La MUAD comenta la retirada de tres grupos de la concertación opositora

Joanna Columbié, Eroisis González, José Daniel Ferrer y Rolando Ferrer en la presentación del programa de la MUAD. (14ymedio)
Joanna Columbié, Eroisis González, José Daniel Ferrer y Rolando Ferrer en la presentación del programa de la MUAD. (14ymedio)

En una declaración publicada este miércoles, la Mesa de Unidad de Acción Democrática (MUAD) "no juzga ni cuestiona" la decisión de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) y del Frente Antitotalitario Unido (Fantu) de retirarse de la concertación opositora y se compromete a continuar su actuación "en su condición de mesa de consenso, diálogo y acción".

Una tercera organización, el Observatorio Cubano de Derechos Humanos, con sede en Madrid, también ha decidido suspender su participación en la coalición "hasta tanto no se abra un debate plural" en sus filas. "Siempre habrá razones para abandonar o para permanecer dentro" de "un esfuerzo plural y colectivo de democratización", agrega el texto de la MUAD.

La coalición incluye en este momento a "39 miembros, entre organizaciones y actores independientes dentro y fuera de Cuba, y siete más en proceso de ingreso", asegura el texto, que califica el actual momento como una "nueva fase de más clara definición estratégica y de progresiva institucionalización y debate".

Sin embargo, agrega el texto, "las puertas de la MUAD seguirán abiertas a todas las organizaciones y actores democráticos que quieran poner su diferencia al servicio de un propósito compartido".

En tono optimista, el documento detalla que la MUAD entra "en un nuevo nivel" y promoverá su programa de mínimos bajo el nombre de Todos Cabemos, además de la iniciativa #Otro18, enfocada en "las próximas elecciones municipales de fines de 2017, en la que ya están inscritos 52 candidatos independientes en toda la Isla".

El texto precisa los objetivos fundacionales de la MUAD, nacida para la "cooperación horizontal entre sus organizaciones miembros, no para la competencia entre ellas", además de aludir a la necesaria relación "entre el pensamiento, el conocimiento y la acción cívica y política", en respuesta a las críticas vertidas por la dirección del Fantu.

En tono optimista, el documento detalla que la MUAD entra "en un nuevo nivel"

En una nota publicada el pasado 1 de julio por el Consejo Nacional del Fantu, la organización liderada por Guillermo Fariñas, sus miembros consideraron que la MUAD "está permeada por una mayoría de organizaciones y personalidades que no son representativas de toda la oposición no violenta", lo que la distancia de quienes cada día se enfrentan "en las calles al régimen totalitario castrista".

Manuel Cuesta Morúa, uno de los rostros más visibles de la MUAD, reconoció que la salida de la Unpacu y del Fantu es "un golpe" para el proyecto, porque ambos grupos "han trabajado duro y son muy prestigiosos dentro de Cuba". Sin embargo, quitó gravedad al rompimiento al definirlo como "una crisis de crecimiento".

Para sustituir a las tres organizaciones salientes en la Secretaría Ejecutiva de la MUAD, entran los representantes del Centro de Apoyo a la Transición, el Movimiento Político Somos+ y el Partido Demócrata Cristiano de Cuba en el exterior, de conformidad con la votación realizada en la última reunión de la concertación, celebrada el 24 de junio en Quintana Roo, México.

Firman la declaración de la MUAD Eliecer Ávila Cicilia (Somos+), Eroises González Suárez (Plataforma Femenina Nuevo País), Manuel Cuesta Morúa (Arco Progresista), Roberto Díaz Vázquez (Centro de Apoyo a la Transición), René Hernández (Partido Demócrata Cristiano de Cuba), Siro del Castillo Domínguez (Solidaridad de Trabajadores Cubanos) y Boris González Arenas, portavoz de la MUAD.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 25