Domingo de respiro para las Damas de Blanco

El grupo femenino marcha sin incidentes por todo el país. Su escisión en Santiago de Cuba sí sufrió actos represivos

Damas de Blanco frente a la iglesia de Santa Rita en La Habana. (Agustin Lopez Canino)
Damas de Blanco frente a la iglesia de Santa Rita en La Habana. (Agustin Lopez Canino)

Las Damas de Blanco celebraron este domingo marchas por la libertad de los presos políticos al salir de misa, una actividad que realizan cada semana y que, en esta ocasión, tenía un significado especial por ser la primera vez tras el anuncio del restablecimiento de las relaciones con Estados Unidos. En La Habana y Pinar del Río, donde son habituales las detenciones y los actos de repudio contra estas activistas pacíficas, no se produjeron actividades represivas.

En Santiago de Cuba, sin embargo, las Ciudadanas por la Democracia sí sufrieron la represión habitual según la Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional. De 36 mujeres que se disponían a acudir a misa, solo la mitad logró hacerlo, mientras las 18 restantes fueron detenidas y abandonadas en sitios lejanos a sus hogares. La organización nació el pasado septiembre tras un cisma en las Damas de Blanco por discrepancias.

Ninguna otra provincia había comunicado anoche más casos de detenciones o malos tratos. La cita de este domingo ponía a prueba, para muchos, la voluntad política del Gobierno cubano de tener una conducta coherente con las negociaciones sostenidas con el Gobierno de los Estados Unidos. La relativa calma con que discurrió la jornada ha sido interpretada por varios opositores, sin embargo,como una maniobra del régimen para engañar a la opinión pública y a la prensa internacional.

A la salida de la misa de la Iglesia de Santa Rita, en La Habana, unas 60 mujeres marcharon por el paso peatonal de la quinta avenida y luego se concentraron en un parque donde algunos activistas expresaron su desacuerdo con la reanudación de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, hecho que algunos calificaron de traición al pueblo cubano.

Entre los oradores que expresaron ese criterio se encontraban Ángel Moya, exprisionero de la causa de los 75, y Antonio González Rodríguez, quienes coincidieron en no aceptar el resultado de las conversaciones por estimar que solo conduce a sostener y reciclar en el poder a los actuales gobernantes y sus familias.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 45