombres los trasladaron a diferentes estaciones de policía. Como promedio, las detenciones duraron entre una hora y media y dos horas".

Varias mujeres sufrieron violencia física en el proceso de detención. "María Eugenia Díaz , Jaquelín Boves y Marlén González fueron golpeadas en el ómnibus en el que fuimos conducidas, alrededor de las 3 de la tarde, relata Berta Soler. Una agente uniformada, con el número 06095, le dijo a María Cristina Labrada que la próxima vez iba a acabar con ella a golpes".

"Nos detienen, pero nunca explican por qué lo hacen. Además, estamos recibiendo insultos y amenazas telefónicas. Creemos que utilizan, de manera ilegal, teléfonos de personas inocentes para sembrar la confusión. El periodista Roberto Guerra y otras Damas de Blanco estamos recibiendo esas llamadas desde el mismo número, a cualquier hora del día y de la noche".

La organización debe enfrentar nuevos retos a raíz de los problemas internos que han llevado a la división entre dos grupos de Damas de Blanco. La casa de la calle Neptuno 963, en Centro Habana, ha quedado como sede de la Nueva Fundación Laura Pollán, creada recientemente por la hija de la fallecida líder. Mientras tanto, según Berta Soler, que no dispone por el momento de un lugar para sus reuniones, la nueva situación puede hacer que las Damas adquieran mayor movilidad en sus encuentros y realicen sus actividades en diferentes inmuebles y municipios.

"Hemos dedicado este Domingo de Ramos a nuestro aniversario. Aún no tenemos una sede fija. La tendremos, pero de momento nos moveremos por toda La Habana, por todos los municipios, donde quiera que encontremos un espacio", ha explicado Berta Soler .

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 35