Un aficionado expresa su disgusto con el canal deportivo

Peñas de discusión, clubes alternativos y reuniones frente a la pantalla forman parte de la cotidianidad de los seguidores del deporte, que también expresan su inconformidad con la programación de la televisión nacional. Esa misma insatisfacción que ha llevado hace unos días a la publicación en internet de una agria carta de protesta firmada por Magol Valdés, camarógrafo del canal local Tele Pinar.

El texto, colgado en la cuenta de Facebook de Valdés y que ha comenzado a circular a través de las redes alternativas de información, centra sus críticas en Tele Rebelde, el canal deportivo de la televisión nacional. Las constantes retransmisiones de viejos partidos, la censura alrededor de los jugadores cubanos en las Grandes Ligas de Estados Unidos y las malas prácticas en la narración de las competencias son algunos de los problemas que señala la misiva.

Valdés comenta las expectativas que le provocó el anuncio de un programa sobre “la actuación de los peloteros cubanos en ligas foráneas”, pero solo incluyó a los que se desempeñan en la liga canadiense de baseball”. Un incidente que lo llevó a preguntarse “¿Por qué los cubanos de aquí no nos merecemos saber de los de allá?” en referencia a Estados Unidos y “¿por qué los cubanos que juegan en Grandes Ligas no se merecen que su pueblo sepa de ellos, esté al tanto de ellos, sufra o festeje con ellos, se sienta orgulloso de todo lo que han logrado?”

Junto a los cuestionamientos por la calidad de las transmisiones de Tele Rebelde, el autor exige el fin de la “censura”, la “politiquería” y las “consignas” en el tratamiento del deporte, porque “todos somos hijos de Cuba”. Acusa a los funcionarios y comentaristas que fustigan la actuación de los atletas emigrados de estar “destruyendo la Patria” con “sus mentes censuradoras, retrógradas y que esconden la verdad, o lo intentan”.

Sin embargo, el autor subraya que “casi todos los jóvenes” y quienes tienen un teléfono celular terminan por conocer “la verdad” a través de la transmisión alternativa de archivos e informaciones con aplicaciones muy populares al estilo de Zapya. La conexión a internet en las redes wifi también ha sido un camino para los fanáticos del deporte que quieren estar al tanto de torneos internacionales y de la actuación de sus atletas preferidos.

Valdés ironiza sobre las malas decisiones en la programación deportiva de Tele Rebelde, como la tomada el domingo pasado cuando se transmitió el partido inaugural de la serie cubana Sub 23 de béisbol, en lugar de proyectar en vivo la Final de Copa del Rey entre los equipos de Barcelona y Sevilla.

Una decisión que el camarógrafo adjudica a “la política comunicacional y audiovisual en Cuba” que da prioridad a “lo nacional” y donde “la pelota nuestra es lo primero”. “¿Están locos o el loco soy yo?”, cuestiona y dice estar seguro de “que muchos de los peloteros que jugaron” son seguidores del Barça, o del fútbol en general, “y hubieran agradecido tener la tarde libre para ver la Final de Copa”.

Los ejemplos de mala preparación y de falta de ética en los comentaristas deportivos también encuentran espacio en la misiva de Valdés, quien cuestiona la conducción de Luisa Fernanda en el programa Todo Deportes o la narración de Marcial Hernández de un partido de la Eurocopa donde “puso a Nicolai Davidenko (tenista) a marcar los dos goles de Alemania” que en realidad provenían de Lukas Podolski.

“El deporte es pasión” pero “para que sea una verdadera pasión se tiene que vivir en vivo y en directo, no en diferido”,  [porque] se pierde la esencia, la emoción de no saber qué va a pasar, quién gana y quién pierde”, apunta el autor. Algo que siempre conlleva a la frustración en la Isla, no solo por la desacertada política de la televisión nacional sino porque no existe “la posibilidad de tener una antena parabólica” porque “son ilegales”, ni tampoco “contratar canales de pago” pues “eso jamás se ha permitido”, se queja Valdés.

Como posdata de su carta, Valdés se burla de antemano de lo que serán las transmisiones durante las Olimpiadas de Río de Janeiro. Con “mañanas repletas de ciclismo, levantamiento de pesas, gimnasia, clavados, nado sincronizado” pero “si tenemos la posibilidad de ver algún partido del Dream Team de baloncesto nos sentiremos afortunados. Seguramente si eso pasa será la final, por supuesto en diferido, y si perdieron los americanos”.


Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 20