Panamá busca mejorar las condiciones de los migrantes cubanos

El ministro de Seguridad de Panamá Rodolfo Aguilera. (EFE)
El ministro de Seguridad de Panamá Rodolfo Aguilera. (EFE)

(EFE).- El Gobierno de Panamá atiende la situación que enfrentan miles de inmigrantes cubanos en la frontera con Costa Rica por las vías diplomática, humanitaria y legal, aseguró hoy el ministro de Seguridad Pública, Rodolfo Aguilera.

El alto funcionario se refirió al tema después de que unos 1.000 cubanos varados en el sector de Paso Canoas, en la frontera, intentaran cruzar ilegalmente a Costa Rica, este miércoles, para seguir su camino por Centroamérica hacia Estados Unidos.

"Es un problema que no causamos nosotros, es un problema que lo encontramos en el país de origen (Cuba) y el país de destino (Estados Unidos)", alegó.

Sin embargo, ante el desespero que han demostrado los isleños, algunos varados desde hace cuatro meses, Aguilera indicó que el Gobierno de Panamá ataca la situación desde varios frentes.

"Estamos enfrentando el problema desde el punto de vista diplomático, (...) el presidente de la república de Panamá, Juan Carlos Varela, y la canciller, Isabel (de) Saint Malo, trabajan en esa dirección", dijo Aguilera, sin dar más detalles.

Además, se rehabilita un albergue en el distrito de Gualaca, a 50 kilómetros de la frontera, que recibirá a unas 3.000 personas y que además será el único centro humanitario para mantener a los cubanos alejados de Costa Rica, a fin de evitar fricciones con ese país.

El propósito de las autoridades no es "causarle daño a la población de Paso Canoas", sino proteger los derechos humanos de los individuos para "mantener un equilibrio", ante la situación desesperada de los isleños.

"Panamá siempre ha respetado la dignidad y los derechos humanos de los individuos que al final del día no son delincuentes, sino seres humanos que están pasando una situación difícil", declaró.

Panamá recibe desde hace más de un año un flujo de cubanos desde Colombia, adonde llegan después de viajar a Ecuador por vía aérea

Panamá recibe desde hace más de un año un flujo de cubanos desde Colombia, adonde llegan después de viajar a Ecuador por vía aérea.

Desde noviembre, la migración de los isleños se complicó con la negativa de Nicaragua de dejar entrar a los migrantes para que continuaran su viaje con destino al norte.

La medida causó que en Costa Rica se aglomeraran casi 8.000 cubanos, hasta que el país decidió también cerrar su frontera y quedaron en Panamá más de 1.300.

Unos 6.000 de esos migrantes se beneficiaron de un acuerdo de ambos países con México para viajar allí directamente y alcanzar la frontera estadounidense, país que los recibe y les otorga beneficios de residencia.

Sin embargo, después de finalizado el operativo de traslado a mediados de marzo, los antillanos se han vuelto a aglomerar en Panamá, hasta superar los 3.000: más de 2.000 en Paso Canoas y 1.500 en Puerto Obaldía, una comunidad del Caribe adonde llegan por mar y tierra.

El paso de cubanos por Centroamérica es un fenómeno que ha ido creciendo en los últimos años. Se ha intensificado con el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba por el temor a que se elimine la Ley de Ajuste Cubano (1961), que otorga facilidades a los isleños a la hora de adquirir la residencia estadounidense.

El ministro recordó que esa ley y la política de "pies secos, pies mojados" es un imán que atrae a los cubanos al norte en busca de mejores días.

Imprimir

  • Facebook Like:
  • Google Plus One:
  • Tweet:
  • Tumblr:
  • Compartir:

Comentarios 2