Desabastecimiento, el turno del helado

C:\fakepath\helados 2.jpg
El desabastecimiento de helados Nestlé es consecuencia del funcionamiento irregular de la fábrica de la compañía, que se encuentra en un proceso de sustitución de calderas. (14ymedio)

Como en el viejo chiste del infierno socialista los productos en Cuba desaparecen por turno. Cuando hay papas no aparece el aceite para freírlas, cuando llegan los espaguetis, falta el puré de tomate y justo cuando sacan la harina adecuada para el cake se pierden los huevos para batir el merengue. A principios de este año no había cervezas nacionales en ningún mercado, ahora le ha tocado al helado su momento de hacer mutis, especialmente los que distribuye la firma Nestlé.

Como los medios oficiales están muy ocupados en contar las desgracias ajenas ninguno ha explicado la causa de la escasez. Algunos comentan con sobrados argumentos que la causa podría ser la sequía que afecta la producción de leche, pero en la emblemática heladería Coppelia se siguen vendiendo al menos dos o tres sabores en sus diferentes áreas con las ya tradicionales colas.

Tras investigar entre consumidores habituales, empleados de cafeterías y trabajadores de la industria, la respuesta que despeja la incógnita es que "hay problemas en la fábrica".

En el kilómetro 23 y medio de la carretera Monumental. en la periferia del barrio el Cotorro, se encuentra el Combinado Lácteo de La Habana, inaugurado el 13 de agosto de 1974. Justo al lado, Nestlé acondicionó en 2002 sus instalaciones como una empresa mixta llamada Coralac, S.A.

Sin llegar a considerarse un producto de lujo, los helados de Nestlé no clasifican como una mercancía de consumo popular

Todo el vapor que consume Nestlé para fregar los equipos y realizar las mezclas de sus productos lo toma de su vecino el Combinado Lácteo y donde, desde finales de abril, comenzaron a desmontarse las viejas calderas que serán sustituidas por dos de producción española.

Según fuentes del ministerio de la Industria Alimentaria, el montaje de los nuevos equipos concluirá entre el 15 y el 20 de mayo, pero habrá que esperar a que el próximo día 25 los técnicos de la empresa suministradora arriben al país para dar el visto bueno. A partir de ese momento empezará llegar el vapor a la fábrica de Nestlé.

Hace ya mucho tiempo que habían desaparecido del mercado algunas especialidades distribuidas por la firma suiza como son los mega, conos y paleticas, muchos de los cuales, a pesar de ausencia, permanecen visibles en los carteles publicitarios. Los padres tienen que exprimir su imaginación para explicarle a los niños la razón por la que solo se venden los potes de plástico de 450 mililitros a un precio que oscila entre 1.35 y 1.75 CUC.

Sin llegar a considerarse un producto de lujo, los helados de Nestlé no clasifican como una mercancía de consumo popular, pues la adquisición de un pote a la semana consumiría el 40 por ciento de un salario medio de 350 pesos. Si todo sale como esperan los funcionarios a cargo de las nuevas inversiones ya en junio volverán a sus estantes los sabores de chocolate, fresa y vainilla, que son los más codiciados. La pregunta es qué va a faltar entonces.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 7